Secciones
Síguenos en:
RENUNCIAR SERÍA UNA COBARDÍA

RENUNCIAR SERÍA UNA COBARDÍA

El Presidente Ernesto Samper aseguró anoche que no renunciará a su cargo porque resultaría cobarde dejar al país en medio de la crisis.

Aseguró que en estas circunstancias tampoco suele abandonar a sus amigos y abogó por que el ex ministro de Defensa Fernando Botero, actualmente privado de la libertad, tenga derecho a un proceso rodeado de garantías y logre demostrar su inocencia.

Samper hizo estas reflexiones durante un fogueo ante seis periodistas, transmitido anoche por televisión y programado para evaluar su situación después del fallo inhibitorio proferido por la Comisión de Acusación.

Se abstuvo de responder tajantemente si hubo o no dineros del narcotráfico en su campaña, pues dijo que prefiere que esa respuesta la dé institucionalmente la justicia.

Dijo que no ha sometido su permanencia en el cargo a un referendo porque está seguro de que cuenta con un apoyo popular que se expresa a las claras en sus frecuentes giras por el territorio nacional.

Se declaró sorprendido de que algunos de sus opositores se rasguen las vestiduras cuando hablan del tema del narcotráfico, pues señaló que para nadie es un secreto que las mafia ha permeado sectores vitales del país durante los últimos quince años.

Cuando le preguntaron por qué razón aceptó ir a la casa del periodista Alberto Giraldo a pactar una adhesión política, cuando éste había aceptado ya públicamente sus nexos con el cartel de Cali, respondió: Los asistentes a la reunión no supimos al comienzo que se trataba de la casa de Alberto Giraldo .

Los siguientes son algunos de los principales apartes de su fogueo ante los periodistas Cecilia Orozco, Rafael Santos, Yamid Amat, Juan Gossain, Darío Arizmendi y Roberto Pombo: Cecilia Orozco: Qué responsabilidad asume usted ante las graves irregularidades que hubo durante su campaña? En que se equivocó usted personalmente? Yo no digo que no hubo equivocaciones en la campaña. Reconozco que faltaron controles éticos para vigilar el ingreso de todos los dineros durante la campaña. Pudieron fallar esos controles éticos. En segundo lugar, creo que nos equivocamos y lo voy a decir de frente al país, sin ningún reato, al nombrar al tesorero. Creo que es una equivocación de la cual estamos conscientes y la reconozco.

Usted admite ante el país que, al menos a través de Santiago Medina, entraron dineros del narcotráfico en su campaña? No, lo que digo es que nos equivocamos al nombrar al tesorero por las muchas evidencias que conoce la opinión pública. Ese tesorero es una persona que tenía una hoja de servicios a campañas liberales, pero reconozco que nos equivocamos.

Yamid Amat: Hubo o no con su consentimiento, sin su consentimiento, con su conocimiento o sin su conocimiento, dineros del narcotráfico en su campaña? Desde el comienzo de este proceso yo tomé la decisión de que fueran las autoridades judiciales del país las que investigaran no solamente la presencia de los dineros del narcotráfico en mi campaña, en las campañas, sino también las responsabilidades personales, los montos, las cuantías y los modos a través de las cuales esos dineros hubieran podido entrar. Yo mantengo esa posición porque creo que lo mejor le sirve al país es que se establezca la verdad sobre estos hechos. Pero que se establezca a través de las autoridades judiciales, a través de las autoridades colombianas establecidas en la ley, en la Constitución, para poder llevar a la verdad. Yo fui la persona que solicité la primera investigación sobre estos hechos. Después la reiteré y posteriormente sometí mi conducta a la Comisión de Acusación de la Cámara, que es mi juez natural, para que de la misma manera estableciera mi posible vinculación a estos hechos de la campaña. De golpe sería para mí más fácil decir sí si hubo. Yo no lo he hecho porque tomé una vía que creo es la que le corresponde al Presidente de la República que es decirle a la Fiscalía investigue, como lo está haciendo, con el apoyo del Gobierno, sin obstaculización, y decirle a la Comisión de Acusación investigue, como lo hice, hasta llegar a lo que se conoció la semana pasada.

