TOM CRUISE UNA MISIÓN POSIBLE

TOM CRUISE UNA MISIÓN POSIBLE

Tom Cruise es hoy una de las pocas estrellas de Hollywood que cobra 20 millones de dólares por película. Pero hace 20 años era un simple adolescente de padres separados cuyo máximo sueño era ser cura.

25 de agosto 1996 , 12:00 a. m.

A los 14 años, el mismo hombre que hoy está llenando los cines con su cinta Misión Imposible ingresó a un seminario de franciscanos decidido a buscar el cleryman y, de paso, un ambiente más constructivo para su vida.

Al año, sin embargo, se dio cuenta de que amaba mucho a las mujeres para renunciar a ellas y decidió volver a su casa de Kentucky, a la escuela y a sus prácticas de luchador, otra de sus grandes aficiones.

Un día, cuando subía y bajaba escaleras para perder kilos y competir en un torneo, sufrió una lesión que lo dejó por fuera de toda actividad. Para no aburrirse, se presentó a una audición escolar para el musical Guys and Dolls.

El muchacho que en casa imitaba a la gente de la televisión se sintió como pez en el agua, y convertido en Natan Detroit descubrió su destino de actor.

Vivía en ese momento en Nueva Jersey, con su familia. Su mamá se había casado de nuevo y las navidades en que se regalaban poemas entre ellos, porque no había dinero para nada más, eran cosa del pasado, como lo era su dislexia.

Cuando tenía ocho años Tom, al igual que sus tres hermanas, no podía distinguir bien si la D era curva a la derecha o a la izquierda. Pero su mamá Mary, que también sufrió el mal y era maestra de niños especiales, le ayudó a superarlo.

Cruise pasó por muchas escuelas y cambiaba cada rato de amigos porque su papá Thomas, como él tenía que desplazarse continuamente en busca de trabajo como ingeniero eléctrico. No tuvieron una relación fácil. En una entrevista con Vanity Fair, el actor dijo que cuando niño, su padre le pegaba y que sólo se reconcilió con él poco antes de que muriera de cáncer.

Recordó también que cuando peleaba en la calle y perdía, su padre lo hacía volver a la riña hasta que ganara.

Todo eso terminó con la separación de sus padres. Tom tenía 11 años de edad y se estableció con su mamá y sus hermanas en Louisville, Kentucky. Pasaron cinco años, antes que Mary encontrara una nueva pareja y se radicara en Glen Ridge, Nueva Jersey.

Greaser en el show Thomas Cruise Mapother IV abandonó la secundaria y su casa a los 19 años para probar suerte en el show bussiness, con la promesa de volver en diez años para decir que su misión con el éxito y la fama había sido posible.

En Nueva York fue ayudante de bus y lavó muchos platos antes de tener su primera audición exitosa. Algunos de los colegas que lo conocieron en esa época lo recuerdan como un tipo bajito (1,73 mts), musculoso, de buena pinta, pero poco elegante.

Su debut, en 1981, fue en Endless Love (Amor Eterno) de Franco Zefirelli. Encarnó al amigo del chico enfermizamente enamorado de Brooke Shields.

Más importante fue su actuación ese mismo año en la cinta Taps, junto a estrellas de su generación como Timothy Hutton y Sean Penn. Su rol era el de un cadete fanático, David Shawn, que se rebela junto con sus compañeros cuando saben que su comandante había sido retirado y la escuela puesta en venta.

Cruise recuerda que, para construir el personaje, subió 15 libras de peso y recurrió a la agresión y a la ansiedad que dominaron su infancia.

Con el éxito relativo de la cinta, empezaron a ofrecerle muchos papeles de dementes. Pero, por miedo a que lo encasillaran, aceptó un papel en Tijuana or Losing it, una comedia sobre aventuras de adoslecentes en la frontera con México. Fue su primer gran descalabro. Eso le enseño recordaría Cruise después a ser más cuidadoso a la hora de escoger guiones y productores.

Buscó, entonces, rescatar su incipiente prestigio con The Outsiders. Era un rol pequeño y con poca paga, pero de por medio estaba un nombre grande, el del director y productor Francis Ford Coppola.

Para hacer su papel de un tipo de clase baja, se quitó un casquete de un diente frontal y evito lavarse la boca durante las nueve semanas de rodaje. A la película le fue bien en taquilla pero mal ante la crítica.

A Cruise le fue mejor con Risky Bussiness (Juegos Riesgosos). Su papel llegó a ser comparado con el de Dustin Hofmann en El Graduado. Y cuando hizo All the Rights Moves (Todos los movimientos correctos), donde personifica a un estudiante que pelea por una beca para salir de la pobreza, la crítica ya reconocía que él, a diferencia de otra gente de su generación, era un actor y no sólo un afiche.

A pesar de eso, no han faltado fracasos como el de Legend, en 1985. Después de dos años de retiro, Cruise volvió a la pantalla grande con esta cinta sobre unicornios y otros seres mitológicos, en cuya filmación se gastó un año. El mismo actor reconoció que su papel de Jack O the Green fue sólo otro color más en la pintura del Ridley Scott (el director) .

Americano de los 80 Pero entonces vendría la cinta que le dio más popularidad: Top Gun en 1986. Su personificación del piloto Pete Maverick Mitchell arrancó frases como esta de David Ansen en Newsweek: Parece que la generación de los 80 había encontrado su prototipo de todo americano .

Luego hizo Color of Money (El color del dinero), donde compartió crédito con Paul Newman y fue dirigido por Martin Scorsese. Allí por primera vez la crítica lo aclamó totalmente.

Cuando se casó, en 1987 con su colega Mimi Rogers, ya cobraba 2 millones de dólares por cinta y era parte de la pléyade de Hollywood que hace grandes contribuciones a la secta cientológica.

Su tarifa subió más luego de su rol como el hermano de un autista Rain Man y, luego, como el paralítico activista antivietnam Ron Kovic en Born on the fourth of july (Nacido el 4 de julio). Esta cinta le dio un Globo de Oro y una nominación al Oscar.

El éxito lo llevó a un nueva casa de 5 millones de dólares y a un nuevo matrimonio con su actual esposa, la actriz australiana Nicole Kidman, a quien conoció en Days of Thunder (Días de Trueno). Como no han podido tener hijos propios, adoptaron dos, Isabella y Connor Anthony, lo que ha alentado los rumores de las revistas amarillistas no sólo sobre infertilidad sino sobre supuestas tendencias homosexuales del actor.

Tras el matrimonio, Cruise tuvo otro bajonazo: Far and Away (Horizonte Lejano), en el 92, que protagonizó la pareja.

Pero Cruise, que para entonces había vendido más de 1.600 millones de entradas a sus películas, se recuperó un año después con dos papeles en que caracterizó abogados. Uno, A few good men (Código de honor) y, otro, The Firm (Fachada), en 1993. Sin embargo, su rol más taquillero ha sido el del Lestat en Interview with a Vampire (Entrevista con el vampiro).

Después de Misión Imposible, sus próximas cintas serán Jerry McGuire, sobre un agente de béisbol y Eyes wide shut, dirigida por Stanley Kubrick y que se estrenará en el 97.

Por ahora, seguirá disfrutando de su yate y del éxito económico de la versión en patalla gigante de la vieja serie de espionaje, que él produjo y protagonizó como Ethan Hunt. Millones de personas en el mundo ya han ido a verla, a pesar de las amenazas de boicot contra la cinta, por la vinculación de Cruise con la Iglesia de la Cientología, a la que acusan de prácticas oscuras y poco democráticas.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.