PARALIZADO EL TRANSPORTE FLUVIAL

PARALIZADO EL TRANSPORTE FLUVIAL

El transporte fluvial en Barrancabermeja se encuentra semiparalizado luego de los combates que sostuvieron, el jueves, tropas de la Armada Nacional y guerrilleros del frente 24 de las Farc en la zona que comunica al río Sogamoso con el Magdalena. Un pescador resultó herido.

31 de agosto 1996 , 12:00 a. m.

Los transportadores se niegan a movilizar pasajeros por las rutas que llevan al bajo Magdalena (sur de Bolívar y la Costa Atlántica) argumentando falta de garantías ante las amenazas que los grupos guerrilleros han hecho sobre sus embarcaciones. Sólo se están cubriendo las rutas hacia Puerto Berrío (Antioquia).

Las poblaciones más perjudicadas por la situación son Puerto Wilches (Santander) y Magangué, San Pablo y Cantagallo (sur de Bolívar), donde se registra el mayor número de pasajeros por la actividad petrolera de la zona.

Las autoridades militares reforzaron la vigilancia para evitar atentados contra los remolcadores que llevan hacia Cartagena combustóleo.

El jueves anterior, los guerrilleros instalaron un retén fluvial en los límites entre Barrancabermeja y Puerto Wilches, y retuvieron tres embarcaciones que se dirigían hacia Magangué y San Pablo. Los pasajeros y tripulantes fueron devueltos al puerto petrolero en una barca.

Al reportarse la situación, las unidades de la Flotilla Fluvial asistieron al sitio de los hechos y se inició una confrontación armada que se extendió hasta la tarde.

Las embarcaciones no han sido recuperadas, porque al parecer los guerrilleros instalaron explosivos en su interior. Ayer no habían llegado los técnicos para desactivarlas.

Representantes de las tres empresas transportadoras de pasajeros de Barranca indicaron que los guerrilleros advirtieron a los motoristas que se trataba de un paro fluvial de cuatro días como represalia a la situación que se vive en los departamentos el sur del país.

Agregaron que los botes y chalupas, como norma preventiva, sólo reiniciarán labores el lunes próximo. A pesar de que nos perjudica, no estamos dispuestos a sacrificar vidas y la infraestructura de la empresa , dijo la administradora de Transporte Fluvial San Pablo, Matilde de Cortés.

Las pérdidas por lucro cesante en los cuatro días son estimadas en 45 millones de pesos. Entre tanto, los conductores de taxi de Barranca viven su verdadero agosto, pues quienes tienen que desplazarse hacia el sur de Bolívar están obligados a viajar hasta Puerto Curumuta, en jurisdicción de Puerto Wilches, y luego tomar un planchón que los lleve a la otra orilla y seguir vía terrestre a su destino.

Por una carrera en un expreso se están cobrando hasta 50.000 pesos. El recorrido aumenta en 90 minutos el viaje. Fuentes de la Flotilla Fluvial del Magdalena medio indicaron que la determinación de los transportadores de no viajar hacia la zona es responsabilidad de ellos, pues la Armada garantiza la seguridad por el río.

Unidades de la Flotilla y del Batallón 45 de Contraguerrillas Héroes de Majagual, realizaban ayer operaciones de rastreo en los límites entre Barranca y Puerto Wilches para detectar el grupo que instaló el retén fluvial y devolverle la tranquilidad a los transportadores.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.