En consecuencia, usted parte de la base de que sí hubo? De dónde saca esa conclusión? No sea marrullero. Partimos de la base es de que están funcionando unas autoridades, unos mecanismos de investigación, que están teniendo un curso. Decir alegremente sí hubo , implicaría hacer un prejuzgamiento que de golpe le pueden hacer daño a una serie de personas que yo considero inocentes y que están tratando de probar su inocencia dentro de esas mismas investigaciones.

Darío Arizmendi: El señor Vicefiscal ha dicho públicamente que sí hubo dineros del narcotráfico en su campaña y prácticamente hay un convencimiento público de que ingresaron esos dineros. Usted qué responde? Si el señor Vicefiscal lo ha dicho quiere decir que anticipó el juicio que se está realizando y, hasta donde yo sé, los juicios no han terminado, los juicios se están realizando, están todavía recaudando las pruebas correspondientes y, repito, la decisión no es si hubo o si no hubo, sino, si hubo, a través de qué mecanismos, a través de qué personas y con qué responsabilidades. Les voy a decir algo más, lo que se ha recaudado en el proceso de la Comisión de Acusaciones es sorprendente respecto de lo que ha conocido la opinión pública y por eso estoy seguro de que el Fiscal, que es una persona proba, acumulará las evidencias que se pudieron allegar a la Comisión de Acusaciones para que haya una verdad absoluta sobre este caso, que es lo que le interesa a todo el país, empezando por el Presidente de la República.

Moral y políticamente, qué alcances se le pueden dar a sus palabras señor Presidente, de que sí hubo dineros del narcotráfico fue a sus espaldas? Los alcances que precisó la Comisión de Acusaciones después de cuatro meses de investigaciones en que yo me sometí a todo tipo de escrutinios, se realizaron todo tipo de pruebas, se tomaron más de 27 testimonios, hay más de 2.000 páginas en el expediente. Yo creo que esa es la certidumbre que en relación con mi conducta avala, además de la verdad, el comportamiento mío frente a los hechos de la campaña.

Juan Gossaín: Señor Presidente, qué es lo que está pasando en Washington? El presidente Clinton y el Zar Antidrogas lo felicitan a usted públicamente, pero uno de los vicecancilleres dice que la investigación de la Comisión de Acusación no fue seria, esta noche (ayer) otro vicecanciller norteamericano dice que las declaraciones de Gelbard no reflejan la posición del Presidente de EE. UU. En medio de tantas contradicciones cómo puede Colombia manejar sus relaciones con los Estados Unidos? Esa pregunta se la pasaría encantado al Embajador de Estados Unidos. Yo tengo la misma incertidumbre que usted y seguramente la tienen los colombianos respecto a estos hechos, pero hay que entender que cuando se están manejando unas relaciones que de cierta manera están narcotizadas, hay mucha sensibilidad en el manejo de los temas, hay muchas diferencias, muchas situaciones de desencuentro. Yo interpreto este episodio como una prueba más de que tenemos que seguir creando caminos de comunicaciones. Estados Unidos de todas maneras es un país muy importante para Colombia.

Lo que sí le puedo asegurar como Presidente de la República es que yo jamás permitiría que uno de mis funcionarios desautorizara un fallo a un juez norteamericano.

Hasta cuándo vamos a permitir que el destino de Colombia esté atado a la política doméstica de los Estados Unidos? A mí el tema de la certificación, por ejemplo, no me quita el sueño. Si es un problema de los Estados Unidos y el Embajador de ese país ha dicho claramente que eventualmente no pueden expedir la certificación porque hay problemas internos de Estados Unidos. Que arreglen sus problemas internos. Lo que sí les puedo asegurar es que, independientemente de esos problemas internos, Colombia seguirá combatiendo el narcotráfico porque es de convicción nacional combatir el narcotráfico, independientemente de lo que suceda en Estados Unidos. Colombia está ya muy grande como para que la pongan a pasar exámenes todos los años. Yo no voy a poner este país a pasar exámenes ante ningún país del mundo, pero tampoco vamos a bajar la guardia la lucha contra el narcotráfico porque nos interesa por seguridad nacional.

