Secciones
Síguenos en:
Más que un plan ambiental

Más que un plan ambiental

Las empresas dedicadas a la actividad minera han adquirido nuevas tecnologías y asumido una serie de compromisos, con los cuales buscan disminuir los efectos que puedan afectar al entorno.

A diferencia de lo que se cree, "en Colombia no ha habido cierre de minas por tener problemas ambientales. Las situaciones que se presentan están relacionadas con la extracción ilícita de minerales, pero no se debe confundir esta denominación con la minería de pequeña escala", dice Eduardo Alfonso Chaparro Ávila, director ejecutivo de la Cámara de Asomineros de la Andi.

Además, apenas están en desarrollo grandes proyectos en esta materia y "es un momento ideal para desarrollar un plan ambiental que prevea los efectos adversos que pueda ocasionar una gestión minera a gran escala en el país", considera Germán Camargo Ponce de León, director técnico de la Fundación Estación Biológica Guayacanal.

Para las directivas de Asomineros, en el país debe primar la actividad minera de buena calidad y que cumpla con las normas legales vigentes que regulan esta labor, porque así como existen yacimientos que pueden ser trabajados por pequeños mineros, otros deben ser operados por grandes empresas, donde el uso de tecnología sofisticada debe ser la constante para obtener buenos resultados.

Aunque las compañías afiliadas a Asomineros están convencidas de que es necesario acatar la regulación ambiental, encuentran dificultades, "porque existe una creciente disposición a regular más, y en algunas zonas las autoridades regionales establecen restricciones en áreas que tienen como vocación la minería", sostiene Chaparro.

Casos aislados En el país los casos que han tenido un gran impacto ambiental desde el punto de vista minero han sido muy contados. Uno de ellos fue el de la Drummond en el Cesar, que al transportar el carbón se contaminaba la atmósfera con el polvillo de este mineral.

"Pero, Colombia no ha entrado en el reto del tratar situaciones complicadas en este aspecto, porque no se ha dado aún el manejo de la gran minería, por tanto, todo lo que observemos nos debe preparar para lo que venga a futuro", considera Camargo. Mientras se mantenga una idea de mitigar el impacto de la contaminación que pueda tener esta actividad al hábitat, se estará en una óptica de contener los efectos que pueda ocasionar en la atmósfera. Además, la minería se debe ver como un factor de cambio ambiental positivo y un aliado en la planificación del territorio, porque tiene unos potenciales interesantes en conservación de la naturaleza, restauración de los ecosistemas y manejo hidráulico, entre otros aspectos. Existen casos en los cuales el impacto es muy bajo, como sucede con la extracción de los agregados pétreos, porque para su proceso productivo no se requiere de ningún tipo de transformación química, sino de elaboración mecánica como lavados y trituraciones que inciden levemente en el medio ambiente.

"Además, es una industria que se presta para hacer rehabilitación morfológica y ambiental en las zonas donde se desarrolla, porque facilita los sistemas de drenaje y movimiento de aguas, aspectos que la hacen amigable con el ecosistema", indica Carlos Fernando Forero Bonnie, director general de la Asociación Colombiana de Productores de Agregados Pétreos.

Código Minero Los diferentes sectores que integran esta actividad coinciden en que se necesita de un proceso de concertación sobre el nuevo código minero.

"Precisamente la Corte Constitucional, que derogó esta medida, le dio al Gobierno un plazo de dos años para presentar una reforma, y según informes del Ministerio de Minas y Energía, ya se tiene un borrador", advierte César Díaz Guerrero, director ejecutivo de la Cámara Colombiana de Minería.

Temas como las autorizaciones temporales, que es la figura que les permite a los contratistas de obra civil tener, a través de una vía rápida, sus materiales de construcción, son interesantes, "pero se requiere que los permisos ambientales no se demoren, para que los proyectos no se estanquen", señala el director general de Asogravas.

Para Eduardo Alfonso Chaparro Ávila, director ejecutivo de la Cámara de Asomineros de la Andi, en este momento lo que se necesita es una institucionalidad fuerte y profesional en la parte minero ambiental, y que se conozcan y desarrollen políticas claras al respecto.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.