Secciones
Síguenos en:
OCÚPESE DE SU SALUD OCUPACIONAL

OCÚPESE DE SU SALUD OCUPACIONAL

Una cosa es que usted se mate trabajando y otra que su trabajo lo vaya matando. Pero cuando se desconoce la importancia de prevenir las enfermedades profesionales y los accidentes de trabajo, esto puede suceder.

Por: REDACCIÓN EL TIEMPO
01 de septiembre 1996 , 12:00 a. m.

Los riesgos profesionales, o sea la posibilidad de que suceda un accidente de trabajo o una enfermedad profesional, se encuentran en todos los lugares de desempeño laboral.

Hay factores de riesgo físicos (como el ruido), químicos (algunas sustancias peligrosas), ergonómicos (el uso de una silla inapropiada) o psicosociales (como un mal ambiente de trabajo)... , afirma Dorila Cepeda, médico especialista en salud ocupacional.

Aunque existen normas al respecto, reguladas no solo a través del Código Sustantivo del Trabajo sino de muchas leyes sobre salud ocupacional, que incluyen derechos y deberes tanto de trabajadores como de patronos, mucha gente desconoce estos principios.

Ignoran, por ejemplo, que toda empresa debe tener un comité de salud ocupacional conformado por representantes los patrones y los trabajadores, cuya función es encargarse de todo lo relacionado con medicina, higiene y seguridad industrial de la empresa.

Otras personas no creen necesario proteger sus ojos, si trabajan en fundición, o sus oídos, si laboran en sitios en donde se sobrepasan los niveles permisibles de ruido, para citar dos casos. Y no faltan aquellos que, aún conociendo los riesgos, consideran que están libres de todo peligro.

Hay quienes afirman que no se van a enfermar porque llevan años trabajando en lo mismo y nunca han sentido nada, mientras que su compañero que apenas ingresó hace un año ya se enfermó. Olvidan que las enfermedades profesionales son, generalmente, crónicas (de toda la vida) y que muchas veces los primeros síntomas se presentan al cabo de diez años o más de exposición , dice Cepeda.

También tiene que ver la dosis a la que ha estado expuesto, la concentración, la susceptibilidad individual y otros factores particulares.

Factores físicos He aquí un listado de algunos factores físicos que pueden representar un riesgo para la salud en el medio de trabajo y la forma de protegerse: - Ruido: Presente en la mayoría de industrias, provoca efectos auditivos y extraauditivos como sordera, insomnio, irritabilidad, lentitud e imprecisión en tareas intelectuales, fatiga, y conflictos en las relaciones sociales y familiares, entre otros.

La solución es utilizar protección auditiva y reducir el tiempo de exposición alternando labores diferentes.

- Vibraciones: Relacionada con el uso de pulidoras, ventiladores y elementos similares. Provoca adormecimiento de los dedos, lesiones articulares de muñeca, codo y hombro, alteraciones del sistema digestivo y de la columna vertebral, y disminución de la agudeza visual.

Se debe usar calzado con suela absorbente de vibraciones, cinturones, muñequeras y guantes acolchados.

- Exceso de calor: Común en empresas de fundición, calderas, siderúrgicas, entre otras. Puede ocasionar quemaduras, fatiga, agotamiento, cansancio, aumento de la circulación sanguínea, activación de las glándulas sudoríparas y deshidratación.

Se requiere ropa de trabajo ligera y de tejido que permita la liberación del calor; tratar de disminuir el esfuerzo físico con pausas de trabajo o mecanizando operaciones (uso de máquinas).

- Radiaciones no ionizantes: Industrias de fundición, soldadura, corte de metales, tratamientos térmicos de metales a altas temperaturas, exposición a rayos solares... Pueden causar lesiones en los ojos, especialmente en la córnea y la retina, como conjuntivitis aguda y cataratas. También pueden causar quemaduras en la piel.

Hay que usar gafas con filtros de tonos muy bajos y otros elementos de protección personal.

- Radiaciones ionizantes (Rayos X): Pueden causar lesiones en la piel, fatiga, nauseas, vómito, alteraciones sanguíneas y daño en el sistema reproductivo.

Se deben usar delantales y guantes que tengan plomo, usar los rayos X a la hora que haya menos personal expuesto y emplear dosificadores individuales para medir la radiación recibida.