Rafael Santos: Presidente, si en algún momento llegara a la convicción de que su permanencia en la Presidencia se ha convertido en un factor de perturbación económico, político y social y que su eventual retiro facilitaría una salida de esa crisis, pensando en Colombia usted renunciaría? Esa reflexión me la hice muchas veces en los últimos cuatro meses. Y siempre llegué a una conclusión: sería un acto de cobardía renunciar. Yo no voy a dejar al país en medio de una crisis y siempre lo dije claramente: salgo de Palacio muerto o con la frente en alto y eso es una convicción de principios que tengo. Durante estos cuatro meses me la reiteré muchas veces y creo que muchas de las crisis eventuales que trataron de derivar algunas personas de la crisis política que vivimos pudieron crear situaciones explosivas o difíciles pero jamás pensé en renunciar, porque para mí eso no es un acto de patriotismo sino un acto de cobardía.

Por qué usted no sometió la permanencia suya en el poder a un referendo, al constituyente primario? Porque el referendo lo estoy haciendo cada semana. Salgo a la provincia y encuentro el afecto de la gente, leo las encuestas y leo que la gente mayoritariamente no quiere mi renuncia. Ahí está el plebiscito de la gente que permanentemente me pide que me quede. Por ejemplo, en las últimas semanas han llegado mensajes a la Presidencia de todas partes del país que no damos abasto para contestarlas. Para mí ese es el plebiscito.

Cecilia Orozco: Me parece que el gobierno norteamericano ha querido desviar el curso de las relaciones con Colombia hacia el Fiscal. Es decir, quiere el gobierno de los Estados Unidos que esas relaciones se manejen según las decisiones del Fiscal. Qué va a hacer al respecto? El gobierno de los Estados Unidos es algo muy complejo. Yo diría que puede ser cierta su afirmación en el caso de aquellas agencias del gobierno que están directamente interesadas en el problema de la lucha contra la droga. Esa costumbre es inveterada: ellos cogen dos o tres funcionarios y hacen alianzas con esos funcionarios... cosa que a mi no me parece bien. No hay un solo funcionario de mi gobierno que no esté comprometido con la lucha antinarcóticos.

Pero es que tenemos que desnarcotizar las relaciones. A mi me totea que cada vez que salgo al exterior me hablen de Colombia solamente en términos de droga. Colombia es mucho más que droga y queremos una buena relación comercial con Estados Unidos.

Yamid Amat: ... Usted tiene que aceptar que hay una gran duda nacional sobre si hubo o no dinero del narcotráfico en su campaña. Es marrullera Noemí Sanín o lo fue Juan Manuel Santos o el vicefiscal Salamanca o Gelbart o funcionarios muchos de los Estados Unidos, que han objetado el fallo inhibitorio de la Comisión de Acusación, cuando preguntan si hubo o no hubo...? Pero es que yo los acompaño en la duda. Es que, repito, yo soy el primer interesado en que se conozca la verdad. Lo que quiero es que esa verdad se conozca de una manera institucional. Por eso he estado durante los últimos meses de que funcionen las instituciones. Algunas personas han dicho que aquí lo que hay es una crisis institucional. Pero yo creo que esto ha sido bueno para el país y que el país ha salido fortalecido de este proceso. Y lo digo con convicción: aquí han funcionado los jueces, han funcionado los investigadores... el gobierno ha estado funcionando, a pesar de que muchos no lo reflejen en los medios de comunicación. Esto lo que ha ayudado es a consolidar la democracia y la institucionalidad.

Yamid Amat: que esté detenido Fernando Botero, es una gran injusticia o una gran justicia? Creo firmemente en la inocencia de Fernando Botero y lo único que pido para él es que le brinden la misma oportunidad que yo tuve, dentro de unas condiciones de debido proceso, de probar su inocencia.

Darío Arizmendi: Para muchas personas el problema no es si hubo o no hubo dineros del narcotráfico en la campaña, sino si usted sabía que esos dineros estaban ingresando. Qué actitud asumiría usted frente al país si el día de mañana se llega a comprobar que esos dineros entraron a su campaña bajo su consentimiento? Usted me está poniendo una pregunta facilísima... Es que la persona que puede decir que no tenía conocimiento de eso soy yo, porque yo loco si no he sido. La verdad es que no tuve conocimiento de ese ingreso y así lo demostré ante la Comisión de Acusaciones. Que alguno no haya aceptado el fallo... ellos querían una sentencia condenatoria; para ellos justicia era que me condenaran. Para mi justicia era que brillara la verdad y la verdad es que yo no tenía conocimiento.

