VEDA A LA PESCA COMERCIAL EN TODA LA ORINOQUIA

VEDA A LA PESCA COMERCIAL EN TODA LA ORINOQUIA

Con el propósito de asegurar la reproducción de varias especies de agua dulce, cuyo volumen ha bajado considerablemente en los últimos años, la regional Oriental del Instituto Nacional de Pesca y Acuicultura (Inpa), determinó aplicar una veda total en toda la Orinoquia.

24 de agosto 1996 , 12:00 a. m.

La disposición, que se aplicará durante los próximos dos años, entre el 1 de mayo y el 30 de junio, involucra a todos los departamentos que conforman la Orinoquia.

Para asegurar la efectividad de la medida se prohibió la extracción de peces, la comercialización, el acopio o almacenamiento y el transporte de pescado, tanto de consumo como ornamental, para lo cual anuncian estrictos controles fluviales y terrestres en el territorio llanero.

Durante el tiempo que dure la veda sólo se podrán extraer peces de los ríos de la Orinoquia como una actividad de subsistencia, teniendo en cuenta que las características etnoculturales de los habitantes de la región, sobre todo las comunidades indígenas, impiden vedar este tipo de pesca.

Como complemento a la medida, que se anunció en el Centro de Investigación y Fomento de la Pesca Artesanal, localizado en el municipio de Puerto López (Meta), también se ratificó la prohibición del uso del chinchorro y la atarraya, debido a que son artes de arrastre que han propiciado la explotación de peces pequeños y de hembras en período reproductivo.

En la decisión tomaron parte, además de las autoridades del Inpa, pescadores, comerciantes y autoridades agropecuarias de los departamentos de la Orinoquia, quienes asistieron al lanzamiento del Plan de Ordenamiento para la Orinoquia Colombiana, que también contempla una restricción al esfuerzo de pesca en áreas vulnerables para la reproducción de las especies, factor que ha propiciado una menor probabilidad de recuperación del recurso.

Unificar criterios Según Hernando Ramírez, director del Centro de Investigación y Fomento de la Pesca Artesanal, quien elaboró el Plan, aunque la veda se viene aplicando desde el año anterior en los departamentos de Vichada, Guainía, y este año en Arauca, no contemplaba la prohibición a la extracción. Otro punto que se tendrá que unificar es el período de la veda, que en dichos departamentos se cumple entre el 15 de abril y el 15 de junio. En los demás departamentos es la primera vez que se aplica la medida.

Sin embargo, no fue aprobada una solicitud del Inpa en el sentido de volver a establecer las tallas mínimas de captura. La entidad aduce que las tallas vigentes no corresponden con el período de madurez de los peces y por lo tanto se está permitiendo la captura de peces que no han cumplido su período reproductivo.

Por ejemplo, la talla media de un bagre amarillo adulto es de 116 centímetros y se están pescando de sólo 80 centímetros; la cachama tiene una medida aprobada de 51 centímetros y debería ser de 56. El tema se dejó en consideración pues los pescadores argumentan que con la rigidez de la veda es por ahora suficiente.

Según Ramírez, las especies que más se encuentran en peligro son los bagres, el bocachico, la cachama y el Mapurito, entre otros, especies que ya no se encuentran en áreas declaradas como vulnerables como el brazo Bayonero, caño Agualimón, Remolino y Puerto Lleras, en Arauca; así como los ríos Metica (desde su confluencia con el río Camoa hasta las bocas del río Guayuriba), Guatiquía, Guacavía, Humea, Upía, Túa y Manacacías, en el Meta; mientras que en el río Guaviare, las áreas vulnerables son la desembocadura del río Guayabero y Macarena, así como el río Ariari.

La propuesta también indica la restricción del recurso pesquero (de consumo y ornamental) a las personas que no posean ni la infraestructura ni los conocimientos básicos de manipulación y comercialización, con lo cual se espera disminuir el desperdicio postcaptura.

También se realizará un repoblamiento en las áreas que presentan disminución de especies, con semillas nativas y con el apoyo de las comunidades pesqueras.

En el aspecto legal se homologará la reglamentación entre Colombia y Venezuela, ya que la falta de una reglamentación unificada ha generado problemas de control a lado y lado de la frontera.

El director de la regional oriental del Inpa, Emiro Chadid Feria, anunció que fortalecerá las oficinas y conformará comités interinstitucionales para evitar la falta de coordinación y duplicidad de esfuerzos. Por su parte, los municipios tendrán que asumir la organización de las comunidades pesqueras.

Los que no quedaron muy a gusto con la medida fueron los representantes del sector comercial. Según Ancízar Hernández, delegado de los comerciantes de Puerto López, el Gobierno deberá fomentar el crédito para las personas que derivan su sustento de la actividad y buscar otras opciones que sirvan como una alternativa de subsistencia durante el período que dure la veda.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.