EL PARQUE VIVE:

23 de agosto 1996 , 12:00 a. m.

Los parques, pulmones de oxígeno de las ciudades, son, en pocas palabras, pequeñas islas de desintoxicación de las comunidades. Puntos destinados al ejercicio físico, al descanso mental, a la búsqueda de la calma. Por esto, entre muchas otras razones, y para que cumplan su función, los parques deben mantenerse en buen estado.

Por eso la comunidad y quienes han puesto su granito de arena para la preservación y mejoramiento del parque de la 93, que es hoy un ejemplo, merecen un reconocimiento especial. Es quizá cuestión de educación, pero hay que ver lo difícil que es en estos tiempos lograr consenso, poder ser grupo unido para una causa comunitaria.

Pero la comunidad del parque de la 93 puede levantar el brazo y gritar, a todo pulmón, valga decirlo, que con voluntad estas cosas son posibles. Los residentes del sector tienen su parque, hay orden, vigilancia, armonía, y se proponen, con el apoyo de medios de comunicación, convertirlo en centro de cultura.

Para celebrar el primer año del parque, Centro de Diseño Protocolo, EL TIEMPO y la revista Semana patrocinan hoy allí un concierto con el dúo Schloss-Hernández y una exposición del maestro Edgar Negret. Altera un poco la nota musical del concierto, pero hacemos sonar, antes que todo, un redoble de tambores para la comunidad de la 93.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.