Darío Arizmendi: Hasta dónde llega su amistad y su sentido de solidaridad con el ex ministro Fernando Botero? Hasta creer en su inocencia. Hasta pedir que se le garantice el debido proceso y hasta reiterar, hasta la saciedad, que yo no abandono a mis amigos en las épocas difíciles.

Juan Gossaín: Ayer, en un supermercado, una señora me dijo que le preguntara lo siguiente al Presidente: Usted cree que la gente le cree? Usted cree que la gente se siente satisfecha con el fallo de la Comisión de Acusación? Le contesto con una encuesta que hicimos. Después del fallo, aunque hubo mucho escepticismo en algunos sectores, la mayor parte de la gente... Hubo más gente que creyó en mis palabras más que en el fallo. Hay un fenómeno de credibilidad personal y eso es lo que me ha salvado durante estos cuatro meses. Mucha gente se apuntó a que el pueblo colombiano me quitara el respaldo, a que salieran las manifestaciones en mi contra... y no lo consiguieron porque la gente no solo cree en mi, sino también en el programa social que le estoy ofreciendo y que he venido cumpliendo.

Rafael Santos: Hasta mi hija de 6 años sabe que desde mucho antes de su campaña el periodista Alberto Giraldo, hoy detenido en la Modelo, tenía nexos y era testaferro de los Rodríguez Orejuela. El ha reconocido que son amigos personales. Yo me pregunto, cómo es posible que el candidato liberal y la persona que hoy rige los destinos de un país asediado por el narcotráfico, se reúna en la casa del señor Giraldo para negociar adhesiones políticas? Usted me mete en un tema que, de cierta manera, está cubierto por la reserva sumarial. Pero le contesto de una manera sencilla: creo que las personas que asistimos a esa reunión no sabíamos que se trataba de la casa de Alberto Giraldo, en ese momento. Pero además todo el país tenía, de una manera u otra, relación personal o periodística con Alberto Giraldo.

Rafael Santos: Presidente, pero un candidato, en un país tan inseguro, con la seguridad que usted tenía, no sabía para dónde iba... se mete en cualquier casa? No. Se arregló una cita, un encuentro, para protocolizar la adhesión del general Maza y eso fue finalmente lo que se vio y eso es lo que obra en el proceso y no lo escondí y no lo escondo.

Roberto Pombo: Hay rumores en el sentido de que el Gobierno habría prohijado el narcomico (...) y hay quienes dicen que el narcomico se habría promovido por el gobierno, pero a sus espaldas.

Eso forma parte de los rumores nacionales. El narcomico nació muerto. Desde varias horas antes, a través del doctor Horacio Serpa, el Gobierno fijó su posición sobre el tema del narcomico y esa posición la conoció también el Ministro de Justicia, que era el encargado de llevar la voz oficial, y la conoció el Fiscal General de una manera clara y perentoria. Somos expertos en matar ese tipo de micos: llevamos cinco micos muertos. El mico quedó bien muerto y así tomamos la decisión, porque no queríamos que en Navidad quedara un mico medio moribundo, transitando por los pasillos del Congreso, porque hubiera asustado a los niños del vecindario.

Cecilia Orozco: Hoy es la segunda vez que usted lo dice: termino mi período o me sacan muerto. Qué significa usted con eso? Se suicidaría usted? Esperaría que lo mataran? No. Lo que quiero es transmitirle al país la claridad de que yo estoy dispuesto a continuar en el poder hasta terminar el período para el que se me eligió, al precio que sea. Porque estoy convencido de mi honestidad, porque estoy convencido de la legitimidad de mi gobierno es que manifesté eso en un momento de crisis para demostrarle a la gente que yo no estaba negociando con el poder, ni estaba negociando con el mandato que me confirió de una manera clara e inequívoca que me llevó al poder.

Usted ha llorado en algún momento? Yo soy poco llorón pero... quizás una vez. Una vez que mi hijo hizo un ensayo para el colegio y me lo dedicó y decía: A mi papi, que está haciendo tanto por el país aunque nadie lo crea . A mi eso me derrumbó porque era un poco la manera como él expresó lo que le estaba afectando la crisis; se me aguaron los ojos, tal vez fue la única vez que me derrumbé afectivamente.

