Secciones
Síguenos en:
UN SI FUERTE A LA VIDA Y A LA PAZ

UN SI FUERTE A LA VIDA Y A LA PAZ

Dejemos de una vez por todas el rencor, el odio, la injusticia, la corrupción, que han desgarrado las entrañas de la Patria. Volvamos a Dios y reconciliados con El digamos con obras, no solo con palabras, un sí fuerte a la vida y a la paz .

Este es el mensaje de Navidad de monseñor Pedro Rubiano, presidente de la Conferencia Episcopal y Arzobispo de Bogotá, para todos los colombianos.

El Episcopado en pleno no solo se unió a estas plegarias sino que presentó una visión sobre la situación del país.

Conscientes de los esfuerzos positivos que se vienen realizando no podemos, sin embargo, dejar de señalar hechos que en este año de 1995 nos muestran que estamos muy lejos del ideal bíblico de la Navidad , dice el mensaje del Episcopado, a la vez que invita a la reflexión a los católicos y a toda la sociedad para lograr la conversión y el compromiso en la construcción de una nueva sociedad .

Igualmente, los obispos hacen un llamado a los colombianos para que rechacen la corrupción y busquen caminos que permitan recobrar la dignidad del país. Y piden que no haya más mentiras porque estas son las peores enemigas de la paz.

Rechazan ofensas contra la vida y la justicia y las múltiples expresiones de violencia como violación de los derechos fundamentales, sobretodo el derecho a la vida, las masacres, los secuestros con el agravante del secuestro de niños, las desapariciones, la inseguridad y la agresividad creciente.

La corrupción generalizada por el enriquecimiento ilícito, narcotráfico, testaferrato, despilfarro y abuso de los dineros públicos, la impunidad y el clientelismo. La progresiva pauperización del pueblo agravada ahora por la carga impositiva, como el aumento de dos puntos al IVA y las alzas desproporcionadas en las tarifas de los servicios públicos, causadas generalmente por malas administraciones .

A todo esto se suman la incertidumbre causada por un proceso que ha sembrado la duda sobre personas que deben encarnar la dignidad y la grandeza del Estado; las iniciativas por parte de legisladores para entorpecer investigaciones de la justicia, y, las reiteradas intervenciones foráneas injustas en asuntos internos que son de responsabilidad y competencia de la Nación .

Finalmente, los prelados recordaron que los colombianos tenemos derecho a vivir con dignidad, en paz, justicia y Libertad. Y pidieron que en esta Navidad y en 1996 brillen el esplendor de la verdad, la buena noticia de la vida, que renazca la esperanza, el optimismo, la solidaridad, la reconciliación y el perdón .

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.