Secciones
Síguenos en:
Gastronomía de alto vuelo

Gastronomía de alto vuelo

La comida servida en vuelo es considerada como poco interesante, pero lo que muchas personas no saben es que tanto la presentación como la elección de los alimentos tienen una explicación acorde con lo que el organismo puede recibir en alturas y temperaturas específicas.

Algunos conocedores indican que las tensiones generadas por el ruido durante el vuelo, pueden hacer que la percepción de los sabores cambie y, por otro lado, que factores como la baja presión de la cabina generan un estado de pesadez, o que la hipotermia altera el apetito, para lo que se recomiendan alimentos ricos en carbohidratos y consumirlos poco a poco.

El momento cuenta Como lo explica el chef Iván Galofre, del restaurante Santo Pecado, la elaboración de menús para aerolíneas contempla cinco horarios para el servicio que inician con el desayuno y van hasta la cena, respondiendo a exigencias alimenticias balanceadas y, en casos especiales, a necesidades particulares que las empresas de catering atienden. Por ejemplo, las carnes se cocinan entre 14 o 16 horas antes del vuelo, luego pasan a un proceso de congelación rápida y se empacan para ser calentadas en el avión y servirlas.

¿Cómo es el menú ideal? Algunas compañías tienen en cuenta las preferencias alimenticias o creencias culturales y religiosas de los pasajeros. Por ejemplo, Aeroservicios, recomienda que los menús deben realizarse con las mejores materias primas, que garanticen alta calidad en sus procesos y que cumplan con todos los estándares de seguridad, pues en el vuelo, por la presurización, "los alimentos tienden a exacerbar sus características rápidamente". Además, se recomienda que si se necesitan alimentos para personas con restricciones médicas o preferencias alimenticias, estos se preparen en lotes pequeños, ya que exigen un cuidado diferente. Esto debe ser planteado por el viajero al momento de adquirir el pasaje o por lo menos 48 horas antes del viaje.

Así también, existen alimentos no recomendables en vuelo, como el brócoli, coliflor, pimentón o cebolla, ya que generan gases e irritan el colon fácilmente. La patilla, por su rápida oxidación y si se combina con licor, resulta tóxica, así como el maní, que posee un porcentaje importante de alergia alimentaria y algunas personas desconocen que la padecen.

Servicio a la carta Air France, como algunas compañías, ofrece menús diseñados por chefs reconocidos en el mundo, o comidas sin alérgenos como el que acaba de presentar para sus vuelos de distancias largas, que no incluyen cereales, huevos, pescados, leche, soya, apio, ni almendras, entre otros alimentos.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.