LA CASA DE LA CULTURA

LA CASA DE LA CULTURA

La Casa de la Cultura de Montería nació como una iniciativa de un personaje folclorista e intelectual del Sinú, ampliamente conocido en el departamento: el Compae Goyo (Guillermo Valencia Salgado). Este había leído en la prensa de Bogotá el interés que Colcultura le estaba prestando a toda manifestación cultural, artística y literaria y de paso anunciaba aportes económicos para aquellas regiones interesadas en organizar sus casas de cultura.

12 de abril 1995 , 12:00 a.m.

El Compae Goyo , enamorado de todas esas cosas que dicen relación al espíritu, comenzó a tocar a las puertas de la Alcaldía de Montería y a las de la Gobernación de Córdoba con el ánimo decidido de interesar --como en efecto lo hizo-- a esos funcionarios de la época, preocupados más por la política que por una buena administración, más por la burocracia que por la cultura.

En esos primeros forcejeos --hay que decir la verdad-- muy poco se logró fuera de reunirse un grupo de ciudadanos entusiastas, firmar un acta y aprobar unos estatutos. Se necesitaron unos años más para que un gobernador amigo de las letras y del folclor, Alfonso de la Espriella Espinosa, le diera vida legal y económica --lo fundamental-- al importante proyecto del Compae Goyo . Porque no solo autorizó la entrega del inmueble de la calle 27, sino que por Decreto nombró a su primer director, el escritor José Luís Garcés González. Desde ese momento la Casa de la Cultura abrió las puertas al público iniciándose, asimismo, un momento trascendental y fecundo que, hoy en día, es evocado con nostalgia por escritores y artistas.

Allí, en esa casa vieja, que fuera centro educativo, comenzaron las tertulias literarias, los foros, las exposiciones, los concursos literarios, etc. Allí --si mal no recuerdo-- nació o se consolidó la idea del Túnel , uno de los centros literarios más renombrados de la Costa Atlántica. En esta primera etapa organizativa cabe destacar, igualmente, la labor entusiasta de un alcalde: Augusto Cabrales Gómez, quien, con Alfonso De la Espriella, fueron, sin duda, los gestores de la mencionada obra.

Sin embargo, a pesar de todo el entusiasmo de sus primeros organizadores, el presupuesto para su debido funcionamiento era exiguo. Lo que venía funcionando bien, pese a sus limitadas situación económica, se convirtió en lo que es hoy: una casa de fantasmas. Todo el esfuerzo, todo lo hecho con cariño y devoción, terminó con una obra que, en verdad, vale la pena sostener, cambiarle su fisonomía y transformarla para bien de la cultura cordobesa. Y aquí, precisamente, es donde puede intervenir el gobernador Buelvas Aldana. Si mal no recuerdo, en su programa de gobierno anunció que le daría prelación a la cultura en todas sus facetas. Es el momento, pues, para que el mandatario seccional entre a trabajar en bien de la cultura de su pueblo. Por mi parte, al fin y al cabo monteriano, me atrevería a insinuar algunos puntos para su consideración: 1o.) Remodelación del local en su totalidad.

2o.) Creación de la biblioteca de autores cordobeses.

3o.) Adquisición de cuadros de pintores cordobeses para adornar sus paredes. Se podría incluir una galería de directores de bandas de música regional.

4o.) Adquisición de un equipo de sonido moderno y discoteca de música clásica y popular con supremacía de la música autóctona; y, 5o.) Dotación de mobiliario para oficinas, aire acondicionado, ventiladores, etc. Y, más que lo anterior, buena voluntad de su director o directora para trabajar incansablemente.

Comparar ahora, después de todo lo dicho, la Casa de la Cultura de Montería, con la Casa de los Espíritus, de Isabel Allende, es una manera de mejor decir las cosas. Porque ya la gente ha comenzado a murmurar que allí espantan.... No será, acaso, José Luís Garcés, el Chema Vergara o el propio Compae Goyo, quienes a altas horas de la noche, alumbrados por espermas fantasmales, leen sus cuentos de terror, sus novelas de ficción o sus Poemas de Vida o Muerte ?

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.