LOS TERRENOS DE CAMPOALEGRE :

LOS TERRENOS DE CAMPOALEGRE :

Leyendo los artículos de los colegas César Salcedo Torres y Raúl León Fernández, sobre la actitud asumida por la alcaldía municipal con relación a los terrenos de la granja Campoalegre, en la que, primero, el municipio y luego la sociedad Bioagrícola del Llano, han venido depositando los desechos que produce la ciudad, tome la determinación de terciar en esta disputa para hacer las siguientes precisiones:

27 de agosto 1996 , 12:00 a. m.

A. Los únicos terrenos que el Estado a través del Incora, puede adjudicar son los baldíos de la Nación, como es apenas natural.

B. Cuando esos terrenos han salido del poder del Estado a través de un título originario no pueden ser objeto de adjudicación, porque han dejado de ser baldíos.

Esta es la situación que se presenta en los terrenos de la granja Campoalegre, porque ellos formaron parte de la comunidad de Apiay, nacida en el año 1797, a raíz de la venta hecha por Antonio Romero a Vicenta y Jacinto Rey de las llamadas tierras de Apiay, que aquel había adquirido por cédula real: Las mismas que fueron y poseyeron hasta su expatriación de los padres jesuitas que son las que encierran dentro de los dos ríos, Guatiquia y Negro, comenzando desde un cerrito que llaman Buenavista , reza la respectiva escritura, según cita de Nancy Espinel, en su obra Villavicencio dos Siglos de Historia Comunera .

El departamento ha venido ejerciendo la posesión y dominio de los terrenos de la Granja, de tiempo inmemorial y si sus títulos (escrituras) adolecen de alguna deficiencia, esta debe ser subsanada a través de una declaración judicial de pertenencia ante las autoridades jurisdiccionales.

Y si en verdad, los gestores del municipio están pretendiendo de parte de los mentados terrenos, como si fueran baldíos, estaríamos en presencia, no de una alcaldada o raponazo, sin de un acto de mala fe, porque tienen conocimiento de los títulos del departamento, ya que han celebrado con él contratos de arrendamiento o comodato sobre dichos terrenos.

Los suelos baldíos hay que buscarlos en zonas más distantes de esta capital.\ Atentamente: Carlos Burgos Moyano Abogado.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.