LA HORMONA QUE MONSANTO NO HA PODIDO ORDEÑAR

LA HORMONA QUE MONSANTO NO HA PODIDO ORDEÑAR

TENIA POR OBJETIVO mejorar el crecimiento de las vacas y su producción de leche y, por supuesto, engordar los bolsillos de Monsanto, la compañía que la inventó. Pero dos años después de su lanzamiento, la hormona sintética Posilac no ha logrado conquistar a la industria ganadera de Estados Unidos.

23 de agosto 1996 , 12:00 a. m.

Cuando Posilac, que también se conoce como BST, salió al mercado, se creyó que el obstáculo más difícil sería la ruidosa oposición de las organizaciones de consumidores, preocupadas por los posibles riesgos para la salud que podría implicar tomar leche de vacas tratadas con hormonas.

Pero esto no fue lo que afectó el despegue del producto. Una buena dosis de mala suerte y las leyes de la economía han tenido más peso. Cada dosis de la hormona, que se aplica cada dos semanas, cuesta US$5,80. Pero para producir más leche, las vacas deben consumir aún más alimentos concentrados, cuyo costo se disparó hace poco debido a la aguda escasez de maíz, producto base de dicha dieta.

El resultado? A principios de este año la hormona sólo se aplicaba a un 10% de los 9,4 millones de vacas lecheras de EE.UU., según el Departamento de Agricultura. La cifra es muy inferior a la de un año antes. Monsanto no duda de las estadísticas, pero asegura que el volumen de ventas ha crecido y que el producto ha comenzado a generar ganancias recientemente.

La empresa declina ofrecer cifras de ventas, pero a la Dirección de Alimentos y Medicamentos de EE.UU. le ha entregado un cálculo anual de ventas de US$90 millones. Esta suma no hace feliz a los ejecutivos de Wall Street, quienes en 1994 pronosticaron alegremente que el 70% de la leche que se consume en el país provendría de vacas tratadas con Posilac. Y que las ventas llegarían a varios centenares de millones de dólares.

Sin embargo, algunos productores de leche han prestado atención a los consumidores. En mayo, tres compañías demandaron a los autoridades de Illinois y Chicago para tener el derecho a anunciar que su leche no contenía la hormona. La estrategia es bastante rentable: Land Oakes, empresa lechera de Minnessota, promociona su leche sin BST desde hace dos años y exige que sus proveedores aseguren

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.