Yamid Amat: Usted dijo hace un momento, refiriéndose a Fernando Botero, yo no abandono a mis amigos , esa afirmación suya es acaso una corrección que usted asumió frente a hombres como Santiago Medina, costara lo que le costara? Quizá sí, quizá se establezca una diferencia muy clara entre los dos, usted lo ha dicho. Muy clara, creo que no necesito ni siquiera explicarle a la opinión.

Tal vez no me entendió la pregunta. Cuando usted dice yo no abandono a mis amigos , es que, le quiero afirmar, Santiago Medina dijo lo que dijo porque él me abandonó...

No, es que Santiago Medina no era mi amigo. Esa es la respuesta clara a su pregunta.

Pero era su tesorero.

Pero no necesita que sea amigo personal de uno para que sea mi tesorero.

Mejor dicho, él dijo lo que dijo porque usted no lo nombró embajador.

Ahí sí me perdí. A ver le aclaro. Para mí Fernando Botero no está en la misma posición del señor Santiago Medina. Para mí, Fernando Botero yo creo firmemente en su inocencia es una persona amiga; y cuando digo que no abandono a los amigos, lo que estoy significando es que frente a cualquier cosa que se diga yo lo estaré acompañando en ese proceso en el cual está de demostrar su inocencia.

Darío Arizmendi: Usted no abandona a sus amigos, pero por qué se demoró más de cuatro meses para visitarlo? Porque se demoró más de cuatro meses el fallo de la Comisión de Acusaciones. Así de sencillo.

Pero si no había salido el fallo...

Yo sabía que esa semana debía salir el fallo y me parecía un acto de oportunismo o de triunfalismo, como lo quieran decir, ir a visitar al amigo que estaba en problemas cuando yo ya estaba por fuera. Me pareció que la actitud caballerosa con un amigo era ir en vísperas del fallo y no haber ido antes para que no se pensara de ninguna manera que estábamos tratando ni él ni yo, de hacer ningún tipo de acuerdo en nuestros respectivos procesos.

Se dice que la reunión fue tensa, tirante, que duró más de cuatro horas. Qué le reclamó Fernando Botero a usted? Nada. Ni yo tampoco. Fue una reunión clara. No fue una reunión, pudiéramos decir social, o de chistes o de hablar de televisión o de los últimos libros. Fue una reunión en la cual hicimos una evaluación muy cruda, y no solamente sobre este caso, también hablamos de problemas en los cuales también hemos estado, digamos, inmersos los dos desde hace varios años. Problemas como el del orden público, las relaciones con Estados Unidos. La verdad, fue una reunión muy satisfactoria.

Juan Gossain: La semana pasada, dirigiéndose al país por radio y televisión, usted dijo que algunas personas en el proceso 8.000 se están rasgando sus vestiduras manchadas . A quién se refería con vestiduras manchadas? Al presidente Gaviria, al ex presidente Pastrana Borrero? Cuáles son sus relaciones con el presidente Gaviria? A quién se refería usted? Nadie en este país puede afirmar válidamente que el narcotráfico no ha tocado o tratado de tocar muchas actividades. Si algún problema ha tenido este país es la forma como el narcotráfico durante los últimos 15 años ha tratado no solamente en las actividades políticas, también en las actividades comerciales, económicas, turísticas, agropecuarias. Durante cuatro meses yo vi cómo personas se rasgaban las vestiduras por lo que estaba sucediendo cuando yo internamente sabía que muchas de esas personas, y no las voy a colocar en la picota pública, de alguna u otra manera habían sido víctimas de esa infiltración social y económica que hemos vivido del narcotráfico. Por eso agregué que yo sé que esa cruz que estoy llevando es una cruz que no me pertenece. Pero yo estoy convencido de que si Colombia hace ese acto de contrición, va a ser capaz de salir del problema del narcotráfico. Soy optimista y quiero transmitirle ese optimismo al país, pero tenemos que hacerlo sobre la base de decirnos la verdad; de dejar el fariseísmo, dejar la hipocresía, de no seguir con la regla esa de yo no me meto con nadie para que nadie se meta conmigo, este es un problema tan grave que nos concierne a todos los colombianos. Tenemos que afrontarlo con esa decisión, con esa sinceridad, con esa honestidad.

