LA SOLIDARIDAD NO ES UNA LIMOSNA, DICE GOODYEAR

LA SOLIDARIDAD NO ES UNA LIMOSNA, DICE GOODYEAR

Vengo de un país donde el sentido de la solidaridad es alto, porque la naturaleza es hinóspita, nos hemos formado en ella y, como dice el poeta, está en nuestras raíces atávicas y eternas .

26 de agosto 1996 , 12:00 a. m.

Esta apreciación no es un monje tibetano, tampoco es poeta. Es el empresario chileno Hernán Collado Gutiérrez quien dirige los destinos en Colombia de la multinacional Goodyear. Esta empresa con sede en Cali, no solo produce llantas sino que desde hace cuatro años impulsa, a través de una fundación que lleva su nombre, varios proyectos sociales localizados en los sectores marginados de Yumbo y en la región del Pacífico con la Patrulla Naval.

Uno de los más importantes, según Collado, es la puesta en marcha del Politécnico de la Universidad del Valle de Yumbo, con el cual la Fundación Goodyear y otras entidades oficiales y privadas fundaron este centro educativo, con capacidad para 400 alumnos, distribuidos en tres jornadas.

Actualmente, el Instituto tiene cuatro carreras tecnológicas en Sistemas, Electrónica, Industrial y Seguridad e higiene ocupacional. De tal manera, que los estudiantes encuentran al terminar un amplio campo laboral en el sector industrial de Yumbo.

Para desarrollar el proyecto se creó la Fundación Mixta, conformada por la Universidad del Valle, la Gobernación, la Alcaldía de Yumbo, la Asociación Nacional de Industriales, Andi, el Sena, Fedemetal, Camacol, Fedy, Acrip, Cámara de Comercio de Cali, Eternit, Alúmina, Cementos del Valle y las Fundaciones Cartón de Colombia y Goodyear.

Con los aportes de estas entidades el Instituto dotó el local que hoy tiene y compró un terreno en 800 millones de pesos para construir la sede definitiva, en la cual se pretende atender a 5.000 estudiantes.

El decano del politécnico, Ricaurte Vergara Salcedo, señaló que este proyecto soluciona un grave problema educativo que tenían los yumbeños porque era muy difícil desplazarse hasta Cali a estudiar en la universidad. Además, tenemos la ventaja de que Goodyear nos apoya en dotación y en el programa de becas a los alumnos de más alto rendimiento y que tengan difícil situación económica, agregó.

Para Collado este proyecto es una clara muestra de como no es necesario que las entidades aporten mucha plata para atender sus programas sociales sino que es más importante hacer alianzas para que el impacto sea mayor y los recursos se optimicen.

Agregó que las empresas que estén dispuestas a ser responsables socialmente, no las debe asustar los costos financieros, ni las plantas de personal, porque con pocos recursos y una infraestructura mínima se pueden lograr verdaderos progresos en una comunidad. Los trabajos conjuntos son muy importantes porque además de aportar al desarrollo de una comunidad se garantiza que los recursos se utilicen bien y no vayan a dudosas obras de beneficencia.

El presidente de Goodyear considera que las donaciones aunque no son malas, no siempre son buenas porque no forman, no ayudan al individuo o a la comunidad a desarrollarse y en algunos casos estos aportes van a parar a las cuentas de entidades pantalla que usufructúan con la desgracia ajena.

El mejor camino es crear una fundación, así se tienen más control, se verifican los resultados y se nota el progreso de las comunidades. Es muy placentero ver como personas o sectores que están completamente deprimidos, casi postrados, con una pequeña ayuda salen adelante, dice Collado.

Actitud solidaria Asegura que en Colombia y en el mundo hay mucho dinero disponible para trabajar con las comunidades, pero nadie la va ha entregar dinero a una empresa para que haga obras sociales, pero sí a una fundación.

Agrega que lo importante es la voluntad decidida que tengan las empresas para mejorar su entorno y zonas de influencia y que además exista el sentido de la solidaridad.

Sin embargo, advierte que la solidaridad no se puede confundir con limosna. Dice que cuando la tragedia del río Páez los trabajadores de Goodyear recolectaron dinero para ayudar a los indígenas y la empresa aportó una cantidad similar. Sin embargo, para que no pasara a ser limosna buscamos una entidad representativa en el Valle para que se juntara más dinero y hacer una obra importante. Al final, lo que aportó Goodyear era más del 30 por ciento de lo que se recogió en todo el Valle .

A pesar de los fracasos que la entidad ha tenido en los sectores marginados donde trabajan, siente que se ha efectuado una labor importante porque las comunidades han aprendido y se han desarrollado gracias a su gran potencial humano y al impulso de la Fundación. Nosotros también hemos aprendido. Antes se dañaba un televisor que habíamos donado y las personas llamaban a Goodyear para que se lo arregláramos. Hoy esas personas se han vuelto más activas, proponen, crecen, hacen proyectos, gestionan con el gobierno, en fin, son actores de su propio desarrollo, dice Collado.

De otra parte, Jaime Martínez, Director de la Fundación, señaló que dentro del programa de apoyo a la microempresa, la Fundación Goodyear ha participado con las fundaciones Propal, Mac y Fas en la formación, capacitación y asesoría de más de 1.000 microempresarios en Yumbo, Jamundí, Vijes y la Cumbre en el Valle. Igualmente, atiende el mantenimiento de la planta física y la dotación de la biblioteca de dos escuelas de enseñanza primaria en los barrios las Américas y San Jorge en Yumbo.

Para atender en salud a la población de estos mismos barrios construyó un centro y lo dotó de consultorios médico y odontológico, servicio de enfermería y atención en pediatría. Desde allí se adelantan campañas de vacunación, prevención en salud y control de peso y talla de los niños.

Agrega que se construyó el Centro de Desarrollo Comunitario donde se adelantan talleres en diversos oficios, charlas sobre prevención a la drogadicción, calidad de vida, se tiene una panadería que atiende a los hogares comunitarios y un taller de artesanías con jóvenes. En este proyecto la Fundación invirtió el año pasado 75 millones de pesos, pero logró un impacto, por la alianza con otras instituciones, de 400 millones.

Además, en desarrollo comunitario adelanta 22 programas en agua potable, alcantarillado, ollas comunitarias, grupos juveniles, guarderías, danzas y operación sonrisa para atender niños con paladar hendido y labio leporino.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.