Secciones
Síguenos en:
La paz: ¿más que rumores?

La paz: ¿más que rumores?

Los astros se estarían alineando en favor de la paz, sugiere un informe de Semana.

Según la revista, se está conformando un escenario propicio para posibles negociaciones de paz, en el que confluyen factores domésticos e internacionales.

Entre los primeros se destacan objetivos y medidas de la política gubernamental, el debilitamiento guerrillero, gestos retóricos de la dirigencia de las Farc y cambios en la opinión pública. Entre los segundos sobresalen las mejores relaciones con Venezuela y Ecuador, con sus efectos negativos en las estrategias de las Farc.

El camino hacia la paz, sin embargo, está lleno de obstáculos. Los principales, de acuerdo con Semana, serían los nuevos bríos de violencia guerrillera, así como sus renovadas fuentes de financiación, la "reacción" incierta de la "extrema derecha", la falta de un "modelo de negociación viable" y el escepticismo del colombiano común.

Este no es el espacio para examinar en detalle el informe de Semana. Pero es oportuno, y hasta urgente, reflexionar sobre las perspectivas de paz en el país.

Ante todo, importa reconocer que esta es una de las altas metas del presidente Santos para su gobierno. Desde su mismo discurso inaugural, cuando expresó que "la puerta del diálogo no está cerrada con llave", Santos ha reiterado sus propósitos una y otra vez, ante distintos auditorios, dentro y fuera de Colombia.

"Quisiera poder ser registrado ante la historia -les dijo a los conservadores- como el Presidente que logró finalmente la paz en el país." A los oficiales de la Escuela Superior de Guerra les advirtió: "Ustedes van a ser testigos del final de este conflicto, porque las circunstancias se están dando". "La paz es posible", añadió el Presidente, gracias a la tarea de nuestras Fuerzas Armadas. Y a los prelados de la Iglesia les anunció que "cuando veamos que las circunstancias sean propicias, los llamaremos para que nos ayuden a ese anhelado objetivo".

Es un grave error plantear contradicciones entre el anhelado objetivo de la paz y la política de seguridad democrática. Como lo señaló en sus memorias Jaime Bermúdez, uno de los más cercanos colaboradores del entonces presidente Uribe, "pocos de quienes se oponían a sus propuestas reparaban en la idea sostenida por el candidato y posterior presidente (Uribe) de que el objetivo no era arrasar con las Farc, sino llevarlas a un punto de debilidad tal que las obligara a negociar en serio" (La audacia del poder, Bogotá, Planeta, 2010, p. 161).

Sin propósitos de paz, la política de seguridad democrática no habría tenido sentido. En sana lógica, el presidente Santos les observó a los oficiales del Ejército: "El objetivo de cualquier guerra es la paz. No puede ser la guerra".

"La mejor guerra -añadió- es la que no se libra". Y si hay que librarla, pues es preciso conseguir la paz, "una paz duradera". Ese tiene que ser el objetivo final de toda política de seguridad.

Ese objetivo no debe subvalorarse como apaciguamiento blando, ni confundirse con intenciones de regresar a las equivocaciones del proceso del Caguán.

En todos los foros en que el Presidente ha reiterado los objetivos de su política, ha reiterado también, con marcado énfasis, que cualquier negociación solo se dará sobre "premisas inalterables": que la guerrilla renuncie a todo proceder violento.

Más que rumores de paz, estamos frente a una política de paz, claramente enunciada, que tendría que ser mejor asimilada por la opinión pública.

Para su pronta efectividad, sin embargo, esta política exige una condición básica aún ausente, no mencionada, en el informe de Semana: un acuerdo entre todas las fuerzas democráticas: la "paz antes de la paz" que nos sigue haciendo falta

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.