LA PAZ, SUEÑO POSIBLE

LA PAZ, SUEÑO POSIBLE

En medio de la incertidumbre y el análisis de fórmulas para restablecer el orden público en Aguachica y su zona influencia, surge una campaña para erradicar la muerte y las amenazas en esa región del sur del Cesar, en la que trabajan conjuntamente el Ministerio de Gobierno, Reinserción Nacional, la Gobernación del Cesar y las fuerzas sociales del municipio.

20 de abril 1995 , 12:00 a.m.

No obstante, quienes deben darle el visto bueno a las intenciones son los propios ciudadanos, manifestó el alcalde Luis Fernando Rincón López, quien está convencido de que si no participa la comunidad en el proceso, los esfuerzos irán al fracaso.

Sobre la problemática de Aguachica y su propio sentir el Alcalde concedió la siguiente entrevista para TIEMPO CARIBE: Qué opina de la medida adoptada para restringir el porte de armas en el sur del Cesar, así sea con salvoconducto? No me parece mala. Pienso que es complementaria a un esfuerzo que se tiene que hacer por la paz. Pero tengamos en cuenta que en el sur del Cesar no se tienen noticias de muertos o heridos con arma blanca, o armas de fuego de calibre 38 u otras que estén amparadas con salvoconductos. Aquí, por lo general, las masacres y los crímenes selectivos son con calibres 9 milímetro hacia arriba, por lo tanto son de uso de la guerrilla o de otros sectores, incluidos los que si están autorizados, como los militares. Son medidas complementarias, pero las acciones reales deben ir encaminadas al desarme de los grupos extremos que están en conflicto.

Por qué la situación de seguridad de Aguachica ha tocado fondo? La crisis es de credibilidad. Aquí nadie cree en nadie. Falta liderazgo, raciocinio y saber que esta región tiene un futuro muy próspero y que nos tenemos que fijar una meta. Tenemos que concientizarnos que los dirigentes que se atreven son valiosos, pues quieren sacar la cara por la región.

El sentir general es que uno de los factores que contribuyen a situación es la corrupción administrativa. Su administración ha detectado ollas podridas? Muy pocas. La burocracia no funciona mucho en este municipio, porque en eso, tengo que reconocerlo, el mayor (John Carlos) Vigoya (alcalde militar que terminó el pasado período administrativo) fue muy cuidadoso; no hay ollas podridas. No he encontrado eso.

En un momento usted dijo que se iba, pero después cambió la decisión. Qué pasó..? Esa posibilidad de renuncia ha existido para los demás alcaldes. Es más, a ellos le han dado la opción de renunciar, de negociar, o de morirse, y yo pienso que para mí en verdad no existen esas posibilidades. Yo decía en Valledupar que desde hace mucho tiempo renuncié al ejercicio de la violencia como solución a los conflictos; estoy convencido de las formas democráticas pacíficas, elementos y armas que nos dio la nueva Constitución y por lo tanto la renuncia no cabe. El pueblo tiene otras alternativas para sancionar a los mandatarios que transgredan la ley, como la revocatoria del mandato. Lo que no podemos aceptar es que sea la mira del fusil la que nos esté fiscalizando.

Cuando fue elegido se pensó que llegaría paz a Aguachica, pero es lo contrario. No cree que esto se deba a que la gente, o ciertos grupos no le perdonan que usted haya sido guerrillero? No. La historia nos dice que Aguachica ha sido una población violenta desde hace mucho. Hay ex alcaldes y concejales asesinados, alcaldes en secuestros colectivos. Y hubo un alcalde militar del que se esperaba pacificara la zona, y al contrario, hubo mucha más violencia. Pienso que conmigo hay una posibilidad y es que yo no me ladeo para ninguno de los dos extremos, porque ambos los conozco y sé de las implicaciones que tiene un compromiso. Aquí hay un hombre que cree en la paz, un sueño difícil, pero todavía posible.

Qué siente un alcalde declarado objetivo militar? Se siente miedo, como todas las personas, pero que hoy más que nunca tiene ganas de vivir y de remontar esos miedos y construir una barricada o una defensa contra quienes con pocos fusiles quieren amedrantar a las mayorías en este país.

No cree Usted, que se le está presentando el efecto boomerang ? Es decir, cuando estuvo en la lucha armada, quizás muchos alcaldes que presionó el M-19 se sintieron en las mismas condiciones que usted vive ahora...

Es posible, pero siempre había una propuesta política. Nosotros buscamos más bien aliados, y mantuvimos siempre la iniciativa en la política y metimos a este país en una propuesta política. No era solamente el uso de las armas por las armas. Tanto así, que esa política nos llevó a desistir de la lucha armada, producto de nuestro convencimiento y no de una derrota militar. Hoy lo que se siente es amedrantamiento, pues se sigue ejerciendo una violencia de la cual estoy seguro, la gente ya se cansó. De pronto los primeros que nos cansamos de esa guerra fuimos nosotros.

Si no proviniera de la lucha guerrillera, está seguro de que el Estado le hubiera tendido la mano a Aguachica con mayor prontitud? No. Hoy siento que el Gobierno Nacional, principalmente el Ministro de Gobierno, el gobernador del departamento del Cesar, las fuerzas vivas de Aguachica, de gente fuera del departamento, han expresado su solidaridad que han entendido que de pronto la opción no era la de negociar con alguno de los dos bandos y que más bien hay otras alternativas en las que el Gobierno debe tendernos la mano para que la paz y la democracia sean posibles. Qué futuro le ve a Aguachica en materia de salud, cuando se ha quedado sin médicos especialistas? En estos momentos Aguachica ha reflexionado y los que tenemos miedos no hemos juntado y nos damos valor. Los médicos en su gran mayoría han regresado. Estamos dando muestras para la convocatoria de la consulta popular, que es definitiva un campanazo de alerta para decirle a los violentos que definitivamente no van a ganar esta guerra. Que no tienen opinión, que no tienen respaldo, ni van a pasar por la conciencia de las mayorías en el Cesar.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.