Secciones
Síguenos en:
ASÍ ES EL NUEVO TEMPLO TURÍSTICO

ASÍ ES EL NUEVO TEMPLO TURÍSTICO

A partir de hoy los colombianos y el mundo cuentan con un majestuoso templo de sal construido en las profundidades de una montaña, a 8.500 metros bajo la superficie, y localizado al norte de la capital, en el municipio de Zipaquirá.

El proyecto fue diseñado y dirigido por el arquitecto Roswell Garavito Pearl, con estudios geotécnicos de la Universidad de Claustal en Alemania.

Tiene una plazoleta de ingreso que va desde el edificio oval de la Corporación Nacional de Turismo (CNT), bajo la cual funcionará el Museo de la Sal, desde el cual saldrán caminos peatonales conducentes a la Gran Plaza Ceremonial, rodeada por 40 palmas de cera que se colocarán como homenaje a la anterior Catedral.

Todo ese trayecto está adornado con terrazas adoquinadas, áreas empedradas, espejos de agua y arborización (especialmente con bosques de eucaliptos). Allí también está el laberinto de los niños y hay un túnel de ingreso que pasa por el anfiteatro de la Plaza Ceremonial y la Hospedería El Libertador.

Al interior de la Catedral se accede por el Eje Sacro, grieta en forma de rampa que atraviesa la Alameda de los Robles y conduce al deambulatorio superior o Viacrucis (con extensión de 386 metros) y va hasta la Cúpula desde donde se percibe la Gran Cruz a 145 metros de distancia. Ese recorrido lleva a los balcones sobre las cámaras, el coro y el Laberinto del Martex.

De allí, una escalera penitencial permite el ingreso a la Capilla de Los Mineros que en el tramo final se ramifica en tres monumentales cámaras: las naves central, izquierda y derecha.

En la central está el complejo presbiterial presidido por una cruz de 16 metros de altura y la Escultura de la Creación, mientras que en la nave izquierda están La Natividad, una fuente de agua y El Bautisterio.

En la nave de la derecha se encuentra la Capilla del Santísimo. Allí se colocó la Escultura del Descendimiento; fiel réplica de La Pietá.

Antecede a las naves la Capilla Penitencial, cuyo altar se dedicó a Nuestra Señora del Rosario de Guasá, virgen patrona de los mineros.

La visita a la nueva Catedral no solo presenta atractivos para los creyentes católicos, sino también para todo tipo de personas, de diferente credo o cultura, ya que es una obra que en opinión de algunos contratistas que allí trabajaron es un milagro hecho por el ingenio humano .

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.