Secciones
Síguenos en:
FALTA MAYOR COMPROMISO PARA BAJAR LA INFLACIÓN

FALTA MAYOR COMPROMISO PARA BAJAR LA INFLACIÓN

La drástica política monetaria puesta en marcha por la junta directiva del Banco de la República para contener la inflación no solo no arrojó los resultados esperados sino que tiene a la economía a las puertas de una recesión. Así lo estimó ayer la Asociación Bancaria y de Entidades Financieras (Asobancaria), gremio que planteó la necesidad de estudiar a fondo las causas de la inercia en el comportamiento de los precios.

Por: REDACCIÓN EL TIEMPO
05 de septiembre 1996 , 12:00 a. m.

Las últimas cifras del Departamento Nacional de Estadística (Dane) sobre el comportamiento de los precios fueron desalentadoras porque confirmaron la tendencia al alza en el IPC para el presente año. Prácticamente la meta de inflación del 17 por ciento prevista para 1996 se cumplió en agosto y muchos analistas temen que la inflación este año sea superior a la registrada en 1995.

Para el presidente de la Asobancaria, César González Muñoz, es urgente hacer un gran debate sobre qué es lo que está pasando con el costo de vida en el país y porqué no se ha podido quebrar la inercia de más de veinte años.

Ese debate es necesario porque no podemos estar buscando responsables cada dos o tres meses. Hoy los culpables son la educación o los servicios, mañana es el precio de la papa, y así sucesivamente ya que siempre habrá precios que aumente más que el promedio , indicó.

El sacrificio Por ello y teniendo en cuenta que la denominada inflación básica es bastante inercial González estimó de que es hora que en el país se plantee si hay un verdadero compromiso para reducir el nivel de precios o hay que buscar nuevas opciones, teniendo en cuenta el fracaso de la autoridad monetaria en su política para reducir la inflación.

Las grandes alternativas serían: hacer un ajuste monetario y cambiario muy ortodoxo o poner en marcha un verdadero pacto social con el firme compromiso de absolutamente todos los sectores en un nivel determinado de precios.

En el primer caso, es decir de un ajuste drástico, se requeriría anclar la tasa de cambio y establecer reglas duras de emisión de dinero. Para ello se necesitaría un gobierno dictatorial y que el país asumiera grandes sacrificios relacionados con altísimas tasas de interés y periodos prolongados de recesión.

La otra opción, es un gran pacto social y no un pacto a medias como el que tenemos actualmente, donde se planteen ajustes de precios y salarios, por ejemplo en un nivel del 10 por ciento, un manejo fiscal muy ortodoxo. Sin embargo, para que ello se dé se requiere de un Gobierno fuerte con capacidad de convocatoria, condición que no está dado en este momento. Así mismo, se tendrían que buscar metas intermedias que permitan reducir la inercia inflacionaria En caso contrario el país continuará en la montaña rusa de una política monetaria laxa o drástica y con una inflación muy difícil de bajar.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.