Secciones
Síguenos en:
LOS VIDRIOS QUE ROMPEN

LOS VIDRIOS QUE ROMPEN

Inmersos en el tráfico matutino, los habitantes que se desplazan por la ciudad se distraen observando su barullo. A pie o en automóvil, recorren cuadras y cuadras que han repasado cientos de veces en sus viajes al trabajo. Edificios en piedra, casas de ladrillo, paredes de sobrios colores pasan desapercibidos ante sus ojos. Van ensimismados. Pero últimamente, en ciudades como Bogotá y Medellín, transeúntes y pasajeros encuentran en sus trayectos unas cajas de cristal de un azul o un verde intenso que los arrancan, repentinamente, de su ensoñación. Una ensoñación que tiene como fondo el rojo del ladrillo que predomina en sus metrópolis.

El vidrio de color, transparente o reflectivo, es la nueva tendencia en materia de fachadas para hoteles, edificios de negocios y oficinas del ámbito financiero. Una tendencia que ingresó al país con la apertura económica y que, a pesar de sus beneficios, ha generado más de una controversia.

Una opción nueva En Colombia, el empleo de los vidrios de colores se remonta a la década pasada, cuando se utilizaron sobre todo los grises y los bronces, pero los tonos atrevidos que hoy se ven ingresaron apenas en los 90.

Comenzaron a importarse de Estados Unidos, España, Alemania, Venezuela y Brasil, a petición de los arquitectos que reciben la influencia foránea a través de distintas publicaciones y viajes al exterior, explica José Mario Tobón, gerente de Industrias Lehner en Bogotá, que importa este tipo de vidrios. Este año se ha triplicado el número de proyectos que incluyen ese tipo de fachadas, con relación al año anterior , añade Tobón.

Constructores y arquitectos justifican esto con varias razones. Por un lado, los vidrios coloreados reducen la entrada del calor provocado por los rayos del sol, sin disminuir demasiado la luminosidad interior. Esto rebaja los gastos en aire acondicionado. Ventajas que se acrecientan si además son reflectivos.

La incidencia del ruido, la luz y la temperatura exterior varía de acuerdo con el tipo, el color y el espesor del vidrio que se utilice. Un vidrio sencillo absorbe y refleja menos calor, pero dejar pasar mayor cantidad de luz. Por el contrario, un vidrio laminado (dos vidrios unidos por una película, neutra, coloreada o reflectiva, en la mitad) protege mejor del clima y del sonido de afuera, aunque también reduce la luminosidad en el interior.

La rapidez en la instalación y la seguridad son otras dos ventajas que ofrecen este tipo de fachadas, que por lo general son flotantes. Por un lado, pegar los módulos a una estructura escondida o ensamblarlos dejando los perfiles a la vista requiere de la tercera parte del tiempo que se emplea en forrar la misma construcción con ladrillo, estima el arquitecto Louis Kopec. Por el otro, la película central del vidrio laminado permite que, en caso de un accidente, las piezas destrozadas queden adheridas a esta capa y no se desprendan en poniendo en peligro la vida de un peatón.

Tantos beneficios implican un costo. Un costo que alcanza en promedio 150.000 pesos por metro cuadrado instalado de vidrio coloreado reflectivo, mientras que la misma área en piedra bogotana cuesta cerca de 45.000 pesos y en ladrillo alrededor de 35.000 pesos.

Imagen de opulencia No obstante, pagar ese precio es, por lo visto, un gasto que vale la pena. Según Yesid Pinzón, diseñador de una torre que se construye en la zona financiera de Bogotá, además de las ventajas técnicas, estas fachadas de vidrio y espejos proyectan inconscientemente en los clientes una imagen de solidez, modernidad, sofisticación y eficiencia, que luce muy atractiva en edificios bancarios o de seguros.

Además, el color que se utilice le otorga identidad al inmueble y le permite destacarse en su contexto. Las posibilidades son incontables. Basta combinar dos vidrios de diferentes tonalidades y obtener un color nuevo. Color que se escoge teniendo en cuenta la imagen corporativa, el paisaje y el entorno del inmueble.

Pero, si bien es cierto que muchos miembros del gremio de la construcción están felices con el ingreso de estas nuevas opciones que permiten el desarrollo de diseños novedosos, hay otros que literalmente odian ese tipo de edificios.

Parecen policías de esos gringos que quieren intimidar a la gente , opina el arquitecto Louis Kopec, quien añade que aquí importamos las cosas y las metemos no importa dónde .

Sin embargo, Kopec coincide con otros arquitectos consultados en que no hay materiales malos sino mal utilizados. Por ejemplo, afirma Eric Holiday, si uno se va al extremo de utilizar colores muy chillones puede causar rechazo .

La moda, entonces, hay que adecuarla a las particularidades del sitio en que se utilice. Hay que hacerle digestión señala la arquitecta Sara María Giraldo. Combinar los vidrios coloreados con otros materiales podría ser una opción . Y eso es algo que, en algunos casos, se está utilizando. Vidrio con ladrillo, con mármol, con porcelanato.

Eso significa que al diseñar una edificación con este tipo de fachada, debe considerase ante todo el contexto en que se ubica.

Pinzón reconoce que una diversidad de propuestas puede agredir un sector con una tradición arquitectónica muy marcada (como Teusaquillo o La Candelaria en Bogotá), pero también argumenta que estos proyectos tienen su lugar en zonas en transformación o en lugares donde se conjugan diversos estilos.

A pesar de esto, muchos de estos templos de cristal se alzan por encima de su entorno y se convierten en los reyes del lugar. Coloridos protagonistas de vidrio que, súbitamente, arrancan a los habitantes de su ensoñación.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.