Secciones
Síguenos en:
LA DEMOCRACIA COMO ESPECTÁCULO

LA DEMOCRACIA COMO ESPECTÁCULO

La transmisión del debate sobre la Reforma Tributaria, que en su parte terminal viene haciéndose por la televisora nacional, constituye un espectáculo que, sin vacilaciones, recomiendo a quienes aún conservan interés en conocer la real dimensión de nuestra democracia.

Es, bajo todo precepto, verdaderamente deslumbrante y sobretodo ilustrativo de nuestra cruda realidad. El presenciarlo me ha conducido, por ejemplo, a remozar la noción de segundo como unidad de tiempo. A partir de lo visto aquélla quedó así: Segundo: instante que transcurre entre el momento en el cual el Presidente del Senado somete a la consideración del Cuerpo un artículo, y aquel otro en el cual el mismo queda aprobado .

Ello acontece con velocidad cibernética, donde cabe imaginar que el mensaje que recibe el secretario de la Corporación para anunciar dicha aprobación, le es transmitido por los votantes mediante mecanismos computarizados de altísima resolución.

Ahora bien: la fluidez ideológica de los debates así como su profundidad conceptual resulta explicables ante el televidente así maravillado, tan solo por el arraigo de principios que a borbotones y por doquier mana en todas y cada una de tales actuaciones parlamentarias ( jamás de intereses!) y por la misma fuerza virtual de las convicciones filosóficas.

En la noche del miércoles anterior, por ejemplo, dentro del contexto propio de la discusión un senador por Antioquia, haciendo gala de la solvencia que a través de la televisión, precisamente quería exhibirse ante la faz del país, ingenuamente propuso reconsiderar la decisión hasta entonces adoptada por las Comisiones Terceras Conjuntas de Cámara y Senado en materia de control penal a la evasión, según y de acuerdo con el conocimiento que entonces legítimamente podía tener de tal texto.

Pero oh sorpresa! Ese verdaderamente fenomenal parlamentario llamado Víctor Renán Barco, a la sazón Ponente del Proyecto, sorprende al Senado anunciándole que el texto sobre el cual se estaba centrado la discusión, ya no era el mismo, pues ese mismo día, en la Cámara de Representantes se había aprobado otro bien diferente.

Salió entonces a escena Néstor Helí: El Senador Néstor Helí Rojas quien con solvencia constitucional puso de presente cómo, así y entonces, se estaba violando la Carta en la medida en que se estaba debatiendo sobre una disposición que no había sido previamente puesta en conocimiento del Senado. Ello para no hablar de la inconstitucional simultaneidad del debate que contradice literalmente el Artículo 160 de la Constitución, no obstante pronunciamiento que a este respecto hizo ya, en su sabiduría, la Corte Constitucional.

Ante la contundencia de la argumentación, súbitamente el Presidente del Senado, dado lo avanzado de la hora sintió cansados a los Honorables Senadores y de manera abrupta dio por terminada la sesión.

Debo señalar que, solazado ante el receptor, entendí que era aquello de televisión educativa y corrí a llamar a mis hijos para que comenzaran adquirir su precisa formación acerca de la manera como se hacen las leyes que éllos, como debe ser, han de obedecer en todos sus alcances.

Al terminar la lección el menor de ellos me preguntó: Papá Qué es vitrina? Acudí al Diccionario de la Academia y le leí: Vitrina. Escaparate, armario o caja con puertas o tapas de cristal, para tener expuestos a la vista, con seguridad y sin deterioro, objetos de arte, productos naturales o artículos de comercio.

No se aún hacia dónde se dirigía la volteriana pregunta de Juan Nicolás. Usted sí, amable lector?

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.