Secciones
Síguenos en:
QUINTERO DE FEX

QUINTERO DE FEX

Pocas personalidades de la vida pública del país podrán recordarse con tantas cordialidad y afectuosa consideración como la de Teófilo Quintero de Fex, fallecido el lunes en Bogotá. No fue propiamente un político de la mayor actividad, acaso porque los meandros de la política corriente no eran los más satisfactorios para su sencilla manera de ser, que irradiaba espontaneidad, buen ánimo y un generoso ambiente de gracejos e ingenio.

Oriundo de Magangué, en alguna ocasión tuvo oportunidad de servir al país en el ejercicio diplomático. Pero su verdadera dedicación era la de escritor sin pretensiones, con no escasas incursiones en la poesía, la crónica y el folklore. Mas era tal la confianza que en él podía depositarse que cuando se reestructuró el sistema electoral colombiano se le designó como el primer Registrador Nacional del Estado Civil, y fue su honesta y aplicada labor la que permitió afirmar el severo carácter de la Registraduría.

Los círculos que Quintero de Fex solía frecuentar van a sentir muy sinceramente su desaparición del mundo de los amigos y de las buenas letras.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.