- Iluminación: Por déficit o exceso puede causar alteraciones visuales como fatiga, ardor, enrojecimiento, trastornos de refracción, accidentes de trabajo, cansancio y agotamiento.

- Humedad: Susceptible de producir alergias, afecciones en la piel y problemas respiratorios.

Fuera de estos factores físicos usted está expuesto a muchos otros riesgos. Por ejemplo, químicos, como sustancias usadas en industrias en forma de humos, gases, vapores, líquidos y partículas.

Dependiendo de la vía de entrada al organismo (inhalada, digestiva o por contacto) puede ocasionar tos, rinitis alérgica, asma, afecciones respiratorias, queratoconjuntivitis, osteoporosis, intoxicaciones agudas, perforación del tabique nasal, enfisema, dermatitis, alteración del sistema nervioso y somnolencia, entre otras.

Lo mejor es usar máscaras de protección respiratoria o respiradores específicos.

Para trabajadores 1. Si nota que su salud ha desmejorado y que hay una relación directa de esta situación con su trabajo, no dude en consultar. Quizás deba cambiar de puesto o simplemente usar un elemento de protección.

2. Si requiere de estos elementos de protección, úselos.

3. Si trabaja frente a un computador (emiten radiaciones), ubique el aparato paralelamente en los sitios de entrada de luz natural y use filtros en el equipo, además de una silla ergonómica.

4. Si trabaja en minas, canteras, construcciones y en general está expuesto a recibir golpes en la cabeza por la posible caída de elementos pesados, debe usar casco de seguridad.

6. Si tiene el cabello largo y trabaja alrededor de maquinaria o donde se preparan comestibles y drogas deben usar cofia (gorro).

7. Si trabaja en sitios en donde está expuesto a proyección de partículas o fragmentos use anteojos y protectores de pantalla.

8. Para las manos puede usar guantes de caucho, si trabaja con electricidad; de cuero grueso, si va a fundir, clavar, cintar, manejar rieles, durmientes o material que contenga astillas.

9. Para proteger los pies, a veces se requiere calzado de seguridad, especialmente si trabaja con objetos pesados, o calzado dieléctrico (aislante) si trabaja con electricidad; botas de caucho de caña alta o de caña mediana, para labores en lugares húmedos o en el campo, entre otros.

En fin, cada labor tiene sus propias condiciones. No lo olvide. Y además, tenga estas otras precauciones: - No consuma alimentos en los sitios de trabajo porque puede descuidar su labor y ocurrir un accidente. También porque las manos pueden estar contaminadas con químicos y usted los va a ingerir.

- No fume en los sitios de trabajo, mucho menos donde hay riesgo de explosión o incendio por materiales inflamables.

- No opere máquinas sin la suficiente destreza, ni ingrese sin autorización a sitios en donde estas estén funcionando.

- En todos los sitios en donde exista la posibilidad de inhalar cualquier químico, sea gas, vapor, humo, niebla o partículas, utilice protección respiratoria.

- Recuerde que la banda ajustable del interior del casco establece un espacio entre el este y la cabeza, considerado como amortiguante, no la retire ni guarde nada en su interior.

Para el empleador 1. Al ingresar a una empresa debe dar a sus empleados una completa inducción y una explicación sobre los riesgos a que están expuestos.

2. No olvide los elementos de protección para sus trabajadores: cascos, gafas, delantal de plomo y en general ropa de trabajo adecuada según los riesgos y la naturaleza del trabajo que realicen.

3. Establezca su programa de vigilancia epidemiológica específico para factores de riesgo.

4. Según los factores de riesgo de su empresa, no olvide que debe hacer a sus empleados exámenes periódicos, sea de audiometría, agudeza visual o espirometría (función pulmonar), entre otros.

5. Organice el trabajo de forma que reduzca el tiempo de exposición del trabajador mediante control de turnos.

6. Recuerde que el primer paso es reducir el factor de riesgo en la fuente: por ejemplo, si una fábrica tiene máquinas que emiten mucho ruido, la primera labor de la empresa es aislarlas o con ayuda de sus ingenieros reducir esos niveles al máximo. Esto se complementa con los elementos de protección para los trabajadores.

Si se trata de sustancias químicas, hay que asegurarse de tener una duchas y lavaojos, reducir el tiempo de permanencia de los trabajadores en ese ambiente contaminado y ofrecerles protección respiratoria.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.