LA FERTILIZACIÓN, UNA MANO A LA REPRODUCCIÓN

LA FERTILIZACIÓN, UNA MANO A LA REPRODUCCIÓN

Multiplicaos , recomiendan las sagradas escrituras para perpetuar a la humanidad. Sin embargo, en ciertos casos, el mismo proceso necesita de una oportuna ayuda.

21 de agosto 1996 , 12:00 a. m.

Y es en las manos del hombre en donde existe ese punto de apoyo. Punto que avanza a la par de la evolución del ser. El ejemplo más claro de ilustración es a través de las técnicas de reproducción asistida, cuando el embarazo no surge normalmente dentro de la relación de pareja.

Los ginecólogos y los obstetras tienen fundamentadas sus tesis sobre la infertilidad, pero al mismo tiempo manejan sus soluciones. Para uno de ellos, el gineco-obstetra Alvaro Monterrosa Castro, siempre que se hable del tema hay que tener en cuenta al hombre y a la mujer.

Hay que partir del hecho de que la problemática es de la pareja. Se estudian ambos con una serie de pruebas, hasta que se hace el diagnóstico para establecer las causas y luego proceder al tratamiento , dice en su explicación.

Si los problemas son ovulatorios, se recurre a medicamentos para que ovule la mujer. Si existen malformaciones o miomas, se realizan procedimientos quirúrgicos.

Monterrosa precisa que en un 50 por ciento de los casos, los problemas se dan en la pareja. Sin embargo, recientes estudios en Francia tienden a señalar el incremento en los hombres, estimándose que en unos 50 años la incidencia será del 70 por ciento.

Como causas del fenómeno, el estudio destaca las infecciones, los agentes tóxicos, la contaminación, las radiaciones de tipo industrial, y el calor. Todos esos factores son adversos para la vida de los espermatozoides .

Se considera que hay infertilidad en la pareja cuando llevan más de un año de vida marital, y sin que planifiquen, y con relaciones normales constantes (de dos a tres veces por semana), no se logra el embarazo.

También es importante la edad fértil, especialmente en la mujer. Los expertos recomiendan tener hijos, entre los 20 y los 30 años.

Luces verdes Para superar la infertilidad, Monterrosa señaló las técnicas empleadas. La inseminación intrauterina, consistente en la colocación de espermatozoides, que previamente han sido capacitados, en el interior del útero para que fertilicen el óvulo.

Existen otras de mayor complejidad tecnológica. Por ejemplo, fertilización In-Vitro (bebé probeta), y la ICSI, técnica inglesa consistente en coger un espermatozoide y meterlo en el interior del óvulo, cuando hay deficiencias de producción de los primeros.

Cuando hay infertilidad masculina irreversible se puede utilizar un donante de espermatozoides, escogido bajo estrictos requisitos médicos y legales. Cualquiera no puede ser donante. Tiene que tener una muy buena calidad de espermatozoides, haber tenido hijos, no haber sufrido enfermedades de importancia, no haber problemas genéticos en su familia, ni Sida, ni sífilis .

Explicó el gineco-obstetra que la tasa de embarazos de una pareja, con relaciones mensuales normales, es del 16 por ciento. Por métodos artificiales, se puede conseguir igual cifra.

Es importante el diagnóstico correcto de las causales de la infertilidad. En la época actual es la infección, uno de los principales factores que alteran la capacidad reproductiva del ser humano.

En los seis años de lleva de experiencia, el gineco-obstetra Alvaro Monterrosa ha cumplido el precepto de la multiplicación de la especie humana en 322 oportunidades.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.