MASACRADOS DIEZ CAMPESINOS EN ANTIOQUIA

MASACRADOS DIEZ CAMPESINOS EN ANTIOQUIA

Diez campesinos fueron asesinados el fin de semana, al parecer, por las Autodefensas Campesinas de Córdoba y Urabá en el municipio de Anzá, distante 117 kilómetros al occidente de la capital antioqueña, informaron las autoridades.

26 de agosto 1996 , 12:00 a. m.

El grupo de pistoleros vestía uniformes de las Fuerzas Armadas y portaba armas de largo y corto alcance. Las autoridades informaron que los hechos se registraron en las veredas La Quiebra, La Cordillera, La Torre, La Quinada y La Chonta, alejadas unas dos horas del caso urbano de Anzá.

Los asesinos iniciaron su recorrido de muerte hacia las 5:30 de la tarde del pasado sábado en La Cordillera, de donde sacaron de sus casas a los hermanos Carlos de Jesús, Edilberto de Jesús, y William de Jesús Ríos Arboleda, y les dispararon en la cabeza, delante de sus familiares.

Los cadáveres fueron trasladados en improvisadas camillas por los vecinos del sector, hasta una carretera donde una volqueta del municipio se encargó de llevarlos hasta la morgue de la población.

A las nueve de la noche del mismo sábado, al hospital municipal San Francisco de Asís llegaron siete cadáveres más, provenientes de esa misma zona rural de la localidad.

Se trataba de Orlando de Jesús Jaramillo Gallo, de 35 años, conductor de un vehículo chivero , en el que transportaba a campesinos entre el sector urbano y las veredas; John Alexander Moreno Villa, de 22; Hildebrando Gañán Posada, de 22; Libardo Tabares Moreno, de 40; Rodrigo Arnulfo Vega Ramírez, de 24; Francisco Luis Serna Cartagena, de 66, y Héctor de Jesús Gañán Villa, de 29 años.

De acuerdo con testigos, los pistoleros entraron a las veredas y, con lista en mano, seleccionaron a las víctimas. Posteriormente, pedían a las mujeres y niños que se retiraran y empezaban a disparar.

Estamos sorprendidos por estos hechos, en Anzá nunca habíamos vivido algo parecido, y ahora nos tocó. Las personas muertas eran buenas, trabajadoras y conocidas por todos en la población , dijo Adela Varela, secretaria de Gobierno de la población.

Inicialmente, el Comando de la Policía en Antioquia atribuyó la masacre al 34 frente de las Farc. Pero, la aparición de casas pintadas con consignas alusivas a las Autodefensas Campesinas de Córdoba y Urabá, más las amenazas a la población, hacen pensar a los habitantes, a las autoridades policiales, departamentales y a las municipales, que pudo tratarse de un ataque de los paramilitares.

La guerrilla todos los días es más criminal y menos política. Las autodefensas con este tipo de hechos se igualan en su conducta criminal con la guerrilla y violan la Constitución y los derechos humanos de idéntica manera , expresó el gobernador de Antioquia, Alvaro Uribe Vélez, en un comunicado.

El mandatario era esperado ayer en Anzá para asistir al sepelio de los hermanos Ríos Arboleda y presidir un consejo de seguridad para analizar la situación de orden público en esa región del departamento. Las restantes víctimas fueron sepultadas en los corregimientos Gintar, en Anzá, y Altamira, del vecino municipio de Betulia.

El alcalde, César Velásquez Montoya, decretó la ley seca como medida preventiva y llamó la atención sobre la tensión que esta matanza ha generado entre sus 7.000 habitantes. Recientemente, alcaldes del occidente antioqueño denunciaron el deterioro del orden público en esta región.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.