VOLVEREMOS A HABLAR ESPAÑOL EN BOGOTÁ

VOLVEREMOS A HABLAR ESPAÑOL EN BOGOTÁ

Cuando el acuerdo distrital para la defensa del idioma entre en vigencia tendrá usted que hacer una pequeña inversión para poner en práctica el mandato. Si tiene usted una cafetería y en su menú ofrece croissant, yoghourt y donut, debe ahora escribir cruasán, yogur y rosquilla.

26 de agosto 1996 , 12:00 a. m.

Si su establecimiento es un taller automotriz, debe comenzar por escribir taller automotor, pues automotriz es femenino y taller, masculino, y es de suponer que esas mezcolanzas sean motivo de multa o al menos de tarjeta roja... Luego, debe cambiar en su lista de ofertas las palabras clutch, capot y spoiler por las españolas cloche, capó y aleta.

Si su negocio es el turismo, vaya cambiando los letreros donde dice tour, rent car y dollar y escriba tur, alquiler de automóviles y dólar. A la palabra charter, simplemente agréguele la tilde, chárter, y ya está.

Las tiendas de música tendrán que hacer una inversión mayor para implementar el mandato distrital, pues casi ninguno de los letreros actuales les sirve. Deben remplazar cassette por casete, compac disc por disco compacto, long play por larga duración, jazz por yaz, stereo por estéreo...

No habrá más almacenes de ropa sport, ni se venderá un solo brassier más. Se acabará tanto burger, tanto snack y tanto drive in. La programadora más antigua de la televisión, Punch, tendrá que cambiar de nombre o pasar sus oficinas a Chía. Una de las pocas grandes salas de cine que quedan en Bogotá, el Radio City, pasará a llamarse Radio Centro? La emisora Beverly Hills será Radio Zona Rosa? El Park way será rebautizado Paseo de la Soledad? Los round points finalmente serán llamados glorietas? Aparte de todo, el asunto dará a algunos abogados la oportunidad de incursionar en el campo del idioma, para demostrar qué tan español puede ser un nombre. Por ejemplo, el asesor jurídico de Bavaria deberá demostrar que Wizz es español. Argumentará que la w es desde hace años letra del alfabeto castellano, de uso habitual en whisky, sándwich y hasta en Puerto Wilches, y que desde 1984 la doble zeta fue incorporada al idioma cervantino en palabras de origen italiano: pizza, pizzería... Pero qué argumentos tendrá para legitimar Link o Tutti Frutti ? En fin, se imaginan ustedes la revolución en las agencias publicitarias, para traducir toda su jerigonza, target, raiting, jingle...? Qué harán, por su parte, los pocos locutores de béisbol que hay en la capital? Será revocada la licencia de locución de tanto pinchadiscos agringado? Descansará finalmente en paz don Rufino?.. El Concejo lo dirá.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.