Secciones
Síguenos en:
SUBSIDIOS Y PRIVATIZACIÓN

SUBSIDIOS Y PRIVATIZACIÓN

Tradicionalmente, las tarifas de servicios públicos domiciliarios (energía, agua, teléfono, acueducto y basuras) se han fijado en el país de manera escalonada, de manera tal que los estratos más bajos pagan tarifas muy inferiores a las que les corresponden a los estratos de mayores ingresos.

En teoría, las tarifas de los estratos más pobres deberían ser menores a los costos de producción del respectivo servicio público, generándose así un déficit que tendría que ser cubierto con el excedente derivado de cobrarle a los estratos más ricos unas tarifas superiores a tales costos. Eso se conoce como un esquema de subsidios cruzados dentro del mismo servicio público, y tiene por objeto mejorar la distribución del ingreso en una economía caracterizada por una altísima desigualdad social.

La administración anterior, con su característica ingenuidad neoliberal, pensó que los subsidios cruzados eran un impedimento para la privatización de los servicios públicos, y pasó una ley para sustituirlos gradualmente por un sistema de aportes presupuestales directos, que compensara a las empresas distribuidoras los déficit incurridos al cobrarles a los grupos de bajos ingresos tarifas inferiores a los costos de producción.

El actual gobierno se ha tropezado con la sorpresa de que los inversionistas privados no creen ni en la estabilidad ni en la oportunidad de los aportes presupuestales, como les puede confirmar cualquier contratista del Estado. Ellos se sentirían mucho más cómodos y confiados en un esquema autofinanciable, así incluya subsidios cruzados, que dependiendo de transferencias gubernamentales sometidas a todos los avatares de la política fiscal.

Es a la luz de estas consideraciones que el gobierno viene insistiendo en la necesidad de modificar la ley de servicios públicos domiciliarios, para quitarle al presupuesto nacional una carga que no está en condiciones de sufragar, dada la estrechez fiscal, y que en lugar de mejorar el interés del sector privado en invertir en estas áreas, se ha convertido en un impedimento para ello.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.