Secciones
Síguenos en:
MEDELLÍN ENTREGÓ PLENAS GARANTÍAS

MEDELLÍN ENTREGÓ PLENAS GARANTÍAS

La terna arbitral uruguaya que controló el juego entre Nacional y Vasco de Gama y que estuvo alojada en el Hotel Veracruz, en el centro de la capital antioqueña, en ningún momento se quejó sobre presuntas amenazas, según dijo Alfredo Pérez, administrador del establecimiento. La mayoría del tiempo permanecieron por fuera del hotel y cuando estuvieron dentro de las instalaciones se mostraron tranquilos. En nuestro poder aparece el registro y allí indican que venían del Aeropuerto Internacional de Rionegro, en ningún momento dijeron que procedían de otro hotel , dijo Pérez.

Por: REDACCIÓN EL TIEMPO
04 de septiembre 1990 , 12:00 a. m.

Llegaron el martes a las tres de la tarde y el miércoles todo fue normal, incluso indicaron que se les dejara lista la cena. Pero al final del juego no regresaron. Ellos no durmieron en el hotel.

El jueves se produjo una llamada desde Bogotá, de la Federación Colombiana de Fútbol, en la que indicaron que esa entidad se encargaría de cancelar la cuenta de los árbitros .

También contó el administrador del hotel, que los silbatos uruguayos salieron varias veces con los árbitros colombianos Armando Pérez y John Jairo Toro.

El funcionario recalcó que dejaron preparada la cena y que no sabe por qué no regresaron. Cuando los jueces uruguayos salieron hacia el estadio, llevaron todos sus artículos personales, sin que del hecho se hubiera percatado alguno de los empleados del hotel.

Pero entonces queda demostrado que su intención desde un principio era abandonar el Hotel Veracruz. Hubo garantías El comandante de la policía Metropolitana, coronel Jorge Ernesto Ferrero Echeverri, dijo ayer que tanto a los árbitros como a los jugadores del equipo Vasco de Gama se les prestó un servicio de seguridad durante el tiempo que permanecieron en Medellín.

Ferrero dijo que al árbitro Juan Daniel Cardellino se le ofreció, incluso, alojamiento en las instalaciones de la Cuarta Brigada, pero él rechazó el ofrecimiento .

El Comandante explicó que desde cuando llegan al aeropuerto José María Córdova, en Rionegro, hasta su salida del país, los árbitros y el equipo visitante son objeto de seguridad por parte de la Policía Nacional y otras autoridades, en las 24 horas del día.

Afirmó que cuando el árbitro se despidió, al término del partido, nada dijo sobre amenazas o presiones de alguna índole .

El Coronel Ferrero dijo que todo no es más que una maquinación de los árbitros o de quienes hacen parte del club brasileño, porque la Policía con mucha anticipación prestó su servicio .

Por su parte, el encargado de la vigilancia y seguridad en el estadio, el Coronel Linares, habló de la normalidad que hubo durante y después del partido.

Finalmente, Ferrero dijo que está dispuesto a declarar por escrito o verbalmente ante la autoridad que investiga los hechos.

Mientras tanto, el alcalde de Medellín, Omar Flórez Vélez, dijo que las autoridades civiles y militares se comprometieron previamente ante el representante de la Confederación Suramericana de Fútbol, señor Esquivel, a brindar las garantías necesarias para la realización del partido.

Flórez dijo que el representante de la Confederación admitió las condiciones de seguridad expuestas por las autoridades.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.