Secciones
Síguenos en:
UN PULSO PARA LAS PRESIDENCIALES

UN PULSO PARA LAS PRESIDENCIALES

La mayor tajada del parlamento para la oposición comunista y nacionalista, un trozo para los reformadores y una porción poco decorosa para el gobierno: así, si no sucede nada raro, parece que, cuando usted tenga este periódico en la mano, habrá votado este domingo un tercio de los rusos y otro tanto estará terminando de hacerlo. El tercio restante no se habrá tomado la molestia.

Las elecciones de los 450 diputados de la Duma (cámara baja) del parlamento ruso son como unas primarias para las únicas elecciones que realmente cuentan en Rusia: las de presidente, en junio de 1996.

El parlamento ruso tiene escasas potestades. Su cámara alta no es electiva sino integrada por jefes de repúblicas y regiones. Y el presidente tiene un poder comparable al de los zares o los secretarios generales. De los 43 movimientos que participan en la campaña legislativa sólo un puñado tiene posibilidades de sobrepasar el mínimo de 5 por ciento que la ley demanda para entrar al parlamento.

Rusia elige 450 diputados. La mitad de ellos, entre los 5.675 candidatos presentados por los partidos, en una única circunscripción nacional. La otra mitad en 225 circunscripciones locales, a las cuales los partidos han presentado 1.700 candidatos que concurren, además, con otros 1.000 independientes.

En total, los casi 105 millones de electores rusos tienen para escoger entre casi 20 candidatos por cada puesto. Este inmenso país votará en 94 mil mesas, de ocho de la mañana a diez de la noche. Y, cuando, en Latinoamérica amanezca, un tercio de los rusos, de Siberia y el Extremo Oriente, donde será ya de noche, habrá terminado de asistir a las urnas, mientras otro tanto, en la Rusia Europea, aún lo estará haciendo.

Partidos en disputa De los 43 movimientos que compiten sólo una decena tiene dinero suficiente para la herramienta fundamental que Rusia, al igual que Occidente, ha adoptado para estas lides: la televisión.

Los organismos y empresas encuestadores rusos son aún más jóvenes que el parlamentarismo. En el 93 todas, salvo una, se equivocaron de lejos en el resultado. Para este año, aunque todas afirman haber aprendido y la mayoría coincide en cuanto al ganador, sus datos difieren respecto a los demás.

En las encuestas gana de lejos, con entre 22 y 28 por ciento de los votos el Partido Comunista Ruso, remozado heredero del PCUS. Le siguen, con diferencias de varios puntos de por ciento, el movimiento reformista y democrático opositor Yabloko del economista Grigori Yavlinski, el grupo centrista cercano a los comunistas Mujeres de Rusia, y el aquí llamado partido del poder , Nuestra Casa Rusia, del primer ministro Viktor Chernomyrdin y buena parte del gabinete, todos con cifras que rondan el 10 por ciento de la votación.

Dos grupos nacionalistas les pisan los talones: el vencedor de las elecciones del 93, el Partido Liberal Democrático del fanático ultra-patriota Vladimir Zhirinovski, protagonista de docenas de escándalos, y el recién creado Congreso de Comunidades Rusas, con el tronante general Aleksandr Lebed y el burócrata en la sombra Yuri Skokov a la cabeza. Las encuestas les dan entre 5 y 7 por ciento de la votación Así pues, según las encuestas rusas, los 43 competidores quedarían reducidos, en el mejor de los casos, a una decena. Y en el peor, a cuatro o cinco grupos que, con menos de la mitad de la votación, se repartirían, por razones legales, la totalidad de los puestos en disputa.

La cosa, sin embargo, puede terminar presentando serias diferencias con los pronósticos de las encuestas. La victoria de los comunistas parece fuera de duda. Pero no así el rol de los nacionalistas, en particular de Zhirinovski, que está adelantando la campaña electoral más profusa y cercana al corazoncito del ruso de la calle de todos los partidos. Ni el resultado que obtenga, pese a su masiva y sistemática propaganda, el bloque de gobierno que, como en otras ocasiones en Rusia, puede lograr muchos menos votos de los que le auguran, si la elección transcurre limpiamente (no faltan quienes argumentan un eventual fraude).

Mucho depende de si los rusos están realmente decididos a votar tan en masa como prevén las encuestas, o de si ganará la mayoría apática y harta de política. 30 millones de viejos y pensionados, los votantes más disciplinados, y 40 millones de campesinos, pueden arrojar una sorpresa mayúscula en favor de los comunistas. Y la innumerable legión de humillados y ofendidos por los años de reforma pero al tiempo poco inclinados a un retorno al pasado comunista, servir, como en el 93, de catapulta a los nacionalistas.

Ambos campos están muy cercanos. El presidente no tiene derecho legal de disolver el parlamento el primer año posterior a la elección. Y con las presidenciales a la vuelta de seis meses, el legislativo será la mejor tribuna para todos los que quieran candidatizarse. Con una mayoría rojo-parda, como llaman aquí a comunistas y nacionalistas, el gobierno tiene voto de censura y el presidente Yeltsin intentos de destitución asegurados.

Lo que parece incuestionable, con estas elecciones, es que Rusia quede dividida en cuatro campos, uno comunista y nacionalista, eventualmente mayoritario, otro reformador, chico pero sólido, y, quizá, otro del gobierno, la nueva nomenklatura, como la llaman muchos en alusión a los funcionarios privilegiados del pasado.

De la relación de fuerzas que logren en la votación dependerán alianzas y acuerdos bajo la mesa hacia la elección presidencial de junio de 1996. Este es, sin duda, el principal resultado de las elecciones de hoy domingo.

foto El cartel del movimiento Nuestra Casa Rusia , del primer ministro Chernomyrdin, se enfrenta al de los soviéticos de Nosotros construiremos el comunismo .

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.