FAUSTO TRAS BAMBILINAS

FAUSTO TRAS BAMBILINAS

En la película El poder de los sentimientos (1983), el cineasta Alexander Kluge se refiere a la ópera como esa central de sentimientos en donde las pasiones son siempre ardientes, nunca frías.

23 de agosto 1996 , 12:00 a. m.

En este caótico escenario musical de sicologías encontradas y destructivas, la silueta de Fausto es uno de los personajes que acumula un buen porcentaje de simpatías entre compositores de varias épocas.

El intelectual pereirano Benjamín Saldarriaga le ha seguido la pista con resultados casi exhaustivos. De dónde proviene -se pregunta- la idea del famoso doctor que ... descontento en los limitados medios con que cuenta el hombre en esta vida... se ofrece al diablo para conseguirlos? En el siglo III San Gregorio Nacianceno refiere un caso de trato con el demonio que reaparece en el siglo IX, y se instala seis siglos después en la literatura alemana con su existencia desordenada y trágica, bajo el nombre de Juan Fausto. Uno de los más acabados antecedentes al Fausto de Goethe es aquel personaje sabio y virtuoso a quien el diabólico Mefisto declara la guerra, al cual logra burlar con la intervención de la Divina Providencia.

La primera edición del poema de Goethe aparece en 1790 con los relatos de los amores de Margarita y culmina en 1831 como primer paso a la inmortalidad de la cual dará cuenta la música.

Fausto en escena El inventario que elabora Saldarriaga empieza con la mención de Fausto de Ludwig Spohr de 1818, obra en dos actos más cercana a los comediantes del Renacimiento.

Luego, se menciona al británico Enrique Pierson quien en 1857 se apropia del argumento, al igual que Ferruccio Busoni en 1920 y Germán Reuther en 1934. En términos estrictamente germánicos, Schubert inaugura la serie con el ciclo de canciones Margarita en la rueca, apasionado y lleno de ideas creativas. En 1853, Schumann concluye la partitura coral en el Fausto, la cual según Victor Basch obra desigual... y una de las cumbres del oratorio temporal. Wagner escribe en 1831 páginas sueltas que luego incorpora en la conocida obertura.

La Sinfonía Fausto de Liszt como síntesis lírica y dramática del poema es casi contemporánea a la partitura de Schumann. Algunos intentos franceses no han sobrevivido, excepto La condenación de Fausto, de Berlioz, en la cual otorga forma concreta a sus delirantes leyendas dramáticas convertidas en óperas de concierto.

La ópera Fausto, de Gounod, culmina un trabajo de dos décadas que se inicia en 1839, en donde el personaje central es Margarita a la usanza de las heroínas líricas. Aunque los alemanes extrañan en ella la hondura filosófica del texto original, la suave música de Gounod que evoca a Bach, a Beethoven y a Mozart, le ha señalado un lugar en el competido escenario de la ópera del romanticismo.

La ópera sigue el argumento de Goethe, pero la falta de condensación de escenas y diálogos parecen demasiado extensos. Elementos anacrónicos como los valses en un relato medieval, el aria de Valentín herido de muerte y la descripción trivial de una historia de amor y lágrimas, no impidió que Erik Satie propusiera a Gounod como preceptor de actitudes revisionistas.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.