PROS Y CONTRAS DE LAS CURADURÍAS URBANAS

PROS Y CONTRAS DE LAS CURADURÍAS URBANAS

Implantar la figura de los curadores urbanos en Colombia ha sido una tarea quijotesca que, poco a poco, ha escalado algunos peldaños hacia su objetivo.

24 de agosto 1996 , 12:00 a. m.

Los pasos se han dado. Ya estuvo en el Senado y la carrera tomó el siguiente rumbo: la Cámara de Representantes.

La propuesta, desde que se expidió el decreto Ley 2150 de 1995 hace más de seis meses, ha pasado por algunos tropiezos propios de los afanes por hacerla realidad y porque, de todas formas, ha motivado algunos correctivos sobre la marcha.

Para analizar el tema, la Cámara Colombiana de la Construcción (Camacol), realizó el 20 de agosto el seminario Curadores y Reforma Urbana .

Alberto Vásquez, presidente nacional de Camacol; Fabio Giraldo Isaza, viceministro de vivienda, desarrollo y agua potable y Juan Martín Caicedo Ferrer, senador ponente del Proyecto de Ley de Reforma Urbana, entre otros invitados, le dedicaron cinco horas al análisis de la que, al parecer, se constituiría en la herramienta para moralizar y entregar al ente privado mecanismos para agilizar, entre otros trámites, las licencias de construcción.

A pesar de los inconvenientes, para Alberto Vásquez la trascendencia de los curadores urbanos se constituye en un tema imprescindible para responder a la necesidad del sector .

Esa opinión la respaldó Fabio Giraldo durante su intervención que se centró en la política urbana.

El viceministro abordó el tema del Proyecto de Ley de la Reforma Urbana que, de la mano de la política urbana, analiza algunos puntos que incluyen la figura del curador.

No es otra cosa que un mecanismo para quitar de las oficinas de Planeación Nacional una corrupción dada por la tramitología y por las aduanillas que, al final, encarecen los costos de los trámites y de las viviendas , dijo.

En realidad, la historia de la ley tiene pros y contras que han dado como resultado pequeños tropiezos para su ejecución. Por ejemplo, salió sin ser consultado con el Ministerio de Desarrollo. Cuando eso ocurrió, los alcaldes tenían, por obligación, que dejar de tramitar las licencias para que los curadores lo hicieran.

Incluso, tal como lo expresó el senador Juan Martín Caicedo Ferrer surgieron opiniones de algunas alcaldías (Medellín, Bucaramanga y Cali, entre otras) que expresaron la alternativa de que la figura fuera opcional, ya que allí los trámites se manejaban bien.

Después de algunos ires y venires, se pasó a la mención del decreto 992 que el gobierno expidió el 4 de junio de 1996, y donde se establecieron aspectos de trascendencia sobre el funcionamiento de las curadurías.

Aquel decreto reglamentario autorizó el nombramiento de los curadores provisionales como puente entre los concursos y la elección de los definitivos; Villavicencio y Barranquilla fueron las primeras ciudades en adoptar la figura.

Al margen de esos casos, y con el ánimo de motivar a los alcaldes sobre sus funciones, el gobierno expidió el 17 de julio, el decreto 1249 donde manifestó la necesidad de los nombramientos inmediatos de los curadores en el país. Bogotá entró en la onda con tres curadores provisionales.

Sin embargo, aún quedan algunos interrogantes que han surgido en las reuniones donde se ha tratado el tema y que, posiblemente, se resolverán con el tiempo.

Por ejemplo, los curadores provisionales podrán hacer los trámites pendientes? en noviembre, como se tiene presupuestado, se harán los concursos de méritos? ese concurso arrojará los resultados que se esperan? las personas designadas tendrán la operatividad de su función? para el caso de Bogotá, será posible tramitar un acuerdo con el Concejo que permita que la acción sea sencilla, ya que hay entre 200 y 400 decretos que rigen el uso del suelo? como herramienta para opacar la corrupción y la tramitología realmente funcionaría? Con esas consideraciones, un tanto complicadas en la práctica, el sector está a la espera de una decisión que le de el punto final a la figura.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.