TRAS LA PROTECCIÓN DE HUMEDALES Y BOSQUES

TRAS LA PROTECCIÓN DE HUMEDALES Y BOSQUES

Las zonas boscosas y marinas colindantes entre los departamentos de Chocó, Antioquia y Córdoba recibirán protección ambiental mediante convenio suscrito por tres corporaciones regionales.

12 de abril 1995 , 12:00 a.m.

El acuerdo fue adoptado por los directores de la Corporación Autónoma de los valles de los ríos Sinú y San Jorge (CVS), Jaime Torralvo Suárez; de Corporación Autónoma Regional del Choco (Codechocó), Jesús Lácides Mosquera y de la Corporación Autónoma de Urabá (Corpourabá), Miguel Angel Cárdenas.

El convenio está dirigido a la coordinación, planificación y gestión para garantizar el adecuado y racional manejo, administración y control de espacios biofísicos colindantes.

Cuenta con la participación del Ministerio del Medio Ambiente y tendrá una duración inicial de tres años para lograr una acertada orientación y destinación de los recursos técnicos, científicos y financieros disponibles en las corporaciones, así como los provenientes de aportes del presupuesto nacional, con destino a programas, planes y proyectos a desarrollarse en el área de jurisdicción de las tres entidades.

Jaime Torralvo, de la CVS afirmó que el área marina compartida por las citadas corporaciones representa un ecosistema susceptible de desarrollos alternativos con impactos altamente positivos en lo social y económico a nivel regional y nacional. Sin embargo, es preocupante el ritmo de acelerado deterioro ambiental causado por la influencia de elementos, tanto naturales como humanos, que afectan los espacios de vida referidos a la zona de desarrollo, restando posibilidades al ecoturismo y actividades de aprovechamiento sostenibles tales como la maricultura.

La serranía de Abibe, como frontera de CVS y Corpourabá, ha sido tradicionalmente sometida a procesos de colonización, descompensando su valía de oferta ambiental hidrográfica. Su geología y geomorfología acusan altos niveles de fragilidad, lo cual amerita propuestas muy cuidadosas de manejo.

El río Atrato, frontera entre Codechocó y Corpourabá, tiene un amplio paisaje de humedales que soporta una gran presión por una explotación forestal que se hace necesario revisar, a pesar de lo cual su riqueza en flora y fauna representa el mayor patrimonio nacional susceptible de procurar desarrollos de ciencia y tecnología.

Recordó Torralvo Suárez que en jurisdicción de Codechocó, Corpourabá y CVS, se encuentran los parques naturales Katíos, Orquídeas y Paramillo, los cuales requieren de un manejo especial tendiente a la creación de zonas de amortiguamiento tales que permitan fortalecer su posicionamiento internacional en materia ambiental.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.