Secciones
Síguenos en:
CAYÓ LA MÉDULA DE LA RESOLUCIÓN 200

CAYÓ LA MÉDULA DE LA RESOLUCIÓN 200

La polémica Resolución 200 expedida en febrero de este año por la Superintendencia Bancaria se quedó sin su espina dorsal. Había sido la hija consentida del superintendente Jorge Castellanos Rueda, pero también la norma más cuestionada por las entidades vigiladas. Un fallo del Consejo de Estado proferido el jueves de la semana pasada anuló el artículo 18 de la Resolución 200, precisamente el que mayor controversia había causado entre las compañías de seguros, corporaciones financieras y fiduciarias, principalmente.

Aunque la Resolución 200, como tal, sigue vigente, es decir continúa la valoración del portafolio a precios de mercado, quedó sin valor uno de los objetivos buscados por la Superbancaria al expedir dicha Resolución. Hubo demasiada ambición por parte del superintendente , afirmó una fuente consultada.

El artículo anulado (el 18), obligaba a las entidades a registrar la valoración de sus portafolios en la cuenta de pérdidas y ganancias, lo que antes se hacía en la cuenta de superávit por valorización.

Para las entidades vigiladas por la Superintendencia Bancaria, valorar sus inversiones a precios de mercado, tal como lo ordena la Resolución 200, sigue siendo una medida sana, sin embargo consideran que las variaciones resultantes de dicha valoración se deberían contabilizar en la cuenta de superávit por valorización (patrimonio) y no en el estado de pérdidas y ganancias del período.

Según el fallo de la Sección Cuarta del Consejo de Estado, en adelante estas variaciones se llevarán de nuevo al patrimonio.

La decisión tiene mayor impacto para las empresas con inversiones en renta variable (acciones) aunque incluye renta fija. Con la anulación del artículo 18 se beneficiarán principalmente las compañías de seguros, las corporaciones financieras y, en general, aquellas entidades cuyos portafolios presentan inversiones calificadas como negociables.

Exceso de atribuciones Pero por qué se cayó el artículo? Sencillamente porque el superintendente Castellanos Rueda se excedió en sus facultades.

Dice la ponencia de la sección cuarta de la Sala de lo Contencioso Administrativo que las normas de carácter tributario fueron contrariadas por la respectiva Resolución. En otras palabras, el superintendente violó las normas tributarias que lo obligan.

La Resolución 200 en su artículo 18 causó efectos tributarios, pues al obligar a las entidades a llevar la variación de las valoraciones al estado de resultados, generaba más ingresos que a su vez tienen un efecto tributario.

Los criterios fiscales de realización del ingreso y el concepto de renta bruta y líquida son contrariados por la Resolución, dice la consejera ponente Consuelo Sarria Olcos.

Aunque en su defensa el representante de la Superintendencia Bancaria argumenta que sus normas no tienen efectos fiscales, la Sala consideró lo contrario. La contabilidad hace parte de lo fiscal.

En otros términos, si la contabilidad le dice a una empresa que tiene que llevar a las utilidades nuevos valores, indirectamente la está obligando a pagar más impuestos. Es decir tiene alcance tributario.

La polémica Frente a la medida anulada hay diversas opiniones. Mientras algunos expertos en el tema consideran que la valoración de mercado tiene que ir a la cuenta de resultados, otros defienden la teoría del patrimonio.

Para el ex superintendente de Valores, Luis Fernando López Roca, el hecho de que vaya a la cuenta de resultados en sí mismo no es malo. En legislaciones de otros países opera así, es decir, que no es antitécnico.

Sin embargo, considera que lo inconveniente de la Resolución 200 era el régimen de transición. Yo soy partidario del método prospectivo reconocido en el artículo 61 del Decreto 2649 del 93, que dice que cuando se saquen las valoraciones contables se aplicará este método, es decir hacia el futuro .

Vale señalar que otro método utilizado es el acumulativo que fue por el que optó la Superintendencia Bancaria. Esto fue criticado por muchos empresarios que tenían inversiones muy viejas en el tiempo y que por la Resolución 200 generaron grandes diferencias que debían llevar al estado de resultados.

Uno de los más fuertes opositores a la medida fue precisamente la compañías Suramericana de Seguros cuyo portafolio de inversiones se ha formado durante cincuenta años.

Inapelable El fallo proferido por el Consejo de Estado es inapelable y definitivo. Es decir se espera que la Superintendencia Bancaria expida una reglamentación para aclarar el procedimiento a seguir en adelante, pero no puede de ninguna manera variar la norma.

Lo probable es que en el período de diciembre el valor obtenido por la variaciones de las inversiones vuelvan al patrimonio. Y las variaciones de las inversiones que se aplicaron al estado de pérdidas y ganancias desde el momento de expedición de la norma hasta cuando derogada por el Consejo de Estado, no se podrán echar para atrás.

El resto de la Resolución 200 queda en pie. Es decir, sigue vigente la medida que ordena a las compañías vigiladas por la Superintendencia Bancaria realizar la valoración de sus inversiones negociables a precios de mercado.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.