Secciones
Síguenos en:
EL PESEBRE Y LA NAVIDAD

EL PESEBRE Y LA NAVIDAD

Por el año de l223, se aproximaba la Navidad y San Francisco de Asís, en aquel entonces, se encontraba en Greccio, pequeña aldea al norte de Italia. Mandó llamar a un amigo: Giovanni Yelita, y le dijo:

Quisiera representar al niño nacido en Belén y ver con nuestros ojos la pobreza en que se encontraba por no tener nada de cuanto necesita un recien nacido...

Habían pasado 1200 años y nadie había pensado en esto. El Niño desnudo sobre la paja, tan cerca del buey y del asno, jamás se había visto.

Buscaron un peñasco en las afueras del pueblo y allí encontraron una gruta; sobre la roca cortada, treparon un burro y un buey para figurar la escena... y vinieron miles de aldeanos con antorchas a iluminar el nacimiento.

Ho ha quedado registrado lo que dijo San Francisco esa noche relatando el espisodio, pero de sus sentidas palabras han brotado todos los villancicos y canciones que durante tantos siglos han hecho eco de esta celebración.

En una ciudad tan rica en tradición y cultura como Tunja, debemos volver a rescatar el Pesebre Navideño. Este es, ante todo, la representación del Nacimiento de Jesús que debe evocar el momento de su nacimiento. Es una composición que busca despertar en su conjunto un sentimiento.

En vista de que el manejo de los elementos del pesebre se han perdido, el presidente de la Sociedad Colombiana de Pesebristas, David Rubio, quien dictó en Tunja, en pasados días, un taller sobre Pesebres, por invitación del presidente del Club Rotario, Javier Ocampo López, en la Sala Caballero Calderón del ICBA, David Rubio manifestó: Tendiendo en cuenta que el pesebre permite un desarrollo muy grande de la creatividad y la participación de los familiares, buscando que lo que se propone y desarrolle sea un conjunto armonioso, que evoque realmente el verdadero sentido de la Navidad, se pueda explorar y es fascinante observar el aporte de cada uno de los miembros de la familia (unos tienen habilidades para una cosa, otros para otra, ejemplo: Unos hacen las maquetas, otros trabajan el terreno, las plantas, luces) en fin, todos los elementos con los cuales buscamos recrear la escena del Nacimiento en el estilo y tamaño que se elija, pero teniendo en cuenta que el conjunto sea armonioso, respetuoso, que realmente inspire, evoque, y sea real representación de la familia, para que en torno del pesebre se pueda celebrar la Navidad, rezar la novena, cantar los villancicos. Porque el pesebre en la Navidad pasa a ser un altar dentro de la casa, en donde radica el saber encontrar el equilibrio, es un juguete pero a la vez es un altar; es un juguete en la concepción de sus elementos, pero es un altar en el momento en que se entra a celebrar ante el rito o el rezo de la Novena (el canto del niño, la oración que se interpreta, todo pasa a ser el rito en ese momento), la casa se vuelve templo y el pesebre es el altar.

Recomendaciones para hacer el pesebre Destapar los elementos utilizados el año anterior a tiempo, clasificar lo que tenemos, qué cosas complementarias poseemos, con cuáles imágenes contamos, adornos, plantas y figuras.

Además, elegir el sitio donde se va a armar un mesón, un telón de un solo fondo, en tela azul o blanca, o en su defecto un bombillo; luego hacer un inventario y seguidamente realizar un ensayo para saber qué nos hace falta.

Materiales: Debemos ser recursivos buscando la economía y los elementos de nuestro entorno regional, tales como aserrín, paja, cartón, icopor plástico, caucho, pasta, plastilina, papel de bolsas de cemento, papel periódico, papel de diferentes clases, colores y engrudo. Igualmente, se pueden utilizar, además de los personajes principales, elementos arquitectónicos, fauna, flora, espacio geográfico e iluminación.

Lo que debemos evitar No elegir el último rincón de la casa para ubicar el pesebre, ni armarlo en el piso, ni en la chimenea de la casa, como es costumbre; evitar las figuras desproporcionadas en cuanto al tamaño, ejemplo: Una figura humana más grande que una casa o castillo, no utilizar figuras deterioradas, no utilizar elementos que disuenen con la época, ejemplo: un robot, una motocicleta, etc; los adornos no deben ser exageradamente voluminosos en su tamaño, ni colocarse en sitios bajos, sino altos y visibles.

Como elementos básicos de un pesebre citamos: El Niño Jesús, la Virgen María, San José, el buey, el asno, las ovejas, el portal, los Reyes Magos y la Estrella de Belén, son válidos en cualquier material al igual que las siluetas.

Que no falte el portal, y que la Sagrada Familia se encuentre dentro de él, iluminar el firmamento, que por ninguna parte se observen bombillos directamente, ni cables, asegurar con cinta y cubrir con aserrín; suplementariamente utilizar un bombillo de manera indirecta que no refleje su luz en nuestra cara.

La Novena es para rezar, manifestar regocijo y la satisfacción de que el Niño está por venir, por tanto, el Niño Jesús se debe colocar en el pesebre el día 24 de diciembre y no antes.

Concurso de pesebres de vitrina Tradicionalmente, se hacen los concursos de pesebres de vitrina en la ciudad de Tunja. Infortunadamente, la falla número uno es la mala especificación de las bases de un concurso, por ejemplo: El tipo de pesebre, su elaboración, composición o montaje, que estos criterios estén muy claros por el jurado; de otra parte, lo que se va a calificar: La creatividad, su desarrollo, la iluminación.

Si es necesario, crear un número suficiente de categorías o reducirlo a un aspecto más específico como: Pesebres típicos colombianos , pesebres artesanales , pesebres hechos a mano .

Se puede definir, también, mediante una técnica, un estilo o una composición.

Pesebre en carroza Constituye la representación de un escena en movimiento. Aquí se maneja un espacio abierto donde entra en juego la utilización adecuada de luces; elementos arquitectónicos ágiles como: Arcos, columnas, toldos y vigas, que insinúen sitios de recogimiento. Los movimientos de las personas que toman parte en la carroza deben tener una previa instrucción, para que desluzca el trabajo de escenografía y de vestuarios.

La carroza en todo momento tiene diferente espectador, a medida que se desplaza hay un público presente nuevo, el cual observa en una nueva pose. Si la carroza es típica de jolgorio, se presta para cualquier representación.

Desfases Antes la Navidad era en diciembre, ahora se inicia el día de los niños (el pesebre del hogar y de la comunidad debe prepararse para el 16 de diciembre hasta el seis de enero); el comercio empieza a vender adornos navideños desde noviembre, por lo tanto el 24 de diciembre cansados, pendientes de los regalos, la cena de media noche, y el 25 de diciembre, ya nadie quiere saber nada de Navidad.

Otro desfase es la utilización de elementos propios de la naturaleza: Musgo, plantas, troncos, etc., elementos que debemos evitar en nuestros pesebres para mantener nuestro entorno ecológico.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.