Secciones
Síguenos en:
RESCATAN A MILITAR BRITÁNICO SECUESTRADO

RESCATAN A MILITAR BRITÁNICO SECUESTRADO

Un militar que trabaja en la embajada británica en Bogotá fue rescatado ayer en la mañana por la Unidad Antiextorsión y Secuestro (Unase) de la Policía Nacional, después de permanecer 112 días en poder de un comando de las Farc que lo plagió el pasado 18 de agosto.

La operación la realizó la Unase en la vereda El Toche, en jurisdicción de Cajamarca (Tolima), en la zona comprendida entre este municipio y la localidad de Calarcá.

El sargento administrativo Tim Cowley, de 33 años y asesor de la agregaduría militar británica en Bogotá, había viajado el pasado agosto a esa zona del Tolima para observar aves cuando fue sorprendido por los guerrilleros, que pedían dos millones de dólares por su liberación, informó la Policía.

El embajador de Gran Bretaña, Leycester Coltman, aseguró que por la liberación del militar el gobierno de su país no pagó ninguna suma de dinero porque la política británica es no pagar rescates, porque pagando por un hombre se arriesga la vida de muchos más .

Los contactos de los guerrilleros no se hicieron con la Embajada sino con representantes de la familia de Cowley, que está casado y tiene un hijo de dos años, añadió el diplomático.

El director general de la Policía, mayor general Rosso José Serrano Cadena, manifestó que hasta este sitio llegó la Policía tras una operación de inteligencia que contó con la colaboración de la embajada.

Serrano añadió que la Unase se tomó por asalto el lugar donde permanecía secuestrado el británico y desde ayer se mantenían las operaciones en el área para capturar a los secuestradores, que huyeron durante los primeros minutos de la operación.

El embajador Coltman precisó que la familia de Cowley es de escasos recursos y no tiene posibilidades de pagar un rescate de este tipo.

El zar antisecuestro, Alberto Villamizar, dijo que con el rescate del militar británico se redujo a seis el número de extranjeros plagiados en Colombia.

Promesa incumplida A su llegada a Bogotá, a las 5:50 de la tarde, Cowley manifestó que los guerrilleros le dijeron el jueves a las 3 de la tarde que lo liberarían.

Vestido con un pantalón de sudadera azul oscuro, tenis, camiseta negra, una bayetilla roja en el cuello, gafas, tenis y con una poblada barba, al bajar del helicóptero en las instalaciones de la Policía, apretaba en su mano izquierda lo que parecía un pasamontañas de lana.

Cowley reconoció que no recibió maltrato físico, pero contó que las últimas 24 horas del secuestro fueron las más traumáticas porque le habían dicho el jueves a las 3 de la tarde que al día siguiente lo dejarían en libertad.

Sin embargo, minutos antes de la operación de la Policía, Cowley preguntó a qué hora lo liberarían. El guerrillero le contestó: yo no le entiendo. Usted no va a salir hoy. Por lo menos quince días más se queda aquí , narró el militar rescatado.

En ese momento, les tomó desconfianza a los subversivos, pero a las pocas horas llegó la Unase y lo rescató.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.