Secciones
Síguenos en:
Casi la mitad de la madera es ilegal

Casi la mitad de la madera es ilegal

En inmediaciones del parque nacional Los Katíos, la extracción ilegal de madera es cosa de todos los días. Grupos de aserradores, representantes de 'mafias' internacionales o incluso labriegos necesitados de ingresos tumban árboles muy valiosos, los cortan y venden la madera que extraen, para luego ser enviada a los mercados de China y otros países de Asia. Otro porcentaje llega al interior del país.

Esta tala ilegal no solo ocurre en Katíos. La situación se repite en las áreas protegidas de Paramillo y El Cocuy y en zonas de importancia ambiental de Cauca, Putumayo, Santander, Amazonas y Chocó. La deforestación ha llegado al tal punto que el 42 por ciento de la madera que se compra y se vende en el país proviene de árboles que han sido cortados ilegalmente. Además, mucha de la que circula por las regiones, además de haber sido extraída sin permiso, se mueve respaldada con permisos falsos, expedidos por corporaciones autónomas. El negocio de la madera ilegal mueve al año 60 millones de dólares. Un metro cúbico de la legal puede costar 600.000 pesos.

La misma medida de la ilegal no pasa de los 350.000. Así lo explican el Ministerio de Ambiente, la Federación de Industriales de la Madera, el Banco Mundial y el Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF por sus siglas en inglés). Precisamente, para controlar el flagelo, esta última organización está comenzando un proceso de sensibilización entre la comunidad de Apartadó (Antioquia), una de las más vulnerables, para frenar la destrucción de los bosques, como parte del nuevo Pacto Intersectorial por la Madera Legal, que será firmado por 36 entidades del país el próximo miércoles (ver recuadro). Esta tala ya tiene en vías de extinción a 21 especies de árboles nativos, precisamente por una sobreexplotación que arrasa al año 48.000 hectáreas de cobertura boscosa. Hace poco, por ejemplo, el Instituto de Ciencias Naturales de la Universidad Nacional determinó que, de seguir el ritmo actual de la tala, los bosques de un solo municipio como Acandí (Chocó) se fragmentarían antes de 40 años.

Otro caso que demuestra la crítica situación en los bosques biogeográficos chocoanos fue la intervención que efectuó el Ministerio de Ambiente en Codechocó, autoridad ambiental de este departamento, que autorizó, a través del consejo comunitario Los Delfines, que la empresa canadiense R.E.M International extrajera 300.000 árboles de los corregimientos de La Mecana y Huaca, en Bahía Solano. Esta cartera demostró que la intervención de esta firma extranjera estaba causando daños en los suelos, las corrientes hídricas y la fauna. Hoy, solo el 33 por ciento de las plantaciones de bosques del país cuentan con certificación forestal, lo que demuestra que la madera que sale de ellos respeta las normas ambientales. Este sello de garantía lo emite el Consejo de Administración Forestal (FSC por sus siglas en inglés).

El miércoles firmarán Pacto por la Madera Legal Pasado mañana, con la presencia del presidente Juan Manuel Santos, 36 entidades de los sectores público y privado firmarán en la Casa de Nariño el Pacto Intersectorial por la Madera Legal. La idea es que, desde el Ministerio de Defensa, pasando por las federaciones de Ganaderos, de Transportadores de Carga por Carretera y de Camioneros, hasta las corporaciones autónomas regionales, se involucren en la reducción del tráfico que se hace desde los bosques nacionales. Martha Mondragón, coordinadora del programa de bosques del Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF), dijo que este es un primer paso para reforzar los controles y para que la gente entienda el valor y el significado de vender madera legal. "Queremos hacer un acuerdo voluntario, que mejore la política forestal", explicó Mondragón.

Hay bosques 'verdes' Tres firmas con plantaciones responsables Colombia tiene 94.205 hectáreas de bosques certificados por el Consejo de Administración Forestal (FSC), de los cuales, 94.147 corresponden a plantaciones forestales que son usadas, principalmente, para la producción de pulpa y papel.

Estas pertenecen a las firmas Pizano, con 20.056 hectáreas; Refocosta, con 7.019 hectáreas, y Smurfit Kappa Cartón de Colombia, con 67.072 hectáreas. Otras 305 hectáreas de bambú (guadua) certificadas pertenecen a Corguadua.

57 millones de hectáreas hay en Colombia con vocación para el manejo forestal. De ellas, 230.000 son plantaciones, pero solo el 33 por ciento tiene un sello 'verde'.

48 mil hectáreas de bosques son taladas cada año en los 32 departamentos por el comercio ilegal de madera. La deforestación anual total llega a las 336 mil hectáreas

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.