Secciones
Síguenos en:
DESCENTRALIZACIÓN

DESCENTRALIZACIÓN

Se dice en el antiguo refrán: aquestos polvos traen estos lodos lo que, en virtud de la infalible sabiduría popular, quiere expresar que todo cuanto se hace ha de tener resultados en el futuro.

Gracias a nuestra herencia política y cultural hispánica siempre hemos tenido tendencia a centralizar en la gran metrópoli la vida de la nación y así como en España para ir de Sevilla a Barcelona hay que pasar por Madrid, en nuestra Colombia para hacer la mayoría de los trámites hay que rendir culto a Santafé de Bogotá (como la rebautizó la inteligencia increíble de Jaime Castro, quien no contento con decir una palabra le puso tres a su ciudad). Y lógicamente esta macrocefalia gubernamental hubo de traernos la natural antipatía hacia la capital y de paso hacia sus habitantes que si bien se las traen, también es cierto que tienen algunos elementos ejemplares que sacan la cara por el país --como Carolina Gómez o Katty Sáenz para no alargar la lista-- y no merecen tanto resentimiento...

Pero, vamos al grano. La descentralización es una buena idea, sin duda. Lo que ha estado mal y está ocasionando deterioro del manejo de la cosa pública es la improvisación con que se está desarrollando. No es posible que se ponga en manos de personas impreparadas cuantiosas sumas que en su cerebro sin formación mayor que digamos, les parecen astronómicas y que, obviamente, se les hacen incontrolables y desde luego, muy provocativas.

No es más que elemental lógica deducir que quien a duras penas ha hecho un bachillerato colombiano (que no es el mejor por cierto) no se le puede obligar a entender derecho constitucional, derecho administrativo, contabilidad de presupuestos, detalles de contraloría, etc. Entonces, es apenas resultado de esos polvos: el barro del peculado técnico, por apropiación, por mil razones y con llevar a la cárcel al culpable no se hace más que poner el parche sin curar el grano. Eso, sin agregar que, por lo general, son simples títeres de los gamonales y de los grandes caimanes de la política profesional. Que los empujan a cometer ilícitos basándose en su ignorancia y para dejarlos luego montados en el burro. En ese momento, si te vi no me acuerdo...

Para que la descentralización, que es benéfica y razonable en cuanto a idea política y administrativa resulte, es, ante todo, necesario que los señores dueños del territorio político nacional dejen de ordeñar por terceras manos o por interpuesta persona que se decía antes o por testaferros que decimos en estos días. Porque en Colombia, desde la Colonia hasta hoy, siempre los mandamás de la política han tenido a su servicio una pléyade de ignorantes satisfechos con los mendrugos que les tiran y que ponen las manos en el fuego para sacar las castañas que ellos se comen mientras se sientan cómodamente en las corporaciones públicas para legislar en bien de la nación , como tienen el cinismo de declarar a la prensa. Pobres inocentes que cada semana sufren los rigores de un buen apartamento o un buen hotel en Bogotá por dos o tres días (que no las trabajan nunca según se ve por las sillas vacías que el canal 3 nos deja ver en las sesiones que transmite) mientras que a sus conmilitones se les enfrenta la opinión pública, la procuraduría, la contraloría y a veces el pueblo enardecido por la injusticia.

Descentralizar es una solución siempre y cuando se prepare a los funcionarios encargados de ponerla en práctica y por encima de todo cuando a los señores de la llamada clase política se les haga entender que la vaca es friable aunque tarde siglos en desmenuzarse.

Pero, digo yo, no será que ya en Colombia esos siglos han pasado?

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.