A la hora de Bogotá ¿Por quién votar?

A la hora de Bogotá ¿Por quién votar?

Confieso que cuando esta campaña arrancó, tenía planeado votar por Enrique Peñalosa. Pensaba que los bogotanos le quedamos debiendo a él, pero sobre todo a Bogotá, la oportunidad de que un urbanista visionario y honesto hubiera continuado liderando la transformación de la ciudad, que las mayorías de la democracia le confiaron a Samuel Moreno.

16 de octubre 2011 , 12:00 a. m.

(A propósito: ¿qué se hicieron los votantes de Samuel? ¡Desaparecieron como por arte de magia!) Hoy, cuatro años después, a Peñalosa le pasó su cuarto de hora. Luce vanidoso y cuadriculado.

Parece un candidato del siglo XX. Y, sobre todo, es claro que, si gana, él no va a construir el metro. Por Petro jamás he considerado la posibilidad de votar. Personalmente le tengo aprecio, profeso respeto máximo por sus ideas, que en su mayoría no comparto, pero creo que sería la peor equivocación elegir a Gustavo alcalde. No me gustan sus planes estatizantes. Bajo su alcaldía, el Distrito sufrirá de elefantiasis y probablemente regresaremos al transporte público-público, la peor forma de transporte imaginable. Pero, sobre todo, porque esta aspiración suya a la alcaldía de Bogotá tiene un tufillo de "sacada de clavo". Petro prefirió sacrificar, por lo menos en los próximos ocho años, sus aspiraciones a la Presidencia, a cambio del intento de convertirse en el próximo alcalde de Bogotá. Y me temo que, más que por interés hacia la capital, su aspiración contenga una revancha política. A Petro lo maltrataron en el Polo. Lo arrinconaron entre el oráculo de Carlos Gaviria, el radicalismo de Jorge Enrique Robledo y los pícaros de Dussán y compañía. Lo obligaron a montar rancho aparte. Y si las encuestas tienen razón, Petro se sacará su clavo, catapultado irónicamente por el 70 por ciento de los militantes del partido al que, con sobradas razones, le dio un portazo. Los del Polo que no se fueron detrás de él terminarán aplastados bajo la candidatura de Aurelio. ¿Habrá mejor venganza? Y los que sí se fueron, así ahora se llamen 'Progresistas', no merecen repetir alcaldía con Petro, sobre todo en las elecciones inmediatamente siguientes al desastre de Samuel, porque también ayudaron a elegirlo. Hoy son votantes vergonzantes. Por David Luna tampoco voy a votar. Si no es capaz de calcular el alcance de sus proyecciones políticas, ¿cómo va a calcular las de la ciudad? Mi voto por Carlos Fernando Galán lo voy a dejar guardado en esta oportunidad.

Sé que lo necesitaré en un futuro no muy lejano, porque este joven concejal ha llegado a la política para quedarse. Tiene ese factor X de los que no pasan inadvertidos en el tumulto. Ha hecho una campaña llena de actitudes definibles, pero su carrera apenas empieza. Con Jaime Castro, a quien aprecio mucho, me pasa una cosa terrible: tengo un sentimiento egoísta. Más que hacer votos para que no le den una paliza, porque fue un excelente alcalde y no lo merece, habría deseado más bien que no se lanzara, para no tener que sufrir yo, viendo a este amigo dando brazadas contra la corriente en la que terminará ahogado dentro de dos semanas.

Dicho lo anterior, me parece honesto anunciarles a mis lectores que mi voto será por la candidata Gina Parody. Por su lucha frontal contra la ilegalidad en la política. Por su valentía. Por sus programas. Por su olfato femenino para administrar. Por el valor que le da a la técnica en los procesos. Por su creatividad. Porque a su lado Peñalosa se ve anticuado, Petro, equivocado, David, inexistente, Galán, prematuro y Castro, un abuelito sabio. Votaré por Gina Parody. Porque si le damos a esta mujer la oportunidad de agarrar las riendas de la ciudad, me atrevo a apostar que nadie jamás tendrá la tentación de negar que votó por ella. ¡SE ME OLVIDA! En este Gobierno, la fórmula para salir de los ministros malos es mandarlos para una embajada. El próximo embajador será uno que lleva un año reflexionando sobre lo que va a hacer en el ministerio.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.