Secciones
Síguenos en:
DE LO GRIEGO Y LOS GRIEGOS

DE LO GRIEGO Y LOS GRIEGOS

Propuse en mi clase de la universidad distribuirnos el trabajo sobre los europeos en América, escogiendo cada estudiante, para explorarlo, un grupo de inmigrantes. Se trataba de ver por qué se vinieron y qué han hecho, a partir de los que se embarcaron con Colón en 1493, los que dejaron sus familias en Europa, para establecerse en lo que vino a llamarse un Nuevo Mundo. En el fondo era una protesta de los desgraciados contra la infelicidad de su suerte. En una tierra donde no encontraban cómo satisfacer sus más elementales ambiciones. Así comenzó el rompimiento de la familia, que solo mantuvo unida la falta de alternativa y se rompió a la primera oportunidad. En quinientos años la alternativa no ha hecho sino crecer y crecer. Al principio, y con Colón, no salieron sino los más pobres y algunos a quienes se ofreció un poblar en las Indias Occidentales a cambio de no seguir en la cárcel. Pero con el tiempo América fue convirtiéndose en la aventura universal. Los perseguidos del mundo,

Por: REDACCIÓN EL TIEMPO
03 de septiembre 1990 , 12:00 a. m.

Pensé que los estudiantes se inclinarían a explorar el caso de las gentes hispanas, y no. Al repartirse los temas quisieron saber de los escandinavos, escoceses, holandeses... Una más curiosa pidió explorar el caso de los griegos. Es notorio que en la trama de la tela americana, como en un paño escocés, se cruzan hilos de todos colores. Lo griego es visible desde el comienzo, con la Atlántida. Pero, los griegos? En 1492 Grecia estaba invadida por los turcos. No era la del viejo imperio, sino un Estado en que los hijos de Mahoma veían la puerta para violar del mundo cristiano. Una emigración masiva de atenienses fugitivos se derramó por las repúblicas italianas. Florencia se convirtió en el gran refugio de los griegos que conformaron la academia. Hubieran podido ser parte, como navegantes, pues lo eran por tradición, en la epopeya del Atlántico. En Florencia introdujeron los libros hasta ese momento perdidos de Critias y Timeo de Platón. La leyenda de la Atlántida que hace del Caribe un mar de Neptuno. Hasta ahí llega lo griego. Los griegos se quedan en Europa. No entran en las naves de Colón.

España fue exclusiva y amuralló sus colonias por tres siglos. El Nuevo Mundo se abre a la imaginación cuando se independiza y pasa de la colonia a la república en el ochocientos. Cuando otra vez los turcos invaden a Grecia. Lord Byron se preparaba para venir a Venezuela a luchar en los ejércitos de Bolívar y le surgió la duda: O me voy para Sur América a echar a los españoles con Bolívar, o a Grecia a combatir a los turcos. Se decidió por Grecia. Lo de Grecia en Europa exaltaba a tal extremo que España se olvidaba de su propia guerra en América por publicar noticias de Grecia. Una vez, en Barcelona, tomé la Colección del Diario de Barcelona y quedé perplejo viendo que no se registraron batallas como las de Boyacá, Carabobo y Junín, si mal no recuerdo ni la de Ayacucho, que marcaron el final del imperio español, y en cambio se llenaban páginas con noticias de los griegos en su lucha por la independencia.

Grecia siguió siendo un símbolo. No eran colonias de griegos las que registrábamos en las ciudades, sino pueblos que repetían allá lo que hacían en los Andes las tropas de Bolívar. Se retomaban historias homéricas en América. Olmedo lo decía en la Victoria de Junín... La poesía le daba la vuelta al mundo.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.