Cuáles son sus relaciones hoy con el ex presidente López Michelsen que no se ha pronunciado para respaldarlo a usted, el doctor Gaviria que no lo ha respaldado a usted, sólo el doctor Turbay lo ha respaldado públicamente.

Primero, ya pasamos la época en que teníamos que convocar a todos los ex presidentes para que el sistema no se derrumbara. Yo creo que en este momento los apoyos que yo he estado recibiendo son los apoyos de la gente, de los sectores económicos, de los sectores sociales; mis relaciones con el doctor Gaviria son las relaciones que permiten las circunstancias en que él se encuentra en este momento. Son unas relaciones tan distantes como pueden ser las relaciones que se establecen entre el presidente de Colombia y el secretario general de la OEA... el vive en Washington y yo en Bogotá: Rafael Santos: Presidente, si yo estuviera en sus zapatos y si a lo mejor compartimos el mismo criterio de amistad, cómo hace usted para conciliar el sueño si sabe que, a pesar de su larga amistad social y política con su mano derecha, el ex ministro Fernando Botero, y a pesar de la lealtad que le ha mostrado, él termine siendo el chivo expiatorio y casi el único responsable del nivel alto de su campaña, de que hubiese entrado plata del narcotráfico? Usted me plantea una hipótesis que yo no acepto. Usted me plantea la hipótesis de que él es culpable y de que va a terminar siendo condenado. Cuando yo la premisa sobre la cual me muevo es que es inocente y que, por consiguiente, va a terminar exonerado. Por eso no le puedo contestar la hipótesis, porque sería como si usted me pregunta: Qué hace si el día de mañana nos invade la Unión Soviética? . Yo descarto la hipótesis.

Roberto Pombo: Si usted pudiera devolver la película y decir yo, Ernesto Samper, candidato liberal a la Presidencia de la República, angustiado porque me va a ganar el candidato conservador, hubiera podido hacer algo para no entrara dinero del narcotráfico, usted cree que sí se hubiera hecho algo, eso se hubiera evitado? Yo pensaba, desde hace dos años, que tenía que hacer algo y fue lo que exactamente hice: expedí un código de ética, nombré un fiscal ético...

Que no funcionó...

Ojo, no sabemos... es que ustedes no pueden partir de la posición de que ya todo está demostrado. Ahí es donde tenemos una diferencia de fondo.

De monto...

De fondo, no de fondos. Entonces pienso que esos controles funcionaron. Ahora, si fueron o no suficientes, acepto esa discusión. Pero permítanme no solamente devolver la película, sino anticiparla. Yo creo que este país, hacia adelante, y se lo digo a los próximos precandidatos, porque yo estoy fuera del mercado, deberíamos ponernos de acuerdo para establecer unas leyes que evitan que nunca más pueda suceder la pesadilla que nos ha sucedido a nosotros; que le Estado financie íntegramente las campañas presidenciales, que se establezcan controles legales, que se establezcan todo tipo de filtros para que no suceda esto.

Yamid Amat: Tengo la información de que el Gobierno de los Estados Unidos va a tomar algunas retaliaciones contra Colombia en materia de visas y tengo la información de que el Gobierno norteamericano le solicitó a su Gobierno, cuando iba a haber cambio de cúpula militar, retirar al general (Camilo) Zúñiga como comandante de las Fuerzas Militares. Y tengo una información de que el gobierno norteamericano le va a suspender su visa para ir a los E. U.

La primera parte es absolutamente falsa. Jamás aceptaría yo como Presidente, y supongo que jamás lo intentarían los Estados Unidos, como Gobierno, sugerir ningún tipo de cambio en la cúpula militar. Para mí sería inaceptable. No tengo conocimiento del segundo aspecto, el de la visa. El general Zúñiga es el comandante supremo de las Fuerzas Armadas, goza de la total confianza del Gobierno y del total respaldo de las Fuerzas Armadas.

Darío Arizmendi: No se arrepiente usted de haber invitado al doctor Andrés Pastrana Arango a almorzar, y haber fracasado en su intento de meterlo al Gobierno.

