Secciones
Síguenos en:
CERRADA ALCALIS

CERRADA ALCALIS

Alcalis de Colombia llegó ayer a su fin tras determinar el Gobierno cerrar las dos plantas productoras de sal refinada, soda cáustica, cloro y otros insumos industriales. El cierre se hizo en la tarde de ayer con la presencia de miembros de las fuerzas militares para evitar posibles desórdenes públicos y deterioro de los activos de la compañía.

Alcalis, que desde hace varios años está afectada por una progresiva crisis financiera acentuada por la alta carga laboral, cuenta actualmente con 1.248 empleados.

Las pérdidas sumaron 8.000 millones de pesos en 1992, y entre enero y febrero de este año ya alcanzan los 3.000 millones.

Con la decisión del Gobierno, se procederá a indemnizar a toda la planta de trabajadores a través de un fondo que creará el Instituto de Fomento Industrial (IFI), principal accionista de la compañía.

Se calcula que el fondo necesitará recursos mínimos por 21 mil millones de pesos.

El cierre afecta a las plantas de Mamonal (Cartagena) y de Betania (Cundinamarca), donde Alcalis tiene sus centros de producción.

Aunque el cierre se hizo ayer, la vigencia para el despido de los empleados regirá a partir del primero de marzo próximo.

Para evitar que se presente una escasez de los productos básicos que fabrica Alcalis, se prepara una importación de sal de Venezuela.

Actualmente hay suficiente inventario entre los distribuidores, pero mientras se delega la refinanción se hace necesario adoptar medidas tendientes a evitar un desabastecimiento en el mercado.

De Venezuela se importarán unas 25 mil toneladas de sal, volumen que adicionado a los inventarios internos alcanza para atender el consumo en todo el país durante los próximos 60 días.

En cuanto a soda cáustica, hay suficientes reservas en el mercado y el sector privado inició el abastecimiento de carbonato a través de compras en el exterior.

Un documento elaborado por técnicos oficiales plantea dos alternativas para sustituir a Alcalis: delegar a una entidad la operación de las dos plantas o hacer la venta de los activos lo más rápido posible.

Alcalis tiene entre sus haberes propiedades por unos 40 mil o 50 mil millones de pesos, según los estimativos del Gobierno.

En principio, el Departamento Nacional de Planeación formuló una recomendación de conversión industrial en Alcalis, saneando sus finanzas y ajustando la planta de personal.

Como segunda instancia se consideró la vía de liquidación, que ayer se constituyó en un hecho.

En varias ocasiones se intentó reducir los gastos laborales, e inclusive el año pasado los trabajadores hicieron un sacrificio renunciando a los derechos de la convención colectiva de jubilarse a cualquier edad.

Sin embargo, la empresa se vió abocada a otros factores adversos. Con la vigencia del programa de apertura perdió el monopolio en la importación de algunos productos que el mercado interno no alcanzaba a atender.

Anualmente la compañía importaba alrededor de 53 mil toneladas de soda, 4 mil de carbonato, 200 de hipocloruro de calcio y menores cantidades de cloro sólido y bicarbonato de sodio.

El apoyo que le daba este tipo de comercio era fundamental, pues las utilidadades originadas en la intermediación le permitían cubrir las pérdidas originadas en sus actividades productivas.

Con la apertura las importaciones quedaron en manos diferentes con un agravante: caída en los precios. Así, mientras en agosto de 1991 la soda cáustica se vendía en el mercado interno a 230 mil pesos, hoy se comercializa a 80 mil.

Alcalis fue constituida en 1970 como una sociedad de economía mixta del orden nacional en la cual el Gobierno, a través del IFI, participó con el 99.9 por ciento.

Dicha participación se originó en el aporte del Gobierno en la Planta Colombiana de Soda, que hasta entonces formaba parte del patrimonio de Concesión Salinas del Banco de la República.

La producción general la compañía está concentrada en dos sitios: Betania, donse se obtiene soda cáustica, cloro y sus derivados, sal refinada y sulfuro de sodio. El año pasado se cerró la planta productora de carbonatos por su alto nivel de contaminación.

En la planta de Mamonal (Cartagena) se produce sal refinada, carbonato y soda cáustica.

Alcalis entró en concordato en 1986, debido a su deterioro financiero que se acentúo a mediados de los setentas.

Y a pesar de las condiciones de excepción para su manejo, la empresa desde entonces no pudo revertir sus problemas estructurales. Fue así como en el momento de llegar al concordato su deuda ascendía a 6.700 millones de pesos. Trabajadores tienen 90 días para decidirse Los trabajadores de Alcalis tendrán un plazo de noventa días, contados a partir de hoy, para decidir si compran Alcalis de Colombia.

La empresa, que tiene un costo de 30.000 millones de pesos, será ofrecida a las sociedades legales que constituyan los empleados con este fin.

El gerente del Instituto de Fomento Industrial (IFI), Gustavo Adolfo Canal, anunció que el Gobierno está dispuesto a facilitar a los trabajadores la compra de la empresa, e incluso a darles crédito.

Podrían comprar Alcalis con el producto de las indemnizaciones, ya que se va a liquidar a todo el personal, señaló.

Las sociedades asumirían el control de las plantas de Mamonal (Cartagena), Betania (Zipaquirá), y la operación de sal entre Manaure y Cartagena.

Además, tiene otros activos como un par de pisos en el edificio Avianca, algunos predios en Zipaquirá y Cajicá, y algunas bodegas.

La empresa está decidida a vender las líneas de producción rentables: sal refinada, soda cáustica y cloro.

La producción de ácido clorhídrico, hipoclorito de sodio, sulfuro de sodio y carbonatos, se cerraría por completo.

La indemnización del personal de Alcalis tiene un costo de 21.000 millones de pesos. Los compromisos con el fondo de pensiones ascienden a 35.000 millones de pesos.

El Consejo Nacional de Política Económica y Social (Conpes), y la junta directiva del IFI, acordaron que si pasados los noventa días el personal de la empresa no ha presentado ninguna propuesta, se procederá a ofrecerla a otros inversionistas.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.