VENTILE LOS GALPONES Y AUMENTE LA PRODUCCIÓN

VENTILE LOS GALPONES Y AUMENTE LA PRODUCCIÓN

Una industria de cuidados intensivos. Así se resume la actividad de producir huevos y pollo de engorde. Este calificativo no hace relación a una situación de crisis del sector avícola, sino a la cantidad de recomendaciones que se deben tener en cuenta para montaje de un galpón de ponedoras o pollos de engorde.

05 de enero 1991 , 12:00 a.m.

Según un estudio realizado por el veterinario y zootecnista, Germán Afanador Téllez, del Instituto Colombiano Agropecuario (ICA), la avicultura puede ser desarrollada en diferentes climas, siempre y cuando se haga un manejo eficiente de las condiciones adversas como las altas temperaturas y la humedad.

El investigador afirma que la localización del galpón no obedece a un simple factor de disponibilidad del terreno, sino que este debe presentar condiciones especiales de ubicación, de acuerdo con los vientos y la exposición del lugar a los rayos del sol.

Si existe información sobre la velocidad del viento a nivel local, su dirección debe ser estudiada para asegurar una mejor orientación y sacar ventaja de las brisas. En climas cálidos es recomendable sembrar árboles altos que provean de sombra al techo del galpón .

En áreas tropicales y en condiciones tan heterogéneas como las predominantes en Colombia, el control del ambiente físico de los galpones necesita especial cuidado en factores tales como temperatura, humedad y ventilación. En una serie de consejos, Afanador sostiene que inclusive en climas fríos, la construcción de los galpones deben presentar diseños abiertos y con bastante aireación. Si las aves son alojadas en jaulas, se puede evitar el levantamiento de paredes.

En climas calientes se recomienda que el ancho mínimo de un galpón debe ser de 9.75 metros para obtener una buena ventilación. La altura mínima del galpón debe ser de 3.5 metros. En zonas donde el invierno es cálido, se aconseja construir galpones completamente abiertos. En épocas de frío y fuertes vientos es necesario construir barreras de protección a manera de cortinas.

El techo del galpón debe cortar la radicaicón solar. La pintura blanca absorber entre el 80 y el 90 por ciento del calor originado por la radiación solar.

El aire se debe mover a lo largo y ancho del galpón para reemplazar el oxígeno, remover la humedad y suministrar una óptima temperatura. La ventilación debe ser maximizada para remo ver el calor producido por las aves y sostener una temperatura interna baja.

Los sistemas de ventilación pueden ser naturales o mecánicos. En climas extremadamente cálidos la ventilación artificial a través de ventiladores, es mucho más efectiva.

Algunos estudios señalan que la velocidad del aire de hasta 61 metros por minuto, tiene un efecto benéfico en pollos de engorde. Más proteínas La demanda de alimento en las aves está estrechamente relacionado con el consumo de energía en la dieta y el ambiente del galpón. En temperaturas superiores a 38 grados centígrados, las gallinas tienen dificultades para consumir la energía necesaria para mantener una alta producción de huevos.

Cuando esto sucede, es importante aumentar el porcentaje de proteína en el alimento, para compensar el menor consumo de comida. Los demás nutrientes, sal, fósforo, minerales, trazas y vitaminas, deben ser incrementados acorde con el contenido de energía.

El alimento debe permanecer al atardecer, porque es durante esas horas que la gallina requiere de más calcio para efectos de la formación de la cáscara del huevo que va a poner al otro día.

En climas templados, las ponedoras requieren de 2.7 a 3.7 gramos de calorías diarias, dependiendo de la edad y el estado de producción. La postración y la muerte de los animales se presenta cuando la temperatura supera los 47 grados centígrados.

La disponibilidad de agua fresca es un factor importante en la resistencia de las aves al calor. En clima cálido se recomienda que el agua tenga flujo o caudal. Por lo tanto el uso de sistemas automáticos de bebida como niple o copa, no se recomienda para climas extremadamente cálidos.

La selección de los animales es también un factor importante, al momento de iniciar el montaje de una explotación avícola.

Las experiencias indican que las ponedoras livianas son más tolerantes al calor, que las gallinas elevadas de pesos.

Las líneas enanas se adaptan mejor a climas cálidos y el número de aves por metro cuadrado debe ser adecuado de acuerdo con la temperatura ambiente. A mayor calor, menor densidad de población.

Despierta con las noticias más importantes.Inscríbete a nuestro Boletín del día.

INSCRIBIRSE

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.