Secciones
Síguenos en:
LAS TRIBULACIONES DE LA EDUCACIÓN

LAS TRIBULACIONES DE LA EDUCACIÓN

El año 95 termina con una marcada incertidumbre en el plano educativo, en donde estudiantes y padres de familia llevan la peor parte.

Naturalmente, esta preocupante situación es resultado de todo ese desbarajuste creado por la descentralización de la educación que impuso a los municipios unas pesadas cargas económicas, sin que éstos dispusieran de los recursos necesarios para atenderlas.

En Duitama, por ejemplo, no se sabe si en 1996 el Colegio Técnico Municipal Simón Bolívar, bandera política de la primera alcaldía popular de su actual mandatario, Héctor Julio Becerra Ruiz, podrá abrir sus puertas. No aparecen los 500 millones de pesos que vale su funcionamiento el año próximo. Para esa ciudad, el mismo Alcalde impulsa la apertura de un nuevo centro educativo áel Francisco de Paula Santanderá, para el cual ya adquirió el lote. Es una propuesta de su programa de gobierno. No sabemos si para cumplirla abandonará a su suerte a los padres de familia del Simón Bolívar, o a éstos les tocará hacer importantes aportes áy es lo más posible que se autoapliquen esa medicinaá para que sus hijos puedan seguir estudiando.

En Tunja, son los estudiantes de la Fundación Universitaria de Boyacá los que ponen el grito en el cielo por los costos tan elevados que tiene la educación en este cláustro. Es obligación de la institución entregarnos un lugar donde recibir la educación y es nuestro deber pagar por la enseñanza recibida, mas no construir su sede , afirmaron los estudiantes en carta abierta a la ciudadanía. Existen controles?.

Por estos días, los colegios privados se encuentran todavía sin piso legal para hacer los cobros de matrículas y pensiones que regirán en 1996. El año pasado, cuando por esta época igual situación se daba, en Sogamoso, por ejemplo, uno de esos colegios se inventó la fórmula para franquear esa barrera. Al momento de la matrícula, sus directivos hicieron firmar a los padres de familia un documento en donde aceptaban las alzas que fuera necesario aplicar durante el año académico. Y claro, las hicieron efectivas y a los padres les tocó quedarse callados porque voluntariamente aceptaron tamaño abuso para que les recibieran sin problemas a sus hijos.

En los colegios privados las cargas económicas a padres de familia y estudiantes son permanentes: bingos, convivencias, bazares, bonos, son algunos de los sistemas empleados para allegar recursos con destino a construcción de aulas, laboratorios, capillas, campos deportivos. Además de las elevadas matrículas y pensiones que pagan, los padres son quienes terminan construyendo las instalaciones educativas que debieran costearse los dueños de esos colegios.

No hay duda que es valioso el papel que cumplen muchos de estos colegios, como también es cierto que montar un centro educativo demanda de cuantiosas inversiones. En este campo el Gobierno Nacional debíera establecer estímulos para la construcción de las sedes de los colegios privados y ello deje de ser una carga que siempre tengan que llevar los padres de familia.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.