Secciones
Síguenos en:
UNA FÓRMULA SUIZA DE BELLEZA

UNA FÓRMULA SUIZA DE BELLEZA

De un lado, un grupo trabaja en mascarillas; del otro, tres personas hacen la demostración con un champú; de fondo, hay un desfile, una proyección de videos y fotos que demuestran cómo de Suiza llegaron aquellos productos de belleza que antes eran traídos del exterior por encargo. Así fue la presentación oficial de Swiss Fórmula de St. Ives, los productos que con la apertura económica, también entraron con fuerza en el país. Fue un espectáculo que combinó luz, belleza y demostraciones que hicieron las delicias del público que asistió al lanzamiento.

No era para menos. Esta firma, que es muy conocida en el mundo y que por su acogida tiene sucursales en Génova, Londres, Copenague, París, Toronto y Los Angeles, entre otras ciudades importantes del mundo, deseaba tomar como base a Bogotá, en Colombia, para extenderse por toda América Latina.

Así que su presentación en sociedad tenía que ser un acto que llamara la atención de todos, con demostraciones en vivo de algo que estaba reservado para los salones de belleza cuando las ejecutivas tenían algunas horas libres.

Lo que más atrae a la gente de esta línea es que son fórmulas en las cuales se han utilizado hierbas y proteínas naturales que dieron como resultado productos tales como champús, acondicionadores, cremas, mascarillas para el rostro y tratamientos para el cuerpo.

Comenzaron a comercializarse en los años 70, pero detrás hay veinte años de investigaciones de un científico llamado Girard, quien sacó los productos al mercado.

Su base fueron los extractos de plantas, los que combinó de una manera diferente para dar tratamientos de belleza naturales. Desde entonces, ha tenido un gran éxito en todo el mundo.

En Colombia, comenzaron a ser conocidas debido a que la gente que viaja al exterior las traía por encargo. Después se comenzaron a ver en el amplio comercio de la isla de San Andrés, pero no se conseguían en el interior del país.

El año pasado, sus ventas en el ámbito mundial sobrepasaron los 150 millones de dólares. El secreto de esa fórmula , según Franklin P. Zaydman, presidente de Zafarcon la compañía que importa esos porductos al país, es la particularidad de que todos los productos son naturales, de plantas y de extractos. Ellos fueron los primeros en seguir ese camino en el mundo, donde se han consolidado.

Entre sus tratamientos para el cabello, los más conocidos son el de jojoba y la fórmula a base de sábila que elimina la resequedad del cabello, no solo debido al sol sino también a los secadores y a los tinturas para teñir el pelo.

Entre sus cremas, sobresale la de colágeno y elastina, que es apropiada para todo tipo de piel. Con esta misma base hay un producto especial para el cuidado del cuerpo.

Además, llegó una línea poco conocida en el país como son sus cremas exfoliantes, que limpian la piel de impurezas y células muertas.

La presentación de los productos se hizo con una gran fiesta a base de belleza.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.