POR TODA LA BASE METIERON DINAMITA

POR TODA LA BASE METIERON DINAMITA

No hubo tiempo ni para meterse entre las trincheras , recuerda Norvey Villa Gutiérrez, uno de los soldados que sobrevivió al ataque guerrillero perpetrado contra la base militar Las Delicias, en el Putumayo.

02 de septiembre 1996 , 12:00 a.m.

Todo fue rápido y ensordecedor. El reloj marcaba las 7 y 30 de la noche del viernes 29 de agosto cuando cerca de 200 guerrilleros de las Farc atacaron la base militar ubicada en los límites entre Putumayo y Caquetá.

Allí, en medio de la manigua, se encontraban 111 soldados. Algunos aún estaban comiendo y otros se preparaban para formar. Otros, simplemente descansaban.

De repente, fueron sorprendidos por ráfagas de ametralladora, granadas de fragmentación y cohetes. Un número hasta ahora indeterminado murió. La hora y la incomunicación en que se encontraba la base militar desde hacía varios días, facilitó el ataque subversivo.

Los guerrilleros minaron los alrededores con dinamita, lo que impidió a los soldados salir del lugar para internarse entre la maleza o para que los refuerzos pudieran ingresar.

El soldado Villa es un joven caqueteño de 19 años que fue herido en un brazo y una pierna cuando intentaba salvar su vida y la del Capitán Natalio Orlando Mazo, comandante de la base, y de quien Villa era su escolta.

Pero Mazo fue alcanzado por los proyectiles de los insurgentes y murió a los pocos minutos de producirse el ataque. Al lado de él cayeron 34 de sus hombres y 17 más quedaron heridos.

La mayoría de los soldados que perecieron en el enfrentamiento eran jóvenes oriundos del departamento del Caquetá. Llevaban nueve meses en servicio activo.

Villa fue remitido a Bogotá a las 11:15 de la noche del domingo para recibir atención médica en el Hospital Militar. Este es su relato de vida.

Lo sacó lanza? Yo estaba bien. Estaba pendiente de la base, de estar alerta, normal. Todo empezó rápido. Hubo granadas, disparos y dinamita...

De lo que yo recuerdo es que todos respondimos de una forma arrestada, es decir que todos nos pusimos a no dejar entrar al enemigo allá. Algunos estaban formando y otros esperaban la camida.

Estábamos ahí y no nos dieron tiempo de nada, no tuvimos tiempo de meternos a la trinchera. Todo el mundo al suelo y de ahí me arrastré por el suelo hasta la trinchera. De ahí pa lla nos lanzaron granada de mortero y toda esa vaina. Todos nosotros no podíamos hacer nada, nada, no...

De la parte de la cancha, hacia el río y por toda la base metieron dinamita. Por todas partes nos atacaban y no podíamos salir porque todo estaba minado.

Yo me sentía orgulloso peliando, yo pelié en forma verraca, yo como soy escolta de mi Capitán Mazo, el comandante de nosotros, yo pelié fuertemente. Me di gusto matando guerrilleros y pues ahí en el enfrentamiento creo que murieron muchos.

A mis compañeros les decía con moral que pa lante, vamos es a hacerle. No vamos a dejar matar a la tropa aquí. Vamos a peliar como pelean los hombres.

Mi Capitán murió en el momento en que estábamos buscando la forma de salir de ahí porque estaban lanzando mucha granada de mortero, entonces nosotros como estábamos atrincherados era peligroso que nos cayeran las granadas y nos mataran a todos ahí amontonados.

El tiro mortal a mi Capitán fue en la parte inguinal. Me gritó Villa, me dieron, a mal tiempo . Ahí no se pudo hacer nada. Inmediatamente le quité el fusil y seguí avanzando y buscando la salida... en ese momento me dieron el tiro en la pierna y quedé invalido. No pude hacer nada más. Hasta ahí fue cuando quedé en frente de la guerrilla .

Villa cierra los ojos y narra cómo un compañero suyo lo rescató. Venga le ayudo, lanza , le dijo. Y él respondió: ...No, no, no me puedo mover, estoy muy mal .

A las tres de la madrugada del sábado un grupo de infantes de la marina se desplazó de Puerto Leguizamo al muelle de La Tagua con el objeto de desplazarse por el río Putumayo hasta Las Delicias y acudir a la ayuda de los militares heridos.

Pero a las 11 de la mañana, en Puerto Boy, a 20 minutos de la base atacada por la subversión, fueron emboscados por guerrilleros que se encontraban parapetados en ambas orillas del río. (Ver nota anexa).

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.