ALEXANDER LEBED APACIGUA A CHECHENIA

ALEXANDER LEBED APACIGUA A CHECHENIA

Si el miércoles el mundo temblaba a la espera de un ataque ruso demoledor contra Grozny y especulaba sobre el presidente ruso fuera de la vista pública por días, ayer quedó, por lo pronto, aliviado: la capital chechena no fue atacada, el secretario del Consejo de Seguridad y el jefe militar checheno firmaron un acuerdo de cese al fuego total y anunciaron otro político para el sábado, y Yeltsin apareció, sonriente, por televisión.

23 de agosto 1996 , 12:00 a. m.

El ultimátum lanzado el lunes por el comando ruso de usar aviación y artillería contra los separatistas chechenos que tomaron Grozny el 6 de agosto, venció ayer en la mañana sin que el ataque se produjera. Alexander Lebed, secretario del Consejo de Seguridad ruso y enviado plenipotenciario de Yeltsin a Chechenia y el jefe del Estado Mayor rebelde, Aslan Masjadov, luego de casi doce horas de negociación en la madrugada del miércoles y todo el día jueves, firmaron un acuerdo que regula la situación en la capital y decreta un cese al fuego total en toda Chechenia a partir de hoy al mediodía.

Aparte de la tregua el acuerdo establece que la tropas rusas y de la resistencia chechena se retirarán parcialmente de Grozny; que habrá zonas de control y se organizarán comandancias especiales conjuntas, con militares rusos y rebeldes, para evitar provocaciones y defender cientos de casas vacías contra merodeadores. Los chechenos permitieron ayer, incluso, el acceso de columnas militares rusas con ayuda y vituallas para las tropas rusas, cercadas en varios sitios de la ciudad desde hace días.

Al salir de la reunión con Masjadov, en Novi Ataguí, 30 kilómetros al sur de Grozny, Lebed improvisó una conferencia de prensa en la que prometió acabar con esta sangrienta bacanal , y anunció, sin detalles, que un acuerdo político se firmará el sábado.

La ciudad lució la mayor parte del día apaciguada, sin tiros de artillería ni helicópteros sobrevolándola. En la noche, sin embargo, fuentes rusas informaron de un feroz combate en la Plaza Minutka, con un destacamento de la 101 Brigada, que, enviado la víspera a preparar el terreno para el término del ultimátum, quedó cercado en la retaguardia chechena. La cadena privada NTV reportó 50 muertos rusos.

Entretanto, decenas de miles de civiles, escépticos de lo que consideran un alto al fuego de turno, siguen dejando las ruinas de Grozny como pueden y han creado un colosal problema social en las áreas vecinas. El Servicio de Migración ruso tenía registrados, al día de hoy, más de 198 mil. En un solo pueblo cercano, Urus Martan, hay 80 mil y la mayoría no tiene a donde ir.

Yeltsin critica a Lebed En Moscú, entretanto, el presidente Yeltsin, que desde el 14 de agosto no se veía, apareció en una entrevista televisada emitida por todos los canales al final del día en la cual criticó la labor de Lebed. Sonriente, aunque rígido y con paso dificultoso, habló de pie a la cámara por varios minutos sin leer, ironizando sobre las versiones de que se prepararía a operarse del corazón en Suiza: gracias a los medios de información por su invitación a Suiza , dijo.

Su declaración más importante fue una crítica abierta a Alexander Lebed, a quien él mismo dio hace menos de dos semanas poderes especiales para manejar la situación en Chechenia, a la cual llamó herida abierta en el cuerpo de Rusia . Yeltsin dijo no estar del todo satisfecho de Lebed y su trabajo en Chechenia , pues a pesar de tener plenos poderes por ahora no se ven los resultados . No obstante, señaló que hay que llevar esta cuestión hasta el fin .

La aparición de Yeltsin rebate, sin que su aspecto logre eliminarlas del todo, las dudas sobre su salud. La labor de Lebed pone a Chechenia, por tercera vez en los últimos meses, en situación de un acuerdo de paz y negociaciones con Moscú. Pero las declaraciones de ambos hombres siembran dudas sobre sus relaciones y no despejan el fantasma de una lucha de poder de alto calibre flotando en el Kremlin. Y la tensa situación en Grozny y la reacción de los círculos más conservadores de la capital rusa introducen dudas sobre la durabilidad de este nuevo cese al fuego. Además, no se puede olvidar que el anterior cese al fuego, pactado por Lebed la semana pasada con los separatistas, fue seguido casi inmediatamente del ultimátum.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.