FUE UNA REUNIÓN DE AMIGOS

FUE UNA REUNIÓN DE AMIGOS

Durante los 90 minutos, sin tiempo de reposición, se revivieron momentos de la temporada 95-96 de cada uno de los galardonados. Fue la noche de los mejores del fútbol colombiano, un partido que quedó en la memoria de quienes asistieron al Gran Salón del Hotel Intercontinental.

23 de agosto 1996 , 12:00 a. m.

Los 400 invitados de Protabaco sintieron que la piel se les volvía de gallina al ver, en dos pantallas gigantes, algunas de las 36 anotaciones de Iván René Valenciano, del Atlético Junior, único ausente en el homenaje, por disposición de su técnico, Julio Avelino Comesaña. En su lugar, Ramón Jesurum, presidente del Junior, recibió el trofeo.

Después, Yosvida Fuentes obtuvo la distinción al Juego Limpio. En siete años de profesionalismo, solo una vez fue expulsado: botó el balón. Un logro significativo en especial tratándose de un jugador del Unión Magdalena, equipo que no se distingue precisamente por su actitud abierta y ofensiva.

En el turno siguiente, Luz Angela Pulido y Javier Fernández, los presentadores, anunciaban que Néstor Leonel Lotártaro recibiría el premio al arquero seguro. Lotártaro subió a la tarima y en sus ojos se notaba el brillo de la satisfacción. No era para menos: había jugado 61 partidos con el Envigado y solo permitió 60 goles.

En los intermedios, había tiempo para hablar de otros tópicos. No es fácil hacer contrataciones en Colombia , dijo José María León, presidente de Millonarios. Si uno busca refuerzos en el exterior, los precios son imposibles , se quejó.

A eso, Germán Guerrero, su homólogo del Cúcuta Deportivo, hizo eco: nosotros hemos recurrido a jugadores desconocidos, pero, bien recomendados. Queremos repetir lo sucedido con los uruguayos Sergio Santín, Miguel Puppo y Ricardo Viera, que en su momento fueron sensación en el fútbol colombiano y no eran muy caros .

Pero, el acto siguió y Miguel Augusto Prince, en calidad de técnico de Millonarios, recibió el trofeo designado a los subcampeones, mientras a Oscar Julián Ruiz se le entregó el Pito de Oro por tercera ocasión. Ya lo había obtenido en 1993 y 94.

Pero, la fiesta tuvo su clímax en el instante en que se anunció al Deportivo Cali como campeón de la temporada 95-96. Esas palabras fueron acompañadas con imágenes de la campaña del equipo orientado por Fernando El Pecoso Castro. El Cali, Cali, Cali inundó el recinto.

Nadie quedó exento de esa sensación, porque no solo fue una cena de campeones sino una reunión de amigos del fútbol...

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.