No. Lo volvería a hacer si las circunstancias de crisis del país fueran las mismas que se vivieron entonces, cuando a raíz del asesinato del doctor Alvaro Gómez Hurtado consideré que tenía que mostrarle al país un gesto de conciliación con la persona con la cual me había enfrentado en las elecciones. Yo le ofrecí a él un espacio político; él prefirió ganar un espacio electoral, está en todo su derecho, lo respeto como Presidente, el es un ciudadano que merece mi respeto, pero si se volviera a presentar una situación de crisis volvería a hacer los gestos de conciliación con quien fuera necesario para demostrarle al país mi voluntad de reconciliación en momentos difíciles.

Juan Gossaín: Si Andrés Pastrana fuera el Presidente y Ernesto Samper, la oposición, cómo habría actuado usted ante el proceso 8.000 de Andrés Pastrana? No habría vacilado en solicitarle a Andrés Pastrana lo que he hecho como Presidente. Es decir, que sometiera la decisión a los cauces institucionales y que aceptara la verdad de los jueces.

Roberto Pombo: Recibió usted plata del narcotráfico para financiar su campaña política? No tengo conocimiento de ese hecho.

Roberto Pombo: Usted ha dividido el país en dos: los conspiradores y los que no. Quiénes son los que conspiran? Todos? Roberto Pombo: Algunos...

No. Yo he hablado de que hay una convergencia de odios. Han sido momentos muy duros, difíciles; pero, precisamente ahora, cuando ya ha salido el fallo de la comisión, cuando estamos en época de Navidad, quiero extenderle una mano a todas esas personas, decirles que como Presidente no guardo ningún rencor de lo que ha sucedido y, sobre todo, pedirles que nos pongamos a trabajar por Colombia. Lo que los colombianos quieren es que el Gobierno siga funcionando, y digo siga porque muchas personas piensan que el Gobierno como que estuvo en vacaciones durante la crisis. Nada de eso. Si alguna satisfacción tengo es que no le quité un solo minuto de mi agenda de Gobierno a la agenda de la crisis.

Yamid Amat: Usted tiene temor de que Fernando Botero hable? En absoluto. Estoy seguro que si él habla es para hablar sobre su inocencia y eso es lo que yo necesito, que se declare su inocencia.

Juan Gossaín: Por qué no aceptó una comisión investigadora distinta al solo Heyne Mogollón.

Esa no fue decisión mía. Fue una decisión que tomó la comisión de nombrar un representante investigador, pero igual me hubiera sometido a los 15 representantes investigadores.

Cecilia Orozco: Una palabra para definir a Santiago Medina.

No quiero definirlo.

Roberto Pombo: Se nos acabó el tiempo. Presidente, queda un minuto exacto, se lo regalo, dígale a los colombianos lo que quiera.

Este ha sido un proceso difícil. Entiendo que no es un proceso superado, pero ha sido un proceso en el cual han estado a prueba las instituciones colombianas. Como Presidente de todos los colombianos lo que más me preocupa es que este proceso termine por dividirnos a los colombianos, por eso en estas épocas de Navidad, de paz, de tranquilidad, reflexión, quiero renovar de manera categórica mi invitación a todos los colombianos a que trabajemos Unidos para sacar este país adelante. Colombia se merece ese esfuerzo. Los invito a esa tarea y les deseo a todos los colombianos, empezando por ustedes, a quienes les doy las gracias de haberme permitido cumplirle al país en hacer un escrutinio abierto sobre lo que ha sucedido, les deseo una feliz Navidad para ustedes, para sus familias, pero, sobre todo, para sus hijos, que es lo que tenemos que cuidar más en Colombia.

Samper convenció Una encuesta telefónica realizada anoche después del programa arrojó los siguientes resultados: Sobre una base de 646 entrevistados, 238 dijeron haber visto el programa. Es decir, tuvo una audiencia del 37 por ciento.

De las personas que lo vieron, el 65 por ciento dijo que el Presidente lo convenció. El restante 35 dijo que no.

La imagen del Presidente se disparó sustancialmente: el 58 por ciento dijo tener buena imagen del primer mandatario; el 28 por ciento dijo que regular y el 14 por ciento dijo que mala.

La encuesta la contrató EL TIEMPO con la firma Yankelovich y Acevedo Asociados. Se realizó telefónicamente en Bogotá, Medellín y Cali.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.