ES UN MERCADO MORTAL, PERO ALGUIEN TENÍA QUE DESCUBRIRLO

ES UN MERCADO MORTAL, PERO ALGUIEN TENÍA QUE DESCUBRIRLO

NO ES PARA cualquiera. En realidad, para casi todo el mundo resultaría un oficio intolerable. Pero Kathie Jo Kadziauskas tiene un estómago fuerte y un buen día dejó atrás 17 años de trabajo en el sector de ventas y se enfrentó a la muerte. O, mejor, a los desechos de la muerte. Kathie Jo ha convertido la limpieza y desinfección de las escenas de crímenes en un negocio en auge en Los Angeles.

30 de agosto 1996 , 12:00 a. m.

Muchos crímenes suceden al aire libre, en cuyo caso los bomberos se encargan de borrar las huellas del delito _después que los detectives cumplen su labor_ con agua a presión. Pero cuando alguien muere en su domicilio _de muerte natural o a manos de otro_ los dolientes no sólo tienen que lidiar con su dolor, sino con la penosa y desagradable tarea de limpiar y desinfectar. Kathie Jo encontró en esa dura realidad una oportunidad para hacer dinero y prestar un servicio que sus clientes agradecen con toda el alma.

Pero su empresa no se limita a atender casos que involucran crímenes violentos. De hecho, las muertes naturales son en ocasiones los casos más difíciles de manejar. Hace poco la llamaron los familiares de un anciano que había fallecido cuando tomaba un baño. Su cuerpo permaneció en la tina más de dos semanas, hasta cuando sus vecinos, alarmados por el olor, llamaron a la policía.

Kathie Jo ingresó a la residencia cubierta con un traje protector, guantes y botas de caucho, y ajustándose una máscara que le cubría la nariz y la boca. La escena no podía ser más impresionante. El hedor era insoportable y los gusanos se arrastraban por la alfombra. Kathie Jo lanzó una exclamación de disgusto y se puso manos a la obra. Los desmanchadores y desinfectantes tradicionales no funcionan en casos así. explica. La única opción es despegar el baldosín manchado y retirar las alfombras. Cuatro horas después, Kathie Jo salía de la residencia con varias bolsas plásticas llenas de desechos. La hija del anciano salió a encontrarla, con un suspiro de alivio. Se lo agradezco mucho , le dijo.

Crime Scene Steam & Clean, la empresa de Kathie Jo, surgió hace apenas un año en Los Angeles y en ese lapso ya ha limpiado y desinfectado 60 escenas de crímenes. Las tarifas que cobra oscilan entre los US$500 y US$2.500, por limpieza, desinfección y fumigación. Cuando no está en plena labor de limpieza, Kathie Jo se dedica a conversar con los policías, investigadores forenses y las recepcionistas de varias estaciones de policía de su condado. De ese modo, apenas se recibe una llamada para informar sobre un crimen, es una de las personas que se enteran. Algunos detectives se la recomiendan a las familias de las víctimas. Dean Gilmor, capitán de la policía de Los Angeles, confiesa que admira su fortaleza. Yo no haría ese trabajo por nada del mundo .

Kathie impone límites a su trabajo: se niega a entrar en contacto con los cadáveres. Pero en general adopta una actitud desapasionada.

Tenemos que recordar que es un trabajo. Y alguien debe hacerlo .

Kathie conoce la cruel paradoja implícita en el éxito o el fracaso de su empresa. Este verano tuvo una mala racha que duró siete semanas: Que no muera tanta gente es una noticia buena. Pero para mi empresa es una mala noticia .

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.