Secciones
Síguenos en:
EL PARTIDO POLÍTICO MÁS CORRUPTO DE LA TIERRA

EL PARTIDO POLÍTICO MÁS CORRUPTO DE LA TIERRA

Cuentan que en Naciones Unidas decidieron hacer un concurso para establecer cuál era el partido político más corrupto del planeta. No es necesario dijeron los expertos, todos sabemos que es el PRI mexicano . No les hicieron caso, convocaron a los mejores politólogos, y se hizo el concurso, pero el certamen arrojó un inesperado resultado: en lugar de ser elegido el más corrupto, fue seleccionado como el más honesto... luego se supo que habían sobornado al jurado.

Hay algo de verdad en el chiste. Hace algún tiempo, Mario Vargas Llosa, con su bendita capacidad para decir verdades políticamente incorrectas , armó en México la de Dios es Cristo cuando declaró que el PRI había logrado establecer algo así como la dictadura perfecta . Todos los gobiernos antidemocráticos, a derecha e izquierda, caían, pero ahí quedaba en el poder, gloriosamente invicto desde 1928, chapoteando en medio de toda clase de escándalos y atropellos, el partido fundado por algunos de los herederos de la sangrienta revolución de 1910. El PRI era más hábil que Pinochet o que el mismísimo Gorbachov. Era la clase dirigente con mayor capacidad de supervivencia del planeta. Era un batallón de rambos sueltos en el territorio político.

Era. Esa capacidad de sobrevivir parece estar llegando a su fin de la mano larga y deshonesta del clan Salinas . Asesinar adversarios incómodos es algo censurable que rechazan los mexicanos en su conjunto, pero que pertenece a la historia contemporánea del país, como lo demuestran los casos de Villa y Zapata. No obstante, asesinar a cuñados es totalmente intolerable para una sociedad en la que los lazos familiares se cultivan de manera entrañable. Eso es demasiado. Robar del erario público, por supuesto que no les hace la menor gracia a los mexicanos, pero hacerlo en medio de una crisis económica que ha hecho retroceder diez años el nivel de vida de la población se percibe como algo mucho más grave: el 93 por ciento de los mexicanos rechaza visceralmente el tráfico de drogas, y no perdonaría que la inmensa fortuna de los Salinas hubiera aumentado lavando dinero de esta vil procedencia. Eso ya ni siquiera tiene nombre.

A estas alturas, tal vez lo que más interese no es preguntarse el nivel de popularidad del PRI, sino cómo se ha mantenido en el poder ininterrumpidamente durante casi sesenta años, y la respuesta más razonable puede ser esta: porque a casi todo el mundo le convenía que así ocurriera. Al grueso de la población mexicana, porque en 1928 estaba exhausta tras dieciocho años de caos, violencia y empobrecimiento progresivo. Para los más débiles el PRI era la estabilidad y la seguridad. Para los grupos económicos, en cambio, porque ese Estado, cada vez más fuerte y rico, especialmente tras la nacionalización del petróleo en época de Cárdenas, se convirtió en un dispensador de privilegios que enriquecía a todo aquel que se plegaba. De aquella época es el cínico y muy acertado dictum vivir fuera del PRI es vivir en el error . Para los gobiernos de la zona, especialmente para el norteamericano, porque el PRI, con su retórica radical y su práctica conservadora, era un aliado fiel y obediente que no creaba demasiados problemas y, sobre todo, mantenía la ley y el orden en la frontera sur. Su desaparición podía significar una catástrofe y la posterior riada de una incontrolable multitud de espaldas mojadas.

O sea, el panorama exactamente contrario al que se observa hoy. Al pueblo mexicano llano y pobre ya no le conviene que el PRI siga mandando. Su desgaste y su desprestigio es lo que alimenta a la guerrilla de Chiapas. Esto provoca inquietud y desempleo, lo que acaba por generar más miseria, inseguridad y desorden. Para los grupos sociales bajo el PRI dejó de ser la solución y se ha convertido en el problema. A los poderes económicos les sucede otro tanto. El PRI, que ayer los enriqueció, hoy amenaza con arruinarlos. No se puede robar tanto, tan descaradamente y con semejante falsificación de la verdad sin asustar a los inversionistas locales y extranjeros. Por eso los han castigado en la Bolsa y en el bolsillo. La falta de transparencia y las mentiras contables han dado lugar al descrédito. De ahí que la administración de Clinton no esté dispuesta a volver rescatar de la debacle al peso mexicano. Que se hunda, si es necesario.

En efecto, Washington ya no le teme a la derrota del PRI porque parece claro lo que vendría tras ese predecible suceso. Para los analistas de Estados Unidos la transmisión organizada y pacífica de la autoridad está garantizada. Después del PRI no viene el diluvio, sino el Partido Acción Nacional (PAN), una formación democristiana liderada por un brillante periodista, Carlos Castillo Peraza, que ya gobierna localmente con bastante eficacia sobre casi 25 millones de mexicanos, más del 30 por ciento de la población, y se mueve rápidamente hacia el poder central a lomo de un discurso moderno y moderado.

Es una ironía que la tarea de enterrar el PRI le toque a Zedillo, un economista competente y serio al que nadie todavía ha acusado de corrupción, pero los escándalos del clan Salinas se han convertido en un ancla que cuelga sobre su gobierno de manera insalvable. Insalvable he escrito? Tal vez no: si Zedillo hiciera que el peso de la justicia mexicana cayera sobre su antecesor y las cárceles se llenaran de políticos corruptos, como en Italia, tal vez su partido recuperaría la credibilidad que alguna vez tuvo, mas es difícil que algo así suceda en México. Si se tira de la manta y se descubre la verdadera dimensión del horror, serían cientos, quizás miles de personas las que acabarían tras las rejas, pero no parece que el poder judicial mexicano se haya librado de la pudrición general que carcome al resto de las instituciones del país. Si hay juicios como en el cuento de la ONU sobornan a los jurados (Firmas Press).

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.