Secciones
Síguenos en:
EL MUSGO SE CONSIGUE EN LAS CALLES

EL MUSGO SE CONSIGUE EN LAS CALLES

Pese a las anunciadas campañas de control a la sustracción y comercialización, el musgo, la melena de árbol y otros productos claves para la preservación del medio ambiente se venden en plazas de mercado y en las calles de Cali a la vista de todo el mundo.

Con mil o dos mil quinientos pesos se consigue lo que las señoras de la galería llaman un atado de productos de prohibida comercialización.

En muchos casos el musgo y la melena son exhibidos a la vista de todo el mundo. Sin embargo, la mayoría de los comerciantes prefieren camuflarlo en bultos donde aparentemente hay mercancía sintética de Navidad.

La galería de la Alameda es uno de los sitios donde el expendio es más vistoso. Sin embargo, varios comerciantes consultados dijeron que no han sido molestados por la Policía ni ninguna autoridad.

Desde antes de octubre pasado, la directora del Departamento del Medio Ambiente de Cali (Dagma), Margarita Londoño, anunció una serie de disposiciones para controlar el tráfico de flora navideña. Se anunciaron sanciones, multas y se amenazó hasta con arresto a los infractores. Sin embargo, el Dagma no ha mostrado hasta ahora la primera sanción por estas infracciones.

Una vendedora de los alrededores de la galería Alameda que pidió la reserva de su identidad, dijo que por tradición los caleños siempre han encontrado en este sector la melena y el musgo para sus pesebres y son ellos mismo los que lo piden.

Nosotros vivimos de las ventas y al cliente hay que complacerlo , dijo la vendedora.

Al preguntarles a otros vendedores por qué comercializan el producto a sabiendas del daño que se causa a la naturaleza, respondieron airados que en ocho días no se acabará el agua o se van a destruir los bosques.

En un recorrido realizado por EL TIEMPO-Cali Valle se encontró que los sitios en donde se comercializa el musgo son los alrededores de la galería Alameda, carreras 24 y 25 sobre la calle octava.

El musgo es vendido por atado, bultos o en bolsas. Dependiendo de la ubicación del puesto el atado de musgo cuesta 1.000 y 2.500 pesos; el bulto se negocia hasta en 16.000 pesos y las bolsas medianas en 3.200 pesos.

La melena tiene un precio único de mil pesos el atado.

Según los vendedores, sus proveedores son los campesinos que al igual que ellos tienen que sobrevivir con la venta de ese elemento natural. Muchos bajan el musgo y la melena de veredas de los corregimientos Golondrinas, Felidia y Pance.

Aunque este año la venta ha caído los comerciantes de musgo aguardarán hasta el 23 de diciembre porque según dicen la tradición no se va a perder por medidas del Gobierno que no tienen en cuenta sus necesidades. Cada año los comerciantes vendían entre el 30 de noviembre y el 15 de diciembre hasta ocho bultos de musgo, pero este año en once días no llegan a dos bultos.

Los comerciantes dicen que las alternativas de aserrín teñido y musgo sintético poco han gustado ha la gente. El aserrín teñido, medido en totuma, cuesta mil pesos cada porción; el musgo sintético cuesta 3.000 pesos.

Ayer fue imposible localizar a la señora Londoño o a algún funcionario del Dagma.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.