CUATRO HORAS SIN AGUA

CUATRO HORAS SIN AGUA

La inesperada presencia de una franja de combustible que bajaba por el río Magdalena en la mañana de ayer puso en emergencia al acueducto de Barranquilla y obligó a la Empresa Triple A a suspender el bombeo por espacio de cuatro horas, lo que causó alarma en la ciudad.

19 de abril 1995 , 12:00 a.m.

La anomalía fue detectada a las diez de la mañana por parte de operarios de la empresa Pimsa, que dieron la alerta sobre el paso de una macha de crudo por la bocatoma del Acueducto. De inmediato, ingenieros de la Triple A iniciaron la inspección en algunos sectores del río con el fin de localizar las causas del derramamiento, pero no fue posible establecerla.

Se presume que la situación pudo ser provocada por el deslastre de alguna embarcación que hizo limpieza de sus motores en pleno río, según anotó la ingeniera Cecilia Moreno, directora de Control de Calidad de la Triple A.

Miguel Vásquez, Superintendente del Acueducto, dijo que aunque no se supo que pudo haber ocurrido las manchas que aparecieron en cercanías de la dársena del acueducto obligó a paralizar el servicio para evitar que se pudiera bombear agua contaminada.

Por su parte, el Jefe de la Oficina de Atención y Prevención de Desastres de la Gobernación, Francisco Molina, dijo que igual medida se tomó en los acueductos de los municipios que bordean la margen izquierda del río Magdalena, entre ellos Sabanagrande y Malambo.

Se indicó que la oportuna intervención de los operarios de la Triple A, que colocaron boyas alrededor de la bocatoma del acueducto, logró que la emergencia en el suministro de agua no fuera mayor y el servicio pudiera restablecerse a las tres de la tarde. Sin embargo, en las primeras horas de la noche el agua no había llegado a algunos barrios de la ciudad.

Por la emergencia, durante las cuatro horas de parálisis se dejaron de bombear aproximadamente 100.800 metros cúbicos de agua.

También se informó la directora de control de calidad de la Triple A que se tomaron las muestras correspondientes para establecer que tipo de combustible fue el causante de la emergencia y agregó que se debe exigir a las embarcaciones que navegan por el río mayor cuidado con los cuerpos de agua, pues en algunas ocasiones causan problemas como el de ayer.

El gerente de la Triple A, Joaquín Fernández Malabet, dijo que la emergencia se encuentra superada, pero se mantendrán las medidas de prevención y habrá un monitoreo constante en la dársena.

Por su parte, el subgerente operativo de la Triple A, ingeniero Edgardo Gutiérrez Visbal, en comunicado de prensa explicó que se coordinarán muestreos constantes del agua de la dársena en el Acueducto para garantizar la calidad del agua que se recoge de las Estaciones de Baja Presión.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.