Secciones
Síguenos en:
IBERIA TAMBIÉN VENDERÁ LADECO PARA HACER FRENTE A SUS PÉRDIDAS

IBERIA TAMBIÉN VENDERÁ LADECO PARA HACER FRENTE A SUS PÉRDIDAS

Iberia evitará la quiebra pero, a cambio, tendrá que renunciar a la mayoría de sus negocios en América Latina.

Los reguladores de la Unión Europea (UE) aprobaron ayer una inyección de capital inmediata por parte del gobierno español en la aerolínea de 87.000 millones de pesetas (unos US$706 millones). Otros 20.000 millones de pesetas (US$163 millones) podrían llegar en 1997 si fueran necesarios y una vez demostrado que Iberia tiene un impulso en la productividad y avanza hacia la rentabilidad.

Pero, a cambio, las autoridades europeas exigirán a Iberia que acceda a vender la mayor parte de su participación en Aerolíneas Argentinas (en la actualidad del 83,35%) y en Austral (compañía argentina controlada en un 99% por Aerolíneas) así como su participación en Ladeco de Chile (del 38,07%).

El comprador de estas participaciones será un consorcio que formarán Merrill Lynch, Bankers Trust, entidades financieras de Estados Unidos, y Teneo, grupo de empresas del Estado español. Iberia espera recaudar unos US$264 millones.

Sorpresa chilena La venta de Aerolíneas Argentinas era algo que ya estaba previsto desde hace meses. Según una auditoría realizada a instancias de Merrill Lynch, la compañía argentina tiene una deuda acumulada de US$780 millones y unos activos valorados entre US$600 y US$1.000 millones.

Pero la inclusión de Ladeco en el paquete causó cierta sorpresa ya que la aerolínea española se ha negado en varias ocasiones a vender sus activos en Chile.

Una vez que se concrete esta operación, Iberia sólo retendrá el control accionario sobre Viasa, la rentable aerolínea venezolana, aunque seguirá gestionando las compañías vendidas, gracias a un contrato que firmará con el consorcio comprador.

Según los términos del acuerdo anunciado ayer, Iberia mantendrá una opción para recomprar Aerolíneas, Austral o Ladeco durante los próximos dos años. Sin embargo, según distintas fuentes, la compañía española no tendrá capacidad financiera para hacerlo.

Protestas de los competidores Neil Kinnock, comisario de Transportes de la UE decidió que los US$706 millones no constituyen una ayuda estatal como la define el Tratado de la UE, ya que la compañía procederá a llevar a cabo una venta de activos. Por el contrario, dijo que la inyección de capital del gobierno de Madrid representa una inversión normal que cualquier hombre de negocios prudente haría.

Iberia perdió US$332 millones durante 1994 y casi US$560 millones durante 1993.

La decisión de Kinnock, tras nueve meses de tortuosas negociaciones con el gobierno español, deberá ratificarse por los 20 miembros de la Comisión Europea (órgano de gobierno de la UE), probablemente a mediados de enero.

Otras aerolíneas privadas europeas atacaron violentamente la decisión. Si se aprueba la inyección adicional en 1997, el nuevo capital que el gobierno español inyectará a la aerolínea representará el 82% de los US$1.040 millones que Madrid solicitó originalmente.

Según los críticos, la decisión de que el dinero aportado no constituye ayuda estatal alguna y sólo fomentará la creación de una cola de compañías aéreas estatales europeas con problemas pidiendo inversiones de sus respectivos gobiernos.

Nos parece increíble , dijo un portavoz de British Airways. Creemos que va a retrasar aun más la creación de una política de cielos verdaderamente abiertos en Europa. Es difícil ver el modo en que la comisión sólo pudo considerar la decisión] como un caso de ayuda estatal .

Satisfacción contenida En España, Juan Manuel Eguiagaray, ministro de Industria, calificó la decisión de relativamente satisfactoria porque la suma que Iberia recibirá está cerca de lo que ya contábamos .

Desde el principio, el caso Iberia se vio envuelto de implicaciones políticas. Iberia tiene una plantilla de 24.000 empleados, y España, ahora a cargo de la presidencia de la UE, dijo que una decisión adversa sólo empeoraría el índice de desempleo nacional del 23%.

Justo hace 10 días, Eguiagaray amenazó con inyectar los US$1.040 millones haciendo caso omiso de la opinión de la comisión.

Aun tras el anuncio de la decisión de Kinnock, un representante sindical de los pilotos de Iberia criticó de excesivamente estricto el requerimiento de la UE de vender los activos de las empresas latinoamericanas. Iberia se convertirá ahora en una compañía regional, lo que tendrá consecuencias terribles, en especial respecto a sus planes sobre alianzas futuras , dijo Justo Peral, portavoz del sindicato.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.