Secciones
Síguenos en:
CIVILICÉMONOS:

CIVILICÉMONOS:

Señor Director:

Por: REDACCIÓN EL TIEMPO
01 de septiembre 1996 , 12:00 a. m.

Muy de acuerdo estoy con el nuevo Defensor del Pueblo José Fernando Castro en que se busque la forma de que las trabajadoras sexuales no se pongan a procrear hijos, que muchas veces ni saben quién puede ser el padre. No solo a estas mujeres sino a las que viven en la calle sin tener esta profesión y a las gentes de muy pocos recursos.

Por lo anterior es que sufrimos de inseguridad. Desafortunadamente esta gente tiene hijos para botarlos a la calle a pedir limosna, a robar, a sufrir, a chupar boxer y fumar marihuana.

Vivo en el sector de Unicentro y este ya parece un San Victorino, entre las calles 116 a la 127 y la avenida 15 ya no se ven sino gamines, basura, niños pidiendo, acosando a la gente. Y esto para nosotros, quienes pagamos impuestos elevadísimos, es un verdadero calvario. Civilicémonos.

Ligia Méndez

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.