Secciones
Síguenos en:
DE DÓNDE VIENE EL ÁRBOL DE NAVIDAD

DE DÓNDE VIENE EL ÁRBOL DE NAVIDAD

Decorado con globos brillantes y multicolores, el árbol de Navidad que adorna la mayoría de los hogares del mundo entero, nació en Alsacia, región del este de Francia, donde la tradición ya estaba registrada en textos del siglo XV. La primera mención francesa del pino de Navidad aparece en 1521 en las cuentas de la ciudad de Selestat. El árbol está citado en un texto lacónico conservado con orgullo por los archivos municipales de esta pequeña ciudad alsaciana, que consagra muchas exposiciones e investigaciones al rey de los bosques .

Del otro lado del río Rin, la ciudad alemana de Friburgo posee un documento algo más antiguo que da cuenta de la misma tradición.

Pero desde la mitad del siglo XVI, la costumbre de cortar un árbol verde para Navidad ya debía estar bien implantada, puesto que el 17 de diciembre de 1555, los concejales de Selestat se sienten obligados a prohibir el talado de los árboles so pena de castigos. Lo que prueba que la traición ya estaba causando estragos en los bosques vecinos.

La prohibición se transforma poco después en reglamentación: los guardabosques de Kintzheim, que dependían de Selestat en esa época, reciben en 1557 dos chelines por cuidar los mais navideños y dos chelines por cortarlos . El mai (en alemán clásico mayen o meyen ) designaba al pino, siempre verde y como tal símbolo del crecimiento de la vegetación y de la regeneración.

El empleo de ramas de coníferas colgadas de las paredes para decorar las casas a fines de diciembre se remonta a la antigedad.

En el mundo occidental se perpertuó hasta el Renacimiento, aunque algunos humanistas hayan denunciado este gesto supersticioso, al que se le atribuían las virtudes de traer suerte y longevidad a los hogares.

El pino de Navidad, decorado con hostias y manzanas rojas, apareció en la Edad Media en los altares de las iglesias alsacianas como una representación del árbol del Paraíso árbol de vida en el misterio de Adán y Eva.

Poco a poco, los feligreses imitaron esta tradición y reemplazaron las ramas de pino demasiado paganas por árboles cortados, con la total aprobación de la Iglesia protestante. A lo largo de los siglos, la decoración del árbol navideño, que en un comienzo se limitaba a pequeñas manzanas y hostias, se fue enriqueciendo poco a poco con juguetes, regalos, flores de papel multicolores, angelotes, estrellas de papel metálico, velitas y, a partir de fines del siglo XIX, figuras de cera, globos y hasta cometas de vidrio